Padrenuestro de la escuela en pandemia

134
Foto cortesía El Periódico

Por: Luisa Pernalete

Si algo hemos aprendido en esta cuarentena prolongadísima, es que somos muy vulnerables y que solos no salimos airosos de estas dos emergencias en las que los venezolanos estamos: la humanitaria compleja desde hace varios años y la pandemia, universal y aquí agravada por las condiciones prexistentes.

Los educadores tenemos que hacer un doble esfuerzo: cuidar a los estudiantes y sus familias, y cuidarnos nosotros mismos, fortalecer el sujeto de ellos, y fortalecernos nosotros, si es que queremos seguir siendo educadores, y si no queremos arrastrarnos, como en una larga agonía, sino caminar, seguir formando personas, soñando. Tenemos que cuidarnos del COVID-19 y también cuidar nuestra salud mental.

Hay varias cosas que podemos hacer. Les resumo en unas erres esos consejos para terminar con la erre de rezar. Respirar profundo – antes de comenzar nuestra rutina -, relajarnos, reír así sea con nosotros mismos para distendernos, reflexionar sobre lo que hacemos sin culpabilizarnos sino aprendiendo de eso que hacemos, incluso de los errores, reunirnos – por WhatsApp, por Zoom – no aislarnos, recrearnos, descansar, resolver los problemas por vía pacífica…

Añado siempre en las erres, la de rezar, que no es lo mismo que orar, las dos acciones son necesarias, y es bueno que lo hagamos, pero cuando hablo de rezar, digo, por ejemplo, recitar esas oraciones que ya nos sabemos, las peticiones a ese Dios Padre bueno que siempre nos oye. El Padrenuestro me encanta porque de entrada ya nos reconocemos como hermanos. Rezar por otros ayuda, y si se lo decimos a esos por los cuales rezamos, mejor.

Les comparto mi Padrenuestro de la escuela en pandemia. Padrenuestro de la escuela en pandemia:


Padre nuestro, que estás en la escuela
Aunque ahora vacía de niños
Que nosotros los educadores
A distancia, les demos cariño.

Padre nuestro pido por aquellos
Por los “niños dejados atrás”
Necesitan de mucha atención
Hoy sus padres no pueden abrazar

Padre nuestro también yo te pido
Por los que venían y no han regresado
Tú lo puedes todo, búscalos te pido,
Diles que aquí tienen su cupo apartado

Padre nuestro también a los padres
Sabemos que hay que acompañar
Que tengan paciencia, que pongan rutina
Ellos hacen falta para hoy educar

Padre nuestro hay supermaestros
Enfrentado mil y un problemas
Dales fuerzas para que ellos puedan
A pesar de todo, enseñar poemas

Padre nuestro mira a los docentes
Pasando trabajo y necesidades
Merecen salario que sea decente
Que eso lo entiendan las autoridades

Padre nuestro danos fortaleza
Para defender a la Educación
Estudiar no sólo es derecho,
Es también deber y una bendición.

Agregue usted sus estrofas, ¿por quién más pide? ¿Cuáles otros deseos tienen para los estudiantes, para el país? Rezar consuela, reconforta, y necesitamos mucha fortaleza para continuar. ¡Dios los bendiga!


LUISA PERNALETE | @luisaconpaz

Educadora en zonas populares por más de 40 años. Utiliza el sentido del humor como herramienta pedagógica.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.