Máxima presión en medio de la pandemia puede oxigenar a Maduro

873
Las acusaciones de Estados Unidos contra Nicolás Maduro en medio de la crisis por el coronavirus pudiera generar apoyo de los moderados hacia el gobernante | Foto: Prensa Presidencial

Cuando Donald Trump dijo que él mismo se encargaría de Nicolás Maduro, sin duda estaba hablando muy en serio. Así que la entrega voluntaria del general Cliver Alcalá Cordones a la DEA y las acusaciones de narcotraficante que hizo la Fiscalía de Estados Unidos sobre Maduro y otros funcionarios de gobierno se inscriben en su estrategia de máxima presión contra el régimen venezolano.

De seguro esta estrategia estaba en el guión establecido, pero por algunas circunstancias se adelantó, ya que se da en un momento en el que el mundo lucha desesperadamente contra la pandemia del coronavirus. Por eso, esta decisión va a entorpecer las frágiles respuestas que el gobierno de Maduro viene implementando contra del COVID-19 y, sin lugar a dudas, le va a generar solidaridad automática o por lo menos cuestionamientos de países moderados por estas medida que pone aún más en riesgo a la indefensa población ante el avance de este mortífero virus.

Qué pudo adelantar estas acciones de Estados Unidos: 

1) El fallido plan de Cliver Alcalá Cordones de introducir a Venezuela un lote de sofisticado armamento presuntamente para un comando que iba a tomar acciones militares contra Maduro y sus cercanos colaboradores.

Esta operación fue desmantelada en suelo colombiano y luego el gobierno de Maduro desglosó en detalles acusando directamente a Alcalá Cordones de ser el cabecilla, conjuntamente con el apoyo de Juan Guaidó y los gobiernos de Colombia y Estados Unidos.

En este contexto se produce la decisión de la Fiscalía de Estados Unidos, que al mismo tiempo acusa a Alcalá Cordones de tráfico de drogas y ofrece una recompensa de 10 millones de dólares por su captura. Alcalá Cordones ofrece unas declaraciones que no quedan del todo claras, ya que dice que él es el responsable de la operación, y aunque exime de culpa a Colombia, dice que actuó junto a funcionarios estadounidenses y de Guaidó. ¿Por qué acusar a Guaidó y a Estados Unidos, endosándoles un nuevo fracaso militar en su lucha contra Maduro? El general se entregó voluntariamente a la DEA y será testigo contra Maduro. 

2) Desmontar la estrategia de Maduro, que pretende aprovechar la pandemia para acordar un diálogo a su medida, algo que está muy adelantado y cuenta con el apoyo de los principales partidos de la oposición.

3) El posicionamiento de Maduro al frente de la lucha contra el coronavirus es indudable en esta primera etapa, pero es poco probable que se mantenga dado el deterioro de la economía y de los servicios, ya que la gente en cuarentena va pedir más que discursos y no tiene cómo hacerlo. 

4) Guaidó también necesitaba un salvavidas, ya que su estrategia equivocada para afrontar el coronavirus lo tiene aislado totalmente de las expectativas y necesidades de la gente. Había que prepararse para el momento que Maduro no pudiera darle respuesta al pueblo, porque sencillamente él es el responsables de la destrucción del país.

Sean ciertas o no estas teorías que circulan en medios y redes sociales, las medidas tomadas por el poder judicial de Estados Unidos, aunque válidas, pueden terminar favoreciendo a Maduro, puesto que se han creado falsas expectativas de que Maduro va a ser capturado en los próximos días, o que vendrá una intervención militar o que las Fuerzas Armadas lo van a entregar.

Cuando pasen los días y quizás meses y Maduro siga en Miraflores, vendrá una frustración mayor en los millones de venezolanos que quieren la salida de quien ha llevado al país a la situación actual. Puede suceder que los chavistas que adversan a Maduro, incluso los opositores moderados, terminen nucleándose en una falsa defensa de la patria.

Así que es necesario que inmediatamente se implemente una estrategia que conecte a Guaidó y sus seguidores con la real angustia de los venezolanos. Repito una vez más, no es tiempo de anunciar planes rimbombantes, sino cosas concretas que ayuden a los venezolanos a paliar la situación que viven actualmente.

Marcos Hernández es periodista y fundador de la ONG Periodistas por la Verdad@hmarcovalor

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

2.73/5 (15)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO