21.9 C
Caracas
sábado, 28 noviembre, 2020

Microanálisis | Un resumen sobre el debate de candidatos en España

-

Academia TV fue el canal encargado de organizar y ejecutar un debate con un consenso milimétrico sobre sus normas, que duró casi tres horas, con solo un par de errores: haber perdido el control sobre los voceros en algunas ocasiones, cuestión que hace que los políticos se entiendan mejor que los que vemos el debate por la pantalla de la TV; y haber cometido la escandalosa equivocación de llamar “política internacional” a algo que se llama ¡POLÍTICA EXTERIOR! (error que fue repetido por todos los candidatos).

Hablemos de los temas de Política Exterior. Esta parte del debate, que se ubicó tímidamente al final, básicamente giró alrededor de cinco temas: 1. Visita del Rey a Cuba, 2. Falta de condena y sanciones al gobierno de Maduro, 3. Posición de España en la Unión Europea, 4. Posición comercial con EE. UU. y 5. Inmigración ilegal. Aunque la mayor parte del debate fue un “todos contra el presidente”, tratando de desmontar la posición del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) mostrando sus errores y fracasos, también se pudieron apreciar algunas posiciones partidistas sobre los temas álgidos.

Partidos, ideas y candidatos:

1. Santiago Abascal (VOX): el líder del partido que más tiende a la derecha en España ha abogado, como dicta la doctrina, a fronteras más controladas como respuesta a la inmigración africana y latinoamericana. Se nota que su posición es islamofóbica y de control y normalización de la inmigración ilegal latina. Habló sin espavientos de deportación y encarcelación de los ilegales en sus países de origen. Mencionó el controversial político que España debe mirar a Hispanoamérica y defender la cultura compartida.

También defendió el proteccionismo económico de las empresas españolas al mejor estilo Trump, pero jugando una carta muy extraña: alegó que la globalización es un plan de élites internacionales para “poner a competir a las clases medias con mano de obra esclava” (muy «conspiranoico» para cualquier derecha). Abascal echó mano del nacionalismo para decir que hay que fortalecer a España y no a Bruselas (sede del gobierno de la Unión Europea), sobre todo quejándose de las políticas blandas de inmigración. “No se puede defender los intereses de España ante EE. UU. si estamos atacando permanentemente al presidente de los EE. UU.” “¡Make España great again!”

2. Pablo Iglesias (Unidos Podemos), como es costumbre, el político cuarentón de desaliñado aspecto abogó por hablar a los jóvenes y pedir a Pedro Sánchez (Psoe) una alianza entre los socialistas para sacar adelante al Gobierno español. Una propuesta en política exterior más bien floja que comenzó denunciando las “puertas giratorias” (conflictos de intereses) de políticos españoles en diferentes empresas privadas.

Habló de inseguridad económica y de inmigración ilegal, que a su juicio no se soluciona con muros, pero como si volviéramos de golpe a la Unión Soviética comenzó un discurso de persecución, prohibiciones y controles de precios a las empresas privadas alegando que sus prácticas perjudican a los españoles. Defendió la creación de empresas públicas de servicios básicos para luchar contra los oligopolios internacionales en favor de la ciudadanía.

- Advertisement -

3. Albert Rivera (Ciudadanos): El discurso del candidato de centro derecha comenzó con un buen slogan, “España es un gran país, con una gran cultura compartida” y eso es un gran potencial. El joven político rápidamente acusó al Gobierno de no haber hecho lo suficiente para defender la democracia y condenar directamente a Maduro. Dijo de Latinoamérica que “son hermanos de lengua y hermanos de cultura”.

Abogó por una Europa unida (en alusión a la Unión Europea) y declaró que la inmigración ilegal africana no se controla solo con muros más altos, aunque su solución no llegó mucho más lejos que proponer mejor equipamiento y refuerzos a la guardia civil. Rivera defendió la libertad de comercio, que a su juicio es el motor de la civilización, y criticó el proteccionismo de “los extremos” entre VOX y Podemos: “No propongamos barreras proteccionistas porque nos ganarán EE. UU. y China”, aunque en muchos otros temas compartió opiniones con Abascal (VOX).

