20.6 C
Caracas
sábado, 8 agosto, 2020

Maduro y Guaidó, el coronavirus no es un juego

-

Por lo que significa la pandemia del coronavirus y su llegada a Venezuela voy a tocar ese tema con el rigor periodístico que amerita y desde mi experiencia, luego haber ocupado en 2013 el cargo de director general de comunicación del Ministerio de Salud.

El colapso del sistema de salud en Venezuela explotó en el año 2012, producto de una política improvisada que comenzó Hugo Chávez en 1999, creando un organismo paralelo al Ministerio de Salud llamado Barrio Adentro, con lo que comenzó a desplazar a los médicos criollos por los cubanos. 

Para tener una idea de la ligereza como Chávez y Nicolás Maduro se tomaron la materia de salud, solo vamos a mencionar que el fallecido presidente tuvo 10 ministros en 13 años y su sucesor en el cargo lleva 8 nombramientos en siete años, por lo que nunca ha habido una política de continuidad ni mucho menos un plan lineal de Estado para esta materia tan importante. Este Ministerio fue solo visto como una fuente de corrupción para los jerarcas chavistas: Diosdado Cabello, a través de los general Carlos Rotandaro y Jesús Mantilla. Al igual que Jorge Arreaza y Eugenia Sader, hasta Maduro entró en la feria al nombrar a su yerna Magaly Viña como presidenta del IVSS.

De esta manera, la pandemia llega a una Venezuela sumida en una tragedia humanitaria en salud, donde la infraestructura hospitalaria está inservible. Hay un déficit de insumos y de personal que por más voluntad que exista no van a poder brindarle la atención a las personas que contraigan este virus. 

Por si fuera poco, tenemos una población inmunológicamente deprimida, donde las personas diabéticas no consiguen insulina, las hipertensas no pueden cumplir sus tratamientos, al igual que cualquier paciente que tenga otro tipo de enfermedades crónicas. Además de eso, tenemos un grupo de ciudadanos que comen una sola vez al día y un 80% que su dieta está compuesta por carbohidratos, lo que los hace más vulnerables.

Si bien es cierto que los especialistas en la materia realizan un llamado a la calma, es bueno resaltar que cada país tiene una particularidad. En Italia y España con una alta tasa de personas de la tercera edad la mortalidad es mucho mayor que en otros lugares.

- Advertisement -

Es por la crisis humanitaria que vive Venezuela que el nerviosismo se ha apoderado del país y existe mucho escepticismo en la capacidad del gobierno para manejar un virus tan complejo, que se propaga como el viento, que en menos de una semana provocó el colapso de los sistemas de salud de Italia y España, por nombrar solo dos países.

Es por ello que le exigimos responsabilidad a los actores políticos del país porque si apelamos a las matemáticas, y somos optimistas, de llegarse a contagiar un 4% de la población, sería imposible conectarlos en ventilación mecánica en nuestros hospitales.

Señor Nicolás Maduro, usted controla todas las instituciones del país, por lo que es el máximo responsable. En el 2013 su despacho dio la orden para que no se mostrara a los venezolanos las verdaderas estadísticas de los enfermos de zica, sobre todo los que derivaron en el síndrome de Guillain Barré, así como el número de los fallecidos a causa del brote de difteria.

Señor Nicolás Maduro, usted empezó mintiéndole a los venezolanos al decir que va a blindar al país, que tiene las suficientes medicinas para las personas que sean afectadas. Deje la arrogancia y no trate de ganar rédito político con algo tan grave que ha colapsado a las potencias más fuerte del mundo.

La verdad es que en los hospitales los médicos, enfermeras y personal subalternos no tienen mascarilla ni guantes para atender a los pacientes. Déjese la arrogancia y solicite ayuda a los países que puedan ayudarnos en estos momentos. Cómo puede un país con un sistema de salud en ruinas hacerle frente a esta pandemia.

Empezó usted mal porque dejó que entrara el virus cuando hace una semana debió prohibir los vuelos desde Europa, de Colombia y de Panamá. Ahora haga el cerco finito y no le mienta a la gente porque no estamos en el 2013.

Señor Juan Guaidó, déjese de circo y si de verdad quiere ayudar en esta crisis que se avecina, no ande buscando protagonismo paralelo anunciando la creación de una comisión para atender el coronavirus, que lo único que generaría es una contrainformación que va elevar aún más el terror psicológico en las redes sociales.

No diga que va a buscar ayuda internacional de los 60 países que lo apoyan para reconstruir el sistema hospitalario cuando esas naciones están luchando con sus propias precariedades para enfrentar la pandemia. En estos momentos no se trata de vamos, sino de lo que se va hacer ahora, puesto que este país no tiene agua ni para lavarse las manos.

Hay que estar a la altura de los grandes estadistas. Hay que unirse en un solo frente porque de nada sirve a los venezolanos dos poderes enfrentados, buscando ganancia política con una tragedia que no distingue de raza ni ideología política.

Marcos Hernández es periodista y fundador de la ONG Periodistas por la Verdad@hmarcovalor

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

4.86/5 (14)

¿Qué tan útil fue esta publicación?