Pandemiceno, cambio climático y enfermedades emergentes

90

Por: Paulino Betancourt

Para los virus del mundo, este es un momento sin precedentes. Se estima que unos 40.000 virus acechan a los mamíferos, de los cuales una cuarta parte podría infectar a los seres humanos. La mayoría no lo hace, porque tienen pocas posibilidades de saltar a nuestro cuerpo, pero esas posibilidades están aumentando. El clima cambiante de la Tierra está obligando a los animales a trasladarse a nuevos hábitats, en un intento por buscar condiciones ambientales más propicias. Estas especies que nunca han coexistido se convertirán en vecinas, creando miles de encuentros infecciosos donde los virus podrían propagarse a nuevos huéspedes y, finalmente, llegar a nosotros.

Muchos científicos han argumentado que el cambio climático hará que las pandemias sean más probables, pero un nuevo análisis muestra que este futuro preocupante ya está aquí y debemos prestarle atención. El momento para evitar que el cambio climático aumentara la transmisión viral fue hace 15 años. Estamos en un mundo que es 1,2 grados centígrados más cálido que los niveles preindustriales, y no hay marcha atrás. Tenemos que prepararnos para más pandemias.

En 2019, un equipo de científicos desarrolló una simulación para predecir la probabilidad de contagio viral. Los resultados, que finalmente fueron publicados, son inquietantes. Incluso bajo los escenarios climáticos más optimistas, las próximas décadas verían unos 120.000 encuentros entre especies que actualmente no interactúan, generando alrededor de 4.584 casos de nuevas infecciones virales. ¡Esto es angustiante! El estudio publicado el jueves en la revista Nature sugiere que el ritmo en que los virus nuevos o reemergentes han causado brotes en las últimas décadas no es una situación anormal, sino lo que deberíamos esperar.

Los investigadores apodaron a su estudio “Iceberg”, lo que denota una amenaza en su mayoría oculta, con la que chocaremos sin saberlo. El Antropoceno, una era definida por el control de la humanidad sobre la Tierra, también ha sido una era determinada por el poder de los virus sobre nosotros. Esto llevó a los autores a proponer la existencia del Pandemioceno.

Las infecciones que ocurren inicialmente entre otros mamíferos podrían afectarnos algún día. Ya hemos visto como el virus del SARS saltó de los murciélagos a los humanos a través de los pangolines y el VIH nos llegó de los monos. Para que un virus salte a los humanos, la geografía, la compatibilidad biológica y otros factores deben alinearse de manera sincronizada. A medida que cambia el clima, se favorece la probabilidad de generar nuevas infecciones. Aunque no se puede decir si el cambio climático condujo directamente a la pandemia actual, ciertamente hace que tales eventos sean más probables.

Estas modificaciones también son malas noticias para las otras especies con las que convivimos, las cuales tendrán que hacer frente a infecciones desconocidas además de las dificultades del cambio climático. Incluso una enfermedad recién introducida puede remodelar un ecosistema, y ​​en las últimas décadas se han producido muchas de estas epidemias en la vida silvestre. Para las especies más vulnerables, aparecer en nuevos hábitats y ser bombardeadas por enfermedades, probablemente sea un reto para su supervivencia.

La simulación del Iceberg también mostró que tales eventos serán desproporcionadamente comunes en áreas que probablemente serán colonizadas por humanos o utilizadas como tierras de cultivo. Esto ocasionará que las especies se trasladen a nuevos espacios, pero allí ya hemos construido las ciudades. Esta desafortunada coincidencia puede traer a los virus directamente hasta nosotros.

El mundo debe estar preparado para hacer frente a los virus que se cuelan. Eso significa fortalecer la salud pública y la atención médica, mejorar los sistemas de seguridad social y abordar todas las debilidades mostradas durante la pandemia de la Covid-19, lo que ocasionó que el mundo fuera tan vulnerable y lo dejara susceptible al próximo contagio. La humanidad, en su deseo de superar la pandemia, ya está olvidando las lecciones del pasado reciente y está asumiendo que la crisis solo ocurrirá una vez por generación. Pero no, todo esto podría volver a suceder en cualquier momento. Y si estos virus están experimentando tantos saltos entre huéspedes, múltiples pandemias podrían estar acechando.


PAULINO BETANCOURT | @p_betanco

Investigador, profesor de la Universidad Central de Venezuela, miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.