Mujeres abriendo brechas en el Premio Nobel

113

Por: Paulino Betancourt

El Premio Nobel  de Química 2020 fue otorgado conjuntamente el miércoles a Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna por su trabajo sobre el desarrollo de un método para la edición del genoma, dividiéndose el premio en metálico de 10 millones de coronas suecas, un poco más de 1,1 millones de dólares. El anuncio de la Real Academia Sueca de Ciencias marca la primera vez que se les otorga un Nobel de ciencia de manera conjunta a dos mujeres. Siendo la sexta y séptima en recibir el premio de química. 

Charpentier y Dodna fueron pioneras en los primeros trabajos en Crispr-Cas9, una especie de “tijera genética” que permite a los investigadores alterar el ADN de plantas, animales y microorganismos con una alta precisión. Desde entonces, se ha utilizado en numerosas aplicaciones científicas, desde la modificación genética de cultivos agrícolas que resistan plagas y sequías, hasta el desarrollo de curas en curso para afecciones como el cáncer, la anemia de células falciformes y la ceguera hereditaria. Rápido, eficiente y económico, Crispr-Cas9 promete resolver problemas en todos los campos de la biología.

Si bien las dos científicas desarrollaron Crispr-Cas9 para uso general, algunas de las aplicaciones específicas del sistema se han visto envueltas en penosos debates éticos sobre la alteración genética de los embriones humanos. En 2018, He Jiankui, un científico chino, anunció que había utilizado la tecnología para editar los genes de dos bebés en un intento de hacerlos resistentes al VIH. Los experimentos del Dr. He fueron criticados por muchos en la comunidad científica como irresponsables y peligrosos debido al riesgo de que los niños pudieran haber sufrido efectos secundarios del procedimiento, así como a la falta de transparencia.


Charpentier y Dodna fueron pioneras en los primeros trabajos en Crispr-Cas9, una especie de “tijera genética” que permite a los investigadores alterar el ADN de plantas, animales y microorganismos con una alta precisión

Paulino Betancourt

¿Quiénes son las ganadoras? La Dra. Charpentier, francesa, es la directora de la Unidad Max Planck para la Ciencia de los Patógenos en Berlín. Mientras, la Dra. Doudna es profesora en la Universidad de California. Son la tercera y cuarta mujeres en recibir el Premio Nobel de Química en el siglo XXI, entre más de 50 galardonados. Charpentier (51 años) y Doudna (56 años), se conocieron en un café de Puerto Rico en 2011 durante una conferencia a la que ambos asistían. ¡Qué importante es asistir a eventos científicos! Publicaron por primera vez su descubrimiento de las tijeras genéticas Crispr-Cas 9 en 2012.

La Dra. Charpentier dijo que estaba “feliz” de ser una de las pocas mujeres receptoras del premio y esperaba que la victoria inspirara a las mujeres jóvenes a “seguir el camino de la ciencia”. La victoria conjunta entre dos mujeres en disciplinas académicas aún dominadas por hombres, agregó, “puede proporcionar un mensaje realmente fuerte para las jóvenes”.

¿Quiénes más ganaron un Nobel este año en Ciencias? El lunes, dos estadounidenses y un británico, Harvey J. Alter, Michael Houghton y Charles M. Rice, recibieron el Premio Nobel de Medicina por el descubrimiento del virus de la hepatitis C, un avance que, según el comité del Nobel, había “hecho posibles análisis de sangre y nuevos medicamentos que han salvado millones de vidas”. El martes, Roger Penrose, Reinhard Genzel y Andrea Ghez, otra dama, compartieron el premio de Física por sus descubrimientos que han mejorado la comprensión del universo, incluido el trabajo sobre la formación de agujeros negros y el descubrimiento de un agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia.


La Dra. Charpentier dijo que estaba “feliz” de ser una de las pocas mujeres receptoras del premio y esperaba que la victoria inspirara a las mujeres jóvenes a “seguir el camino de la ciencia”. La victoria conjunta entre dos mujeres en disciplinas académicas aún dominadas por hombres

Paulino Betancourt

Todos los galardonados, que son excelentes científicos pero en gran parte desconocidos fuera de sus campos, de repente se convierten en superestrellas. Tan pronto como se anuncian a principios de octubre, los premios Nobel se convierten en modelos a seguir y son invitados a impartir seminarios en todo el mundo. En Estocolmo para los premios, estos científicos fueron entrevistados por radio, televisión y además, se codearon con la realeza sueca. 

Como químico y divulgador de la ciencia, ver a estos científicos y sus investigaciones saltar a la cima de las noticias a nivel mundial gracias a toda la algarabía del Nobel, es gratificante. Pero hay muchas cosas sobre las cuales reflexionar en estos 119 años transcurridos. Una de ellas sería que desde la primera entrega de los premios Nobel, solo el 3% de los galardonados en ciencia han sido mujeres.

Aunque las mujeres constituyen más de la mitad de la población mundial, se encuentran como un grupo subrepresentado en muchas premiaciones científicas. Solo cuatro mujeres de los 213 premios Nobel de física es, obviamente, un número desproporcionadamente bajo. Al igual que las siete mujeres que han ganado en química y las 12 en medicina. Es difícil no pensar que muchas científicas distinguidas e inmensamente calificadas deben haber sido pasadas por alto durante más de un siglo de premios. Por eso estoy particularmente emocionado de que en esta edición el Premio Nobel reconozca a estas talentosas mujeres.


PAULINO BETANCOURT | @p_betanco

Investigador, profesor de la Universidad Central de Venezuela, miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.