Momentos turbios: ¿cómo se vive en Venezuela?

198

Por: Nehomaris Sucre

Venezuela no se arregló, cifras terribles lo corroboran: cada 14 horas un ciudadano u organización ha sido acosado o criminalizado por el gobierno de Nicolás Maduro durante el primer semestre del año. Así lo reseña el Centro de Justicia y Paz (Cepaz).

Esta criminalización consiste en el empleo de la legalidad y la estructura judicial para procesar a quienes defienden una posición política contraria a la del gobierno. De esta manera se disfraza de legitima la acción de hostigar a personas o grupos sociales.

De acuerdo con el Cepaz hubo 300 casos de persecución y criminalización. Además, el mayor número de víctimas se ubican en dos sectores: trabajadores de la comunicación (32%) y militares (31%). Así, podemos deducir que la verdad y la institucionalidad se han convertido en los dos grandes enemigos del régimen de Maduro.

Por otra parte, el mito de la economía fuerte, puesto en circulación por el gobierno, cae con una trágica devaluación del bolívar. En apenas una tarde el dólar paralelo tuvo un alza de 18,5%, mientras que el dólar oficial aumentó 11,6%.

Resulta imposible escapar a la realidad: los venezolanos seguimos habitando entre la zozobra y el deterioro de nuestra calidad de vida. El mal momento no ha terminado.

Para el gobierno los culpables de este caos son factores externos: sanciones, guerra económica, comerciantes, oposición, etc. Así sobran excusas, pero faltan responsables directos, es decir, dirigentes capaces de reconocer que el gran problema son ellos mismos y la mejor solución es que abandonen sus cargos.

Razón tiene el Nobel de Economía Amartya Sen al plantear que la falta de oportunidades económicas son una traba para el ejercicio de las libertades fundamentales. Es decir, la carencia de recursos afecta negativamente la capacidad de un individuo para hacer lo que ha elegido hacer.

En este sentido, no es absurdo considerar que las crisis económicas y el poco poder adquisitivo de los ciudadanos juegan a favor de regímenes no democráticos. Así, las élites que gobiernan arbitrariamente logran que la población no ejerza libertad, pues el ciudadano promedio consume su tiempo y energía hallando recursos básicos para subsistir.

Los servicios públicos

Es difícil ver luz en un país en el que la oscuridad se ha normalizado. Según el informe del Observatorio Social Humanitario (Osh) 82% de la población reporta fallas eléctricas recurrentes. Esto junto al déficit en el suministro de agua potable y de combustible, es un freno para el desarrollo de actividades comerciales, educativas, recreativas, etc.

En definitiva, son grandes los desafíos que afrontamos y resignarnos al estado actual de las cosas es negarnos la posibilidad de una vida plena ¿Qué podemos hacer para superar este turbio panorama? me gustaría leerte en los comentarios.


NEHOMARIS SUCRE | @Neho_Escribe

Politóloga y militar retirada.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe necesariamente las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.