Mi visita en esta Navidad a Jesús, José y María: regalos y preocupaciones                                                                                

91

Soy maestra desde hace mucho tiempo, y por supuesto, en mi morral, morral de maestra, lleno siempre de muchas cosas, traigo preocupaciones por lo mal que está la educación en este país: escuelas destartaladas, sin agua potable muchas. Unas cuantas han sido robadas. No creas que solo he traído quejas y peticiones. También traigo presentes para el Niño. Te traigo el trabajo generoso, heroico de muchos educadores que a pesar de las dificultades y los bajos salarios, ahí están, acompañando cada día a sus alumnos. Como Belkis y sus maestras en la Isla de Margarita.


Por: Luisa Pernalete

Querida Sagrada Familia. He querido visitarles con anticipación, pues imagino lo atareados que andarán al acercarse el día de Navidad. Ustedes buscando posada; el Niño Jesús con tantas cartas de niños y de adultos, en medio de un mundo con guerras; con la Casa Común, el planeta, amenazado; con millones de migrantes forzados que no andan paseando sino también buscando posada…

Es un mundo difícil para la mayoría. Pero no crean que yo solo vengo a pedir, también traigo regalos en mi morral y, como es mi costumbre por estas fechas ―y en otras también―, traigo conmigo mi cuatro para cantarle algunos aguinaldos al Niño: Estrofas bonitas / tengo en mi morral / en esta visita / que hago al portal.

Soy maestra desde hace mucho tiempo, y por supuesto, en mi morral, morral de maestra, lleno siempre de muchas cosas, traigo preocupaciones por lo mal que está la educación en este país: escuelas destartaladas, sin agua potable muchas. Unas cuantas han sido robadas

Y sí, aquí hay uniformados para reprimir protestas, pero pocos para cuidar centros educativos; pupitres vacíos, porque son más de millón y medio de chamos en edad escolar que están fuera de las aulas, y ustedes ya saben, niño, niña, adolescentes sin educación, no tienen presente ni futuro.

Es más, un país sin educación, no sale de una crisis y tampoco tiene presente ni futuro. Esto de los chamos por fuera, nos preocupa enormemente, pues, si no están estudiando ¿en dónde están? En las calles y en las esquinas están expuestos a muchos peligros. Entre otros, a ser reclutados por bandas de delincuentes que los van entrenando para que terminen en sus filas.

También me preocupa mucho los salones sin maestros, ustedes saben, con eso que ganan no pueden vivir. Y por eso muchos de ellos se están dedicando a otros trabajos distintos a educar. Vienen los maestros/ rezando un rosario/ a ver si el gobierno/ aumenta el salario// … mejor no hablo de la calidad de la educación que está recibiendo la mayoría. Ay Niño Jesús/ en la Navidad/ para las escuelas/ pido calidad.

Capítulo aparte, en esto de las preocupaciones y las peticiones, está el tema de la violencia. No hablo de la escolar, que también preocupa, hablo de la violencia contra niños, niñas y adolescentes. ¡Es terrible! ¡Hay que parar a Herodes! Miren lo que salió en estos días en La Prensa de Lara:  desarticulada red de pedofilia que operaban en el barrio Las Sábilas, al norte de Barquisimeto, y en la nota describen cosas terribles contra los niños y niñas, ¡los inocentes atacados por adultos!

Hombres y mujeres… ¡Hay que parar a Herodes! Que hoy se disfraza de muchas maneras. Hoy le pido al Niño/ es una emergencia/ proteger a niños/ de tanta violencia. También te pedimos que ayuden a los padres y a las madres, para que sepan manejar sus angustias y no la paguen con los hijos. Mira Niño Lindo / en la Navidad/ trae a las familias/ la fraternidad.

No quiero cerrar este capítulo de las peticiones sin pedir algo para José: trabajo para todos los padres y con remuneraciones que alcancen para que puedan dar de comer a sus hijos. Ya lo decía Simón Rodríguez, el maestro de Simón Bolívar, que a los padres había que darles trabajo para que pudieran mantener a sus hijos. Y no hablaba de limosnas.  

Ahora voy con los regalos. No creas que solo he traído quejas y peticiones. También traigo presentes para el Niño. Y comencemos por la escuela. Te traigo el trabajo generoso, heroico de muchos educadores, que, a pesar de las dificultades y los bajos salarios, ahí están, acompañando cada día a sus alumnos. Como Belkis y sus maestras en la Isla de Margarita.

Belkys se conoce la historia de cada estudiante. Saben cuál está sin sus padres, y a esos le dan más cariño. Les enseñan a resolver sus diferencias por vía pacífica, entonces los patios no son campo de batalla sino espacio para jugar y divertirse.

Dejo también este otro regalo, el de los directores de centros urbanos, que están pendientes de cada estudiante, y de su entorno también, como el caso de Rafael, en Antímano, Caracas, y que tiene la humildad sabia que cuando no sabe resolver un problema, busca ayuda.  

También en el campo educativo, te traigo el regalo de la Alianza por la Educación, que busca unir voluntades no solo de educadores sino de toda la sociedad: medios de comunicación, universidades, academia, empresarios…  El lema de Fe y Alegría para el 2023 es Alianza por la Educación. ¿Qué tal? Mira Niño lindo/ en esta ocasión/ de regalo Alianza/ por la educación.

Y ya esta visita está muy larga, y ustedes estarán cansados, así que de regalo final te traigo el trabajo de tantas organizaciones que promueven la protección de los NNA, como @cecodap, @preparafamilia, @reddecasasdonbosco, @avec, @conlaescuela, @catedradelapaz. Y esas que están “enredados” para hacer más fuerza como @Redhnna, por mencionar algunos.

Trabajo hay para rato, por eso, El Niño Jesús/ que nos dé una mano/ pa´que defendamos/ Derechos Humanos//

El Ángel Gabriel/ dijo con cariño/ hay que trabajar/ mucho por los niños//

Lo leí en el Twiter/ de José y María/ vivan como hermanos/ regalen alegría.

LUISA PERNALETE / @luisaconpaz

Educadora en zonas populares por más de 40 años. Utiliza el sentido del humor como herramienta pedagógica.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones  expresadas en este artículo

Escriba al correo [email protected] para algún comentario sobre nuestras publicaciones.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.