En relación a nuestro país, acusó a Sánchez en dos oportunidades: “No se puede ser valiente con los huesos de los dictadores muertos y no serlo con los dictadores de Cuba y Venezuela” y “usted se esconde ante Maduro y los suyos”.

4. Pablo Casado (Partido Popular – PP): el candidato más joven habló desde la seguridad que le da pertenecer a un partido tradicional en España, pero en estrategia ha sido muy poco hábil, porque se niega a negociar con su par, y político que no negocia perece (atención María Corina).

Comenzó con un gancho directo al hígado del Gobierno, mencionando los aranceles de EE. UU. a los productos europeos, la falta de libertad en Nicaragua, la falta de firmeza frente a Maduro y la visita de los reyes a Cuba que el gobierno del Psoe organizó y luego dio un repaso rápido sobre el papel de España en la Unión Europea, alegando que el PP ha tenido logros importantes en Bruselas y que el Psoe va a negociar ante estas instituciones “a cara de perro”, rechazando, por ejemplo, un proyecto de acuerdo con Reino Unido sobre la cosoberanía de Gibraltar en caso que se dé el Brexit.

Acabó cometiendo un discreto, pero profundo error, hablando del conflicto en Cataluña como si no se tratara de un tema interno del Reino de España, error que Iglesias no perdonó. Sobre nuestro país, aseguró: “Yo he sentido vergüenza cuando los EE. UU. se ha planteado sancionar a España por su convivencia con un régimen dictatorial (Venezuela)”

5. Pedro Sánchez (Psoe): como era de esperar, la mayor parte del discurso del presidente sirvió para defenderse de los ataques de los contrincantes. Para defenderse de su inacción en relación a Venezuela evadió, alegando que sí había luchado por la democracia, pero ¡condenando a Piñera en Chile! (que caradura), aunque también mencionó que durante su gobierno la mayor cantidad de asilos otorgados ha sido a los venezolanos.

Torpemente decidió mencionar que hay un ciudadano “catalán-español” como ministro de Política Exterior de la Unión Europea, como si diera por sentado que la Cataluña ya es otro país. También defendió la integración plena de España en la Unión Europea en defensa de los intereses de los españoles.

Se refirió a la política inmigratoria como exitosa porque se ha reducido en 50% la inmigración ilegal con respecto a 2018 y porque se ha hecho más humanitaria la asistencia a los inmigrantes ilegales, dándoles refugio, asistencia a los menores de edad y ayudándoles a resguardar la vida cuando ingresan por vía marítima. Con respecto a la visita de los reyes a Cuba, Sánchez aclaró que los lazos de España eran con el pueblo cubano y no con su gobierno, al que también olvidó de tildar de autoritario o dictatorial. ¡Hombre, nada te costaba, nada!

En definitiva, el debate demostró que el Psoe sigue dispuesto a establecer una alianza entre partidos tradicionales (PP-Psoe), mientras que el PP llamó a esta alianza el “Pacto Frankenstein” (y razón histórica no le falta, aunque sí un poco de pragmatismo); Ciudadanos se perfila como la opción más comedida, a pesar de sus duras críticas al Gobierno, con el que no se niega a negociar; a VOX casi lo han ignorado por completo, un poco por ser el hermanito menor en edad, pero cuando se trata de reconocer los problemas en casa también ha hecho aportes interesantes. Y por último el niño piojoso de la clase: Podemos, al que nadie se le quiere acercar y con razón, porque solo habla de luchar contra las empresas y prohibir cosas.

Lo que sí es cierto es que tres de los cinco partidos principales en España exigen condenas contundentes a Maduro y a otros gobiernos autoritarios en América Latina. A pesar de las interrupciones, errores y sobreactuaciones teatrales, cuánta envidia me da ver un país donde el presidente debate seriamente sobre política con sus principales adversarios. ¡Olé!

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado