24.7 C
Caracas
jueves, 18 agosto, 2022

Para terminar el año escolar con energía                                                             

-

Por. Luisa Pernalete

Normalmente, al llegar a julio, quienes trabajamos en Educación nos sentimos muy cansados. El año escolar es agotador, pero hay años de años, y este ha sido especialmente difícil, pues en Venezuela seguimos en medio de una Emergencia Humanitaria Compleja, con todos esos elementos que ya conocemos, que han convertido cualquier tarea en una carrera de obstáculo.  Y hay que añadir el tema de la pandemia, que no se ha llegado al último capítulo.

Volver a las clases presenciales, después de casi dos años con clases a distancia, también ha supuesto elementos de estrés a los educadores. No olvidemos que muchos están huérfanos de acompañamiento, y hay que recordar también que esos salarios insuficientes suponen dosis de preocupación.

Sin embargo, hay muchos docentes que siguen en sus puestos haciendo malabarismos. A ellos me dirijo con algunas recomendaciones que les ayuden a llegar hasta el 30 de julio con energía. Aquí van 7 erres que pueden aplicar en su centro educativo, pero, sobre todo, para que lo apliquemos a nuestra cotidianidad, pues los educadores tenemos que cuidarnos.

Reconocer. Comencemos por reconocer unas cuantas cosas. Primero, sus propios sentimientos a final de este año. ¿Cómo se siente? Puede tener varios: puede estar cansado – normal – preocupado por tantas tareas pendientes todavía, pero también puede estar contento con su labor: se ha esforzado por hacer las cosas bien. Reconozca también el trabajo de sus alumnos, no se olvide de aplaudir el esfuerzo de ellos, y también aproveche para reconocer la ayuda de sus compañeros de trabajo, si la ha tenido.  

Aprender a ver lo bueno que hacen los demás, gratifica al otro y uno se siente muy bien cuando lo hace  (Hamilton, D. 2020). Este es un buen momento también para expresar en el colegio lo que quisiera mejorara para el próximo año. Reconocer qué le incomoda y expresarlo de manera asertiva, es buena práctica. Sin agredir, sin descalificar, sin insultar.

Reflexionar. Este último mes es el tiempo para recoger los aprendizajes. ¿Qué salió bien? ¿Qué no salió bien? ¿Pudo interesar a los alumnos o, con sinceridad, los aburrió? ¿Qué debe cambiar para el año que viene? Además de un mejor salario, ¿qué otra cosa le ayudaría a tener un trabajo más agradable? ¿Hay algo de lo que hacen sus compañeros que usted pudiera aplicar también?

Hay que preguntarse si logró escuchar a sus alumnos sobre cómo se sintieron este año y qué sugieren, ¿en qué cree que tienen razón? Sé de directores que preguntaron no sólo a los alumnos, también a padres y representantes qué opinaban del año escolar. Rectificar es cosa de sabios.

Relajarse, respirar profundo. Hacer ejercicios de relajamiento todos los días ayuda a comenzar bien la jornada. Un poco de ejercicio físico, respirar profundo, que es mucho más que llevar oxígeno a los pulmones. Cuando se respira, desintoxicamos nuestro cuerpo, estimula la circulación, disminuye el estrés y la ansiedad. Podemos hacer ejercicios de respiración profunda varias veces al día. Ayuda a la concentración.

Podemos hacer pausas en nuestro día de trabajo –incluso enseñar a los alumnos a hacerlo– y realizar ejercicios de inhalar – exhalar con lentitud, manteniendo el oxígeno que inhalamos por la nariz unos 4 segundo, y exhalar por la boca, hacerlo varias veces. Verán cómo ayuda. Para relajarse también ayuda darse unos masajes en el cuello y la parte alta de la espalda. Si tiene quien se los de, perfecto, sino, déseles usted mismo. Dejar acumular el estrés diario, no nos deja pensar con calma, hace que podamos perder el sentido del humor y que todo nos moleste, y tal vez que paguemos la molestia con quien no tiene la culpa.

Reír y sonreír. No se trata de andar de rochela en rochela, ni de banalizar las situaciones. Practicar la risa, la sonrisa, distiende, acerca al otro. La risa tiene un gran valor terapéutico y pedagógico (García Walker, D. 1999). El sentido del humor se puede enseñar y se puede aprender. Para esas reuniones de final de año, recordar anécdotas chistosas del año escolar, puede ser una buena idea para comenzarlas. Sonreír frente al espejo cuando aseamos nuestra cara, nos predispone adecuadamente para la jornada. Recuerde que hablamos reírnos con nosotros mismos, con otros, nunca del otro. La burla es violencia. Ejercicios de risoterapia es algo que se debiera practicar en todos los planteles. Y recuerde que reír es gratis.

Reunirse. Estos tiempos cambiantes, no sólo en educación, el trabajo en equipo es un imperativo. Y en la escuela es muy importante reunirse, para ayudarnos mutuamente, para compartir buenas prácticas y buenos momentos. Las reuniones no tienen que ser sólo las formales, convocadas por el equipo directivo, se pueden tener reuniones de grado, de etapa, no olviden a los padres y representantes, nuestros principales aliados, recordando cambiar con ellos la mano acusadora por la mano extendida que promueve la cooperación.

Rezar. No importa su credo, la fe es una gran ayuda. Rezar por los demás, por el que sufre, por los alumnos. Acompañar el rezo con meditación, aunque sea un rato por las mañanas, o al anochecer. Dar gracias. A mí me gusta mucho rezar el Padrenuestro, el que ya sabemos o alguna versión, como el de la escuela, escrito por mi hace años. Esta oración nos hacer sentir a todos hermanos, y la escuela debe educar para la fraternidad. Si usted no es creyente, véalo entonces como una manera de expresar nuestro deseo de hermandad. Les comparto mi Padrenuestro de la escuela para terminar estas líneas:

   “Padrenuestro, que estás en la escuela/ en el patio entre chamas y chamos/ que tu Reino sea santificado/ y que de los juegos surjan los hermanos// Padrenuestro, que sabes de oficios/ ven y corrige tareas también/ que tu Reino está en las cosas grandes/ y en esas pequeñas que poco se ven// Padrenuestro, que haya cupo para los que no están/ pan y trabajo para los padres/ sólo así podremos conseguir la paz// Padrenuestro, Padre del perdón/ que sepa yo entender travesuras/ que cuente hasta 10 ante cualquier lío/ y hasta en los regaños ponga yo ternura// Padrenuestro, te pido perdón/ por las clases dadas sin sentido / por hablar siempre más de la cuenta/ por los días que no me he reído// Padrenuestro, que nunca caigamos/ en la tentación de dejar de soñar/ que el cansancio, el tedio, la rutina/ no sea una excusa para no inventar// Padrenuestro, que cuando yo muera / nadie diga que fui una sufrida/ que se diga que fui una maestra/ feliz de enseñar y  muy divertida//


LUISA PERNALETE / @luisaconpaz

Educadora en zonas populares por más de 40 años. Utiliza el sentido del humor como herramienta pedagógica |

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones  expresadas en este artículo

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a