¿Nueva infección o reinfección?

256

Por: Paulino Betancourt

A primera vista, la reinfección parece ser un término sencillo. Es literalmente “infectarse de nuevo”, es el segundo coqueteo de una persona recuperada con el mismo microbio. Escrito desde hace mucho tiempo en la literatura científica de las enfermedades infecciosas, es una palabra familiar, bastante inocua: un eco microbiano, un acto inmunológico.

Pero debido a la pandemia, la reinfección se ha convertido en un lío semántico y científico. Recién cargada con el bagaje del COVID-19, la reinfección ha adquirido un aspecto más aterrador, aumentando el espectro de ciclos interminables de enfermedades. Ha estado en el centro de los debates sobre pruebas, inmunidad y vacunas, su significado confuso por titulares ominosos, se ha vuelto tremendamente incomprendido. Cuando se le pregunta a los inmunólogos sobre la reinfección en el contexto del coronavirus, muchos de ellos suspiran, ¡no los culpo! Porque se discute sobre si es una infección con el mismo virus o un nuevo contagio con una variante. Adicionalmente, en cualquier conversación sobre la reinfección hay un misterio en gran parte sin resolver: si los sobrevivientes de la COVID-19 son inmunes al coronavirus. 

El año pasado, una serie de casos aparentes de reinfección insinuó que el virus era más fuerte que la capacidad del cuerpo para protegerse contra él, esa reinfección, aunque poco común, podría atribuirse a una falla en las defensas del cuerpo. Pero la infección es un juego de dos, y un cambio en cualquiera de los contendientes puede afectar la dinámica de un segundo enfrentamiento. En ocasiones, las fortalezas inmunológicas del cuerpo pueden debilitarse o un microbio podría alterar su “aspecto” hasta que sea irreconocible para el anfitrión que una vez luchó contra él, incluso si las defensas originales levantadas contra el virus todavía se mantienen firmes. Pero, recientemente, los investigadores han identificado varios casos en los que han aparecido nuevas variantes en los sobrevivientes de COVID.19, como la variante brasilera que se ha informado llegó a Venezuela. 


Recién cargada con el bagaje del COVID-19, la reinfección ha adquirido un aspecto más aterrador, aumentando el espectro de ciclos interminables de enfermedades. Ha estado en el centro de los debates sobre pruebas, inmunidad y vacunas, su significado confuso por titulares ominosos, se ha vuelto tremendamente incomprendido

Paulino Betancourt

Una infección repetida no necesariamente vendrá con los mismos síntomas o el mismo nivel de contagio. Algunas infecciones son ruidosas. Vienen con los signos y síntomas de la enfermedad, ya sea porque el patógeno está causando un alboroto o porque el cuerpo se ha vuelto cascarrabias en su esfuerzo por desalojar a un inquilino no deseado. Otros microbios son huéspedes silenciosos, tan discretos que ni siquiera los notamos. Las infecciones por coronavirus parecen capaces de abarcar toda la gama. Las mismas reglas se aplican a la reinfección. 

Las peleas repetidas con el mismo patógeno también pueden traer beneficios. Las células inmunes obtienen más información sobre los invasores cada vez que se encuentran con ellos y fortalecen sus habilidades para combates futuros. Eso es inmunología de libro de texto: un cuerpo que aprende de la experiencia. Por lo general, el segundo encuentro de una persona con un patógeno será mucho más leve y supondrá una menor amenaza de transmisión. Las células inmunes pueden realizar ataques más rápidos y más fuertes. Ocasionalmente, estos ataques rápidos son tan poderosos que el microbio se contiene antes de que reciba una segunda oportunidad de infectar. Otras veces, las respuestas inmunitarias son débiles o lentas para prevenir la infección por completo, pero siguen siendo lo suficientemente fuertes como para exterminar al intruso antes de que cause síntomas.

Los investigadores no están seguros de por qué algunos microbios son más recordados que otros, pero hay pistas. La naturaleza del encuentro inicial puede influir en las reacciones posteriores del sistema inmunológico. Una enfermedad más grave, por ejemplo, a veces incita al cuerpo a tomar una amenaza más en serio y a guardar información sobre ella a largo plazo. Sin embargo, una enfermedad muy grave puede abrumar tan profundamente al cuerpo que el sistema inmunológico no forma una buena “memoria” del virus. Ciertos errores también pueden interferir directamente con la memoria a largo plazo de las células inmunitarias. Y factores como la edad o el sexo también pueden afectar la potencia de estas respuestas.

Los investigadores de Hong Kong informaron sobre la primera reinfección confirmada por coronavirus en el mundo, aproximadamente cinco meses después de la enfermedad inicial del paciente. Pero su primer caso había sido leve y el segundo asintomático, una trayectoria bastante sorprendente, tal vez incluso reconfortante. En ese momento, muchos expertos plantearon la idea de que el hombre no había adquirido una respuesta inmune suficientemente buena la primera vez, que su cuerpo, en algún nivel, le había fallado. Desde entonces, se han documentado de manera concluyente docenas de casos similares de reinfecciones más leves y se sospecha que haya más.


La naturaleza del encuentro inicial puede influir en las reacciones posteriores del sistema inmunológico. Una enfermedad más grave, por ejemplo, a veces incita al cuerpo a tomar una amenaza más en serio y a guardar información sobre ella a largo plazo

Paulino Betancourt

Pero considere la otra parte en esta pelea. Aunque el coronavirus cambia más lentamente que otros virus respiratorios, todavía evoluciona vertiginosamente rápido. Ninguna variación genética puede convertir un virus en invisible para todo el sistema inmunológico, pero los cambios sucesivos en la apariencia del virus pueden debilitar su familiaridad. Las infecciones posteriores en estas circunstancias tienen menos que ver con el olvido del cuerpo y más con que el virus se disfraza, sería equivalente a un robo cometido porque un sistema de seguridad está defectuoso o uno que tiene éxito porque el ladrón estaba disfrazado.

“Estas tácticas de evasión parecen desempeñar un papel al permitir que los coronavirus que causan resfriados comunes se infiltran en la población humana de forma regular”, como dice el biólogo evolutivo y virólogo Jesse Bloom. En diciembre, el equipo de Bloom publicó un estudio preliminar que detalla la intrincada carrera armamentista entre humanos y microbios. Pero cuanto más comprendamos cómo funcionan estas dinámicas, mejor equipados estaremos para jugar con ellas y darle a nuestros propios cuerpos la ventaja. 

Es muy probable que el coronavirus se quede, incluso después de que la pandemia termine oficialmente. El virus seguirá teniendo oportunidades de evolucionar en sus innumerables formas, se cruzará con muchos de nosotros una y otra vez. Pero virus y humanos se acostumbrarán el uno al otro, llegando a una especie de distensión. La inmunidad, con el tiempo, se construirá como un malecón.

El desenredar cómo y por qué el coronavirus se restablece en ciertas personas es fundamental para evitar que las reinfecciones sucedan. Comprender la reinfección mejorará la forma en que desarrollamos vacunas y tratamientos, incluso como predecimos los movimientos del virus en el futuro. Podría ayudarnos a descubrir cuán duradera es realmente la inmunidad al coronavirus y los límites de la capacidad del virus para cambiar.


PAULINO BETANCOURT | @p_betanco

Investigador, profesor de la Universidad Central de Venezuela, miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.