¡Me quiero ir!| Mujer, venezolana, migrante.

510


Por: Glenda Fermín

Según el portal de estadísticas de la Secretaría de Estado de España para las migraciones, las mujeres de nacionalidad venezolana, con autorización de residencia, aumentaron de l20.600 en 2016 a 89.014 para 2021. En 2020, al que pertenecen las últimas cifras sobre asilo en España, 15.469 mujeres venezolanas solicitaron protección internacional en territorio español. En estos números no están todas aquellas que poseen —o poseemos— doble nacionalidad, venezolana y española.

Ana es médico cirujana. Homologó su título y actualmente ejerce en un hospital del norte de España; tramitó una autorización especial durante la pandemia y mantiene a su pequeña y a su madre.

Sin embargo, a Yesenia le han denegado el asilo y las razones humanitarias. Llegó a España después de estar tres años en Chile, y tiene 3 trabajos de media jornada cada uno; también mantiene a su familia en Venezuela. Actualmente estamos a la espera de resolver su situación por medio de un arraigo laboral.

Por su parte, Carmen logró tramitar su arraigo social después de tres años de espera. Trabaja de interna en una casa cuidando a una abuela; sus hijos también han venido a España. María acaba de llegar, profesional y con muchos años de experiencia, intenta por ahora ahorrar lo más posible trabajando de interna al cuidado de una abuela, mientras que Valentina regenta un restaurante en la zona norte de Madrid. Allí, junto a los platos españoles, da a conocer las arepas y los tequeños como tapas en una ciudad donde cada día es más común escuchar el “chamo” y “chama” por sus calles. Yolanda es hija de españoles, escucharla eriza la piel; lucha por los derechos de los jubilados venezolanos.

Todas estas son historias que hacen imposible encasillar a la mujer migrante únicamente en el sector de cuidados, un sector totalmente feminizado y con un alto porcentaje de mujeres latinoamericanas que buscan quedarse en España.

La visibilidad de esta realidad aún no está dada con la fuerza que se debiera. Observo diariamente cómo las mujeres migrantes son un pilar de resistencia en España y es el sector de cuidados el que mayor demanda de trabajadoras mantiene ¿a qué costo?  Este sector permite el primer acceso al trabajo de las mujeres venezolanas que llegan a España; sirve de puerta de entrada mientras vamos homologando, formándonos, luchando.

En febrero, el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea ha sentenciado que las trabajadoras del hogar que estén dadas de alta en la Seguridad Social tendrán a partir de ahora derecho a cobrar el paro en España, un gran avance en una lucha de años contra la discriminación por razón de sexo en este colectivo.

¿Qué decirles a nuestras mujeres? ¿qué recomendarles a partir de la experiencia de mis 20 años en España? muchas en compañía y otras tantas en solitario; principales jefas de hogar que resisten y permanecen en España buscando un futuro mejor lejos de la crisis venezolana; madres pensando en sus hijos, hijas pensando en sus padres.  

El 8 de marzo fue el día de la mujer. Siento orgullo por cada mujer venezolana que lucha en estas tierras, desde tantos ámbitos, con tantas historias; son jefas sin reino que merecen, sin duda, un mayor reconocimiento social.

Glenda Fermín / @glendaferminabogada

Abogada venezolana. Especialista en Derecho de Extranjería de la Universidad de Granada y máster en Derecho Migratorio de la Universidad Autónoma de Madrid.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones  expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.