Maduro es la peor sombra de Chávez. Parte II

45

Por Antonio Sucre

A continuación seguimos con el análisis cualitativo de la gestión del gobierno de Nicolás Maduro para demostrar que se ha extraviado el camino de Hugo Chávez y se ha retomado la senda de la IV República. Mostramos algunos indicadores fundamentales de organismos reconocidos oficialmente para la prosperidad y el desarrollo nacional, que hablan por sí solos y que permiten llegar a conclusiones evidentes.

Producción de acero

Los datos publicados por la Asociación Mundial de Acero demuestran que el Gobierno de Hugo Chávez incrementó la producción de acero en el país hasta 320 mil toneladas mensuales en promedio. Al igual que en la producción petrolera, Maduro no sólo destruyó todo lo hecho por Chávez, sino que llevó al sector a la peor situación en cuatro décadas. La industria metalúrgica en el país está virtualmente detenida. Aunque la producción promedio durante la gestión de Maduro es de 80 mil toneladas de acero, al cierre de 2018 sólo se produjeron 5 mil toneladas mensuales.

Reservas internacionales

Según los datos del Banco Central de Venezuela, los gobiernos que precedieron al de Chávez promediaron aproximadamente 7 mil millones de dólares en reservas internacionales desde 1962 hasta su triunfo electoral en 1998. Chávez elevó esta cifra a registros históricos, promediando casi 25 mil millones de dólares durante toda su gestión.

Maduro ha llevado al país casi a la bancarrota. Si bien es cierto que su gestión promedia casi 15 mil millones de dólares en reservas internacionales (10 mil millones de dólares menos que lo alcanzado por Chávez), al cierre de noviembre de 2018 registró apenas 8.700 millones de dólares, un monto muy inferior a los alcanzados en tiempos previos, cuando se logró acumular más de 40.000 millones.

Producto interno bruto (PIB)

Como se demuestra en el gráfico anterior, elaborado a partir de datos del Banco Central de Venezuela, durante el ocaso de la IV República, la economía del país prácticamente no creció. Sin embargo, cuando el Comandante Chávez asume el poder en Venezuela, inicia una serie de políticas económicas que permitieron al país crecer a una tasa de 3% promedio durante sus 14 años de gestión.

Durante este período, se alcanzaron valores puntuales de crecimiento económico hasta de 36,1% en 2004 y desde ese mismo año hasta 2009 el PIB promedió más de 8%, siempre en valores positivos. Mientras que durante el gobierno de Maduro, la economía nacional se ha hundido a una tasa de -4,5% promedio en estos últimos 5 años.

Reservas de oro

Las reservas de oro monetizado, es otro indicador que habla por sí solo. Entre los años 200 y 2013 se promediaron más de 350 toneladas de oro para el país. Incluso, el mismo Hugo Chávez repatrió todo el oro que se encontraba en bancos internacionales y lo dejó en resguardo del Banco Central de Venezuela. Maduro, en cambio, ha descapitalizado el país. Apenas promedia unas 280 toneladas de oro a lo largo de sus 6 años de gestión, pero puntualmente, al cierre de diciembre de 2018, Venezuela sólo disponía de unas 160 toneladas de oro.

Inflación

Según datos del Banco Central de Venezuela y un gran número de organismos internacionales, Venezuela atraviesa actualmente un cuadro hiperinflacionario. Las estadísticas demuestran que la IV República tuvo un promedio de 28% de inflación desde 1973 (primer dato histórico disponible), hasta la llegada al poder de Chávez.

A pesar de del golpe de Estado y ataques económicos, Chávez logró promediar durante su Gobierno, una inflación del 22%, aún menor que la generada por los gobiernos de la IV República. Y es muy importante destacar que durante Chávez la inflación llegó a ser de apenas 10,4% en abril de 2006 y que luego del golpe de Estado y el sabotaje petrolero, este indicador mantuvo una tendencia a la baja constante.

La gestión de Maduro, habla por sí sola. Sus continuos desaciertos, solo profundizan el ciertamente existente ataque imperial y las constantes trabas y limitaciones que enfrenta nuestra economía. Lo que definitivamente es cierto es que los indicadores analizados ofrecen un panorama claro que nos permiten hacer las siguientes afirmaciones:

  1. La IV República pudo hacer mucho en favor del país y el Pueblo de Venezuela, pero los compromisos con intereses económicos internos y externos, facilitaron el saqueo del país y el olvido de las necesidades de los más humildes. No hubo ni felicidad, ni estabilidad social, ni estabilidad política sustentable. Se trató, en el mejor de los casos, de un espejismo, un engaño, un gran fraude.
  2. Hugo Chávez recibió un país destrozado y saqueado, llevándolo de las ruinas a un estado de fortaleza nunca antes visto. Todos los indicadores mejoraron en su Gobierno generando estabilidad política, estabilidad social y felicidad para el Pueblo que veía con optimismo el futuro de la Patria.
  3. Maduro ha destruido toda la obra del Comandante Chávez. No existe justificación alguna para un desastre de tales proporciones. Todos los indicadores desmejoraron con él, lo que convierte a su gestión en la peor de la historia del País y lo más grave es que ha enterrado la esperanza del Pueblo en un destino mejor.
  4. Éste “gobierno” NO es la continuidad de Chávez. Las estadísticas demuestran la insalvable brecha que existe entre una época y otra. Con Maduro se ha extraviado el camino de Chávez y se ha retomado la senda de la IV República.

Lee aquí la Parte I

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.