Los Pitazos del Director | El Proyecto CAF-Grupo de Boston: Maniqueísmo y oscurantismo

467
| Foto: Archivo

Desde la semana pasada se inició una discusión pública, a través de medios de comunicación y redes sociales, sobre el proyecto para atender la emergencia eléctrica elaborado por CAF-Grupo de Boston y que sería ejecutado por Pnud, con crédito de $350 millones para invertir en el servicio eléctrico en Zulia, los Andes, parte de Miranda y Nueva Esparta.

El Pitazo entrevistó a los ingenieros José Aguilar y Miguel Lara, quienes tienen más de 30 años de experiencia en el sector eléctrico. Ambos coincidieron en señalar que existía un sobreprecio en el proyecto presentado.

LEE TAMBIÉN

DOS EXPERTOS ASEGURAN QUE ENDEUDAMIENTO CON CAF TIENE SOBREPRECIO DE USD 140 MILLONES

Sobre este proyecto y otras ideas que han surgido, quisiera expresar algunas opiniones, desde mi lugar de ciudadano, experiencia periodística de más de nueve años abordando temas del sector eléctrico y como zuliano.

En primer lugar, deseo aclarar, tal como lo dijeron los especialistas Daniel Rosas y Jesús Urbina, que no se puede hablar de sobreprecio en un proyecto. Lo correcto es indicar que se trata de una sobreestimación. Esto creo necesario aclararlo para seguir con otros puntos y aspectos aún más importantes.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | DOS ESPECIALISTAS COINCIDEN EN QUE NO HAY SOBREPRECIO EN PROYECTO DE LA CAF

Debemos dejar de lado el maniqueísmo al analizar este y otros proyectos. No ayuda de mucho considerar que todos los que están a favor del proyecto de la CAF-Grupo de Boston quieren obtener una ganancia monetaria. O al contrario, pensar que todo el que opine o no vote a favor del mismo proyecto es una persona desconsiderada y que quiere ver al pueblo zuliano sufrir eternamente los apagones. Ninguna de las dos opiniones ayudan a buscar una solución efectiva y más adecuada.

Además, este análisis maniqueísta enfoca la responsabilidad de la corrupción eléctrica e ineficiencia en los actores equivocados, mientras los grandes culpables del robo y derroche de cerca de $36.000 millones destinados a atender la crisis eléctrica, los oficialistas, observan las críticas y acusaciones entre miembros de la oposición.

Buscar la solución efectiva y más económica es una necesidad, debido a que ese proyecto se basa en un crédito. Por eso considero necesario consultar otras opiniones que las realizadas para el proyecto CAF-Grupo de Boston que, de acuerdo con expertos, parece tener fallas técnicas y financieras.

Por eso, los actores políticos y sociales deberían estar de acuerdo con la decisión de la Asamblea Nacional de convocar a una comisión especial que analice el proyecto CAF-Grupo de Boston y que estudie otras opciones técnicas financieras para dar una respuesta, no solo a Zulia, los Andes, Nueva Esparta y parte de MIranda, sino alcanzar a más estados, aunque la solución definitiva no llegará hasta que ocurra la transición política en el país.

Un aspecto importante es que CAF aclare el carácter humanitario del crédito, la deuda total del Estado venezolano con el banco y la posibilidad de que Venezuela caiga en default, por ejemplo.

La respuesta que se ha tenido, hasta ahora, del Banco de Desarrollo Latinoamericano CAF es el silencio ante la solicitud de información de los periodistas de El Pitazo, pese a que en la página web de la entidad se promociona la transparencia y el comité de ética.

CAF es una entidad en la cual, el Estado venezolano tiene, a través del Ministerio de Finanzas, Bandes y Fogade, acciones A y B. Por lo tanto, todos los venezolanos somos, en efecto, accionistas de CAF y, por lo tanto, deberíamos poder solicitar y recibir información. Al contrario, lo que observamos es un oscurantismo alrededor de los créditos del banco.

Por otra parte, los diputados de partidos como PJ y VP se encuentran en deuda con los venezolanos, pues dejaron en manos de Un Nuevo Tiempo y AD la formulación del proyecto CAF-Grupo de Boston, sin presentar una alternativa.

Un aspecto importantísimo es que Juan Guaidó, como presidente encargado, dé una ruta de esperanza para un país que sufre los apagones. Su silencio en este tema, bien sea porque no tiene el manejo de la ejecución de proyectos o por cálculo político, lo afecta como líder de la oposición. Este es un problema básico de los venezolanos que debe afrontar.

Por último, como advertencia, por si alguien piensa que los zulianos saldrán a protestar por estar apagados, la falta de electricidad, de agua, de salud y alimentos se han convertido en un mecanismo de control social. No se trata de aprobar o desaprobar un proyecto por el cálculo político. Se trata de buscar lo que sea mejor para la mayor cantidad de personas y para la nación.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO