Mensaje a mis hermanos colombianos hoy: La guagua va en reversa  

302

Comunicación en gotas


Por: María Eugenia Fuenmayor

“Tú me prometiste un té de tilo
Para yo dormir mi siesta
Y me prometiste un cariñito
Para yo alegrar la orquesta, vaya usted a ver
¿Dónde está la siesta, el té de tilo?
¿Y la moñita de la orquesta?
¿A dónde va el ordeño de la vaca?
Al bidón de las promesas”

@JuanLuisGuerra

El mundo se debate entre la salida de la pandemia generada por el COVID19 y los brotes de una tal viruela del mono. Y mientras la civilización se confronta con Rusia y sus más de tres meses de guerra de tres días contra Ucrania, aquí abajo, en el sur de este hemisferio, vamos a paso de cangrejo, progresistamente en reversa.

Ese «bidón de las promesas» de #JuanLuisGuerra no es creación exclusiva de la izquierda, pero en ese lado de las ideologías políticas están los reyes indiscutibles de la manipulación aviesa. Alumnos dilectos de los rusos, aprendieron con creces, la  manipulación afectiva. Aquí disponemos de todos los modos del que quiere engatusar, desde el corazón, desde la sensiblería patriótica ya que conquistar con la razón y la objetividad exige arrojo, ilustración, honestidad y una trayectoria digna. Desafortunadamente para el continente, el éxito parece estar con la manipulación gracias a las maquinaciones y al apoyo de las expresiones más aventajadas de la escuela rusa: #GrupoDePuebla y el #ForoDeSaoPaulo.

Para colmo, en países como Suecia, donde la pobreza dejó de ser un problema de escala social, el foco de la izquierda está en lograr, vía ley, que los hombres miccionen sentados. El respeto de esta ley supondrá, imaginamos, la presencia vigilante de funcionarios que velen por su cumplimiento (muy conveniente para las políticas de pleno empleo). En España, para hablar de países más afines, la discusión promovida por el ala zurda del país plantea que aquellos que se quieran cambiar de sexo lo puedan hacer bajo el amparo de una ley que les subvencione la transformación genital con cargo al erario público (léase, con los impuestos que cada español debe pagar sagradamente).

Por su parte, en EE.UU. hay una ley en discusión según la cual se subvencionaría el aborto, es decir, fondos públicos disponibles para que una mujer aborte, pero los gastos médicos para salvarle la vida a un niño, esos los debe pagar el interesado… Estos son algunos ejemplos del tipo de línea que proviene de ese sistema trasnacional de manipulación, que aspira dominar al planeta a punta de convertir estos temas con contenido emocional en causas de activismo social desenfrenado.

De este lado del río tenemos a un discípulo dilecto de esta trasnacional: la corriente de #GabrielBoric, en #Chile, con un guion idéntico como mandato, in pectore, de la casa matriz que llegó cortando rabo y oreja con una constituyente para lapidar al statu quo vapuleado durante años en un país que gozaba de los mejores índices de desarrollo de Latinoamérica.

En #Brasil, como para verificar aquella máxima que reza que «los extremos se tocan», vemos a Bolsonaro acercándose a #Rusia y haciéndole fácil el regreso de #LulaDaSilva y sus esquemas de tipo #lavajato tan del gusto del «líder obrero» del gran país del Sur.

Gustavo Petro, candidato a la presidencia de la República de Colombia y Piedad Córdoba. Foto AFP

Pero hoy pensamos, sobre todo, en #Colombia: #GustavoPetro es quizá la expresión más consumada de la transnacional por estos tiempos, y puedo afirmar, sin duda, que es el mejor representante de los valores corporativos de su casa matriz: es el que mejor miente, con mentiras trabajadas en  detalle. No hay frase que pronuncie sin que haya detrás horas de preparación y análisis. Ese es su talento y de él se ha servido para hacer las mejores piruetas para deslastrarse de los escándalos de corrupción y de mala gestión que signaron su pasaje por la alcaldía de Bogotá y la guerrilla misma. 

En estos días de campaña electoral, cuando se le enrostran a Petro sus vínculos con los últimos mandatarios de su vecino del este, ha sido capaz de dar saltos mortales, al estilo de Le Cirque du Soleil, y salirse del brete declarando que (ahora) se desmarca de ellos porque fundaron su poder en las energías sucias (cuidando no hacer mención de la crisis humanitaria compleja o de la represión brutal que, entre otros desafueros, han caracterizado la gestión de sus amigos del pasado y del presente). Lo mismo hace cuando se le increpa con relación a las travesuras de la senadora del turbante y los 69.000 dólares en un viajecito… la mejor amiga del hombre de la braga naranja…

En todos estos relatos de hoy, en cada uno de esos países, hay un contexto común: la falta de unidad de la sociedad que se opone a la subordinación al Grupo de Puebla y al Foro de Sao Paulo, pero que está atomizada y extraviada en medio de constantes batallas de egos y de intereses subalternos. «Nadie aprende en cabeza ajena», decían nuestros viejos, y así lo verifica mi querida Colombia que no ha sido capaz de referenciarse con los padecimientos de allende su frontera oriental. Tampoco lo vieron los chilenos a los que, si acaso, les queda el arrepentimiento y la espera. Ojalá que los hermanos colombianos no permitan también que la guagua vaya en reversa…

MARÍA EUGENIA FUENMAYOR | @mefcal

Experta en mercadeo, comunicaciones y reputación. Directora ejecutiva de Interalianza Consultores.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.


Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.