Los Pitazos del Director | Sin gasolina no hay paraíso

2688
El Gobierno espera que se puedan producir en las refinerías 86.000 barriles de gasolina en seis semanas, para mitigar las angustias del ciudadano común | Foto: Irene Revilla

Luego de la aventura de Macuto, Operación Gedeón, solo la pandemia del coronavirus, la escasez de alimentos y sobre todo de gasolina son amenazas creíbles en contra de la gestión de Nicolás Maduro, quien, debido a que ahora se siente fuerte y seguro, hace tres días dio un paso que alertamos la semana pasada: replanteó la posibilidad de que este año haya elecciones parlamentarias, incluso en medio de la cuarentena extendida. Pero repetimos, los meses por venir no serán tardes placenteras en una playa macuteña, porque sin gasolina no hay paraíso.


De allí todos los esfuerzos que realizan desde Pdvsa, con la ayuda de iraníes y chinos, para llegar a producir en un lapso de seis semanas 86.000 barriles de gasolina, que permitan mitigar las angustias del ciudadano común, así como la presión de militares y familiares por la falta de combustible.

LEE TAMBIÉN

VECINOS DE MACUTO AÚN ARMAN EL ROMPECABEZAS DE LA OPERACIÓN GEDEÓN

Desde hace cerca de dos semanas, en las refinerías de Paraguaná comenzó a observarse el movimiento de trabajadores y la contratación de personal adicional para reparar las ruinosas instalaciones de Cardón y Amuay, que tienen capacidad para refinar 960.000 barriles diarios de crudo, pero que hasta hace una semana estaban en cero producción, luego del desastre del chavismo-madurismo.

La agencia de noticia especializada Argus identificó hasta el 8 de mayo 16 vuelos de la aerolínea Manhair, desde Teherán hasta Punto Fijo, para traer los insumos y técnicos que se requieren para arrancar las plantas de las dos refinerías paraguaneras. El gobierno de Maduro pagaría ese apoyo con las reservas de oro que quedan en el Banco Central de Venezuela.

De acuerdo con información ofrecida por trabajadores de Cardón a El Pitazo, ya se observan los efectos de la ayuda extranjera. En esa instalación se está produciendo gasolina, dijo una persona de Pdvsa a la corresponsal del medio en Punto Fijo. Se espera que ocurra lo mismo en Amuay dentro de poco, con la intención de alcanzar en seis semanas esos 86.000 barriles diarios. Por ahora, solo llegarían a 25.000 de gasolina y 50.000 sumando otros derivados.

No obstante, aún en Punto Fijo no sienten los efectos de esa producción de combustible. En la península solía no haber escasez, ni colas en las estaciones de servicio. Por eso, el hecho de que aún los paraguaneros padezcan por no poder surtirse de gasolina, indica que la producción de Cardón, si realmente existe, es aún muy baja.

Hace cerca de un mes, también se informó que El Palito comenzaba a producir gasolina. El arranque de esa refinería, con un tercio de capacidad de producción que Amuay (140.000 versus 645.000 barriles diarios), fue anunciado con estridencia por el oficialismo, aunque no tuvo ninguna incidencia en la escasez de gasolina. Pero en la actualidad, se encuentra otra vez paralizada.

¿Qué hace pensar que no ocurrirá lo mismo con la poca producción de Cardón? Nada. Todo parece indicar que si ambas refinerías llegan a arrancar, con la ayuda de iraníes y chinos, no será por mucho tiempo. Incluso, el exgerente del Complejo Refinador Paraguaná, Emilio Herrera, quien dirigió el Foro chat de El Pitazo el viernes, asegura que es falso de toda falsedad que Cardón esté produciendo. Además, afirmó que se necesita un mes y medio para el prearranque, y en total no menos de cuatro meses para iniciar la producción. Uno de los aspectos más resaltantes de lo que expuso el experto es que las refinerías necesitan equipos e insumos que solo se producen en EE. UU. Por eso, al igual que en el sector eléctrico, pareciera que la solución definitiva pasa por una fuerte inversión que vendría al país solo después de que Maduro abandone el poder.

En todo caso, el oficialismo en junio espera contar con gasolina que llegará de Irán. Fuentes reportan que tres barcos iraníes están en Gibraltar y dos más salieron del país persa con combustible.

Pero esa gasolina iraní, según los cálculos del experto en energía, Nelson Hernández, tendría un costo de fletamiento por cada barril de $4,9, mientras que si la trajeran de Houston, el flete costaría  $1,16; y desde Veracruz $1,11. Por lo tanto, el precio de la gasolina, tal como lo escribió el articulista Rogelio Guevara en una columna de esta sección: “Para la recuperación de la producción de gasolina, ya sea interna o con importaciones, será a precios internacionales. Eso de gasolina barata quedó en el pasado”. Pero el precio será mayor si la traen de Irán o China, países aliados de Maduro.

Ahora, si el oficialismo no logra estabilizar la producción de las refinerías y solo depende de las importaciones, con los escasos recursos que quedan en las reservas internacionales, la situación se pone cuesta arriba, y se puede convertir en un infierno para el gobierno de Maduro, que sentirá las presiones de sus aliados, porque sin gasolina, repito, no hay paraíso.

César Batiz es periodista egresado de la Universidad del Zulia, especializado en Periodismo de Investigación. Director de El Pitazo. @CBatiz

4.65/5 (34)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO