27 C
Caracas
miércoles, 24 febrero, 2021

Los Pitazos del Director | Un año después de los errores del 23 de febrero en la frontera

-

Si algo debemos cambiar los venezolanos es ese constante deseo de dejar nuestro futuro como sociedad en manos de la suerte y de la buena voluntad. El 23 de febrero de 2019, cuando se anunció el pase de la ayuda humanitaria, que supuestamente provocaría el quiebre de la Fuerza Armada, ocurrió precisamente esto que señalo. 

La dirigencia opositora, encabezada por Juan Guaidó, apostó, junto a algunos factores decisivos de EE. UU., a la buena voluntad de militares, quienes arriesgarían sus carreras y la seguridad de sus familias para generar la transición política tan esperada en Venezuela. 

Entonces observamos la ausencia de una estrategia clara para lograr los objetivos. Más aún, un año después me atrevo a decir que si hubiera realizado una planificación detallada, habrían desistido de la acción porque las posibilidades de éxito eran ínfimas. Pero claro, esto es un año después.

Ese 23 de febrero de 2019, estaba allí en Cúcuta junto al documentalista Tuki Jencquel y su asistente de producción, Ricardo Naranjo, por un encargo de la televisora alemana DW y en compañía del equipo de El Pitazo

LEE TAMBIÉN

LA OPOSICIÓN QUEDÓ MARCADA EL DÍA DEL INGRESO DE LA AYUDA HUMANITARIA

Desde muy temprano, en el hotel Casino se observó la presencia de dirigentes políticos de oposición y de militares en situación de retiro enfrentados al régimen de Nicolás Maduro, todos llenos de ánimos porque ese día ocurriría el quiebre de la Fuerza Armada.

El viernes 22, la jornada había terminado con Guaidó en la tarima del concierto de Aid Live Venezuela, evento organizado por el magnate y noble inglés, Richard Branson, que reunió a 32 artistas y a más de 250.000 espectadores en los alrededores del puente de Las Tienditas.

- Advertisement -

El dirigente opositor, designado presidente encargado un mes atrás, llegó al lado colombiano luego de más de dos días de carretera en un viaje que no tarda ni 15 horas desde Caracas. Tiempo después, se conocería que esquivó alcabalas de militares y policías, a veces con la complicidad de los propios funcionarios que tenían la misión de detener su paso. Al final atravesó el límite fronterizo gracias al apoyo logístico de miembros del grupo paramilitar llamado Los Rastrojos. 

Sin duda, la presencia de Guaidó en la tarima elevó los ánimos y sirvió para muchos como un buen augurio de lo que sucedería el 23 de febrero: el pase de los camiones con la ayuda humanitaria.

LEE TAMBIÉN

MIGUEL PIZARRO: «DESPUÉS DEL 23F NUESTRO TRABAJO ES VISIBILIZAR LA CRISIS

El día sábado la acción comenzó temprano. Antes de las 7:00 am se conocía del movimiento de militares, quienes pasaban la frontera por el puente Simón Bolívar. Se habló hasta del cruce de una tanqueta. La operación ya estaba en marcha, decía un militar que esperaba los reportes periodísticos para conocer el avance de la estrategia, pues no existía un comando de operaciones que llevara el control de lo que sucedía del lado venezolano.

Un poco después, los venezolanos que estaban en el campo de refugiados cercano a Las Tienditas comenzaron a marchar con un sanduche y un poco de agua en el estómago, convocados por dirigentes políticos para asistir al pase de la ayuda humanitaria. 

Pero primero el acto protocolar en la zona de aduana de Las Tienditas, con los presidentes de Colombia, Iván Duque; de Chile, Sebastián Piñera; y de Paraguay, Mario Abdo Benítez; y el secretario general de la OEA, Luis Almagro. Mientras tanto, en las afueras del lugar, parados tras una cerca, los ciudadanos se agotaban bajo el sol, indecisos de quedarse allí a la espera o trasladarse al puente Simón Bolívar, donde desde temprano, los manifestantes del lado colombiano se enfrentaban a bien apertrechados policías nacionales y guardias nacionales.

A la 1:00 pm ya se tenía información de alzamientos militares en la frontera con Brasil. Se mantenía la esperanza de que ocurriera el quiebre. Por eso, los ciudadanos que estaban desde el día anterior en Cúcuta, no dudaron en acompañar a los tres camiones que salieron de Las Tienditas para intentar ingresar la ayuda humanitaria por el tercer puente: Francisco de Paula Santander.

LEE TAMBIÉN

FOTOGALERÍA | HACE UN AÑO LA OPOSICIÓN BUSCÓ INGRESAR LA AYUDA HUMANITARIA A VENEZUELA

De lo que pasó allí existen muchos registros, como el caso del incendio de los camiones con ayuda humanitaria, atribuidos en un principio a miembros de la Policía Nacional Bolivariana. Pero luego se aclaró la historia y se colocaron las responsabilidades en su justo lugar. En un momento un par de jóvenes pasaron del lado colombiano con dirección a Venezuela con una gavera llena de bombas molotov. Como lo demostrarían casi al mismo tiempo Bellincast y el New York Times, fue uno de esos muchachos el causante del incendio.

Cuando terminó esa jornada, quedaban del lado colombianos heridos y cenizas, las relaciones diplomáticas rotas entre Bogotá y Caracas, y 60 militares y policías que pasaron la frontera para dejar de apoyar a Nicolás Maduro. En total, serían 1.285 funcionarios de organismos de seguridad, según Migración Colombia, quienes desde ese día rebasaron el límite de ambos países, con la esperanza y la voluntad de lograr el cambio.

Pero en realidad, 365 días después, esos 1.285 militares y policías venezolanos, en su mayoría desatendidos del lado colombiano, al salir de la forma en que la hicieron, sirvieron como una purga en el interior de los organismos de seguridad.

Esos hombres y mujeres, de haberse mantenido activos, serían posibles aliados de una transición. Desde adentro eran más útiles que apostados del otro lado de la frontera, donde ahora, y luego de ser degradados, vejados y sus familias perseguidas, sirven como disuasivos para una nueva acción de compromiso entre Fuerza Armada y oposición.

Hoy ellos son un claro ejemplo de que no basta la suerte y la voluntad para lograr la transición.

César Batiz es periodista egresado de la Universidad del Zulia, especializado en Periodismo de Investigación. Director de El Pitazo. @CBatiz

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado