Los milagros de Venezuela

36

Sabemos que es inédito, más que esto, es imposible de creer, de vivir y de explicar. En esto se nos han ido 20 años y seguimos. Los de adentro resistiendo y los de afuera… ¿qué hacen los que están afuera?

Dos meses después de haberse convertido en el presidente interino de Venezuela, por primera vez en la historia del país y después de 20 años con un mismo gobierno, Juan Guaidó sigue siendo voz, imagen y esperanza. Eso ya es insólito si usted toma en cuenta que Venezuela es un pueblo golpeado hasta en la lona, aún así siempre se puede estar peor.

En los últimos 15 días el país ha probado un «pedacito» como nos explicó la vicepresidenta de la venganza, Delcy Rodríguez, de lo que viene.

Si bien se sabe que nunca fue una iguana, sin importar que lo haya dicho Chávez desde 2009 hasta 2013, la realidad es que se robaron hasta el cubito para la sopa. El comandante destructor, finalmente desapareció, tuvo a bien dejar las huellas de todo cuanto hizo, perdón, deshizo. Nos dejó a oscuras y no es metáforico.

Somos el país de lo insólito y entonces toca explicarnos:

No tenemos dos presidentes, tampoco llegamos a tener uno, tenemos a un usurpador que ha violando la Constitución tantas veces como artículos ésta contiene y tenemos a un Presidente de la Asamblea Nacional (Congreso) a quien le correspondió cumplir con esa misma Constitución.

Pero aquellos que no conocen nuestra larga dictadura se preguntan, ¿por qué no juró en la sede del Congreso? No, no se podía hacer en el hemiciclo del Asamblea, nuestro palacio legislativo está custodiado, pero por colectivos armados, dícese de grupos paramilitares que están allí para amedrentar, lanzan orine, piedras, clavan uñas y son capaces de partir cabezas con bates, cuando no, simplemente disparan.

Tampoco el joven presidente interino se ha propuesto opacar al usurpador, si bien es un hombre de pueblo, honesto sobre todo, aquí sí que no es fácil opacar a un tipo ya opaco.

El país se defiende desde afuera

Venezuela es el único país donde puedes ver por televisión en cadena nacional noticias falsas sobre una realidad que se desborda, cruenta e internacionalmente conocida. Único país de cuyo vientre salen casi cinco millones de venezolanos para nunca olvidar sus orígenes y seguir explicando en 1.000 lenguas si fuese necesario la realidad y su historia.

En París (Francia) arrancó en 2002 Diálogo por Venezuela y ya van a ser 17 años de esta asociación de venezolanos en París, quienes con tropiezos y cantidad de aciertos siguen dando la batalla.

Se repetían las mismas protestas y en 2004 la gente se reunía en torno a la estatua de Bolívar en Nueva York, hasta René Rincón, periodista deportivo, cargaba con una bebé que hoy día es una joven estudiante.

Periodista deportivo René Rincón durante manifestación
en Nueva York, 2004

Actualmente se diversificó la protesta opositora y desapreció la única oficialista, aquellos llamados círculos bolivarianos en París. De ellos no quedó ni un semicírculo dibujado en tiza. Al temido Temir Porras, si lo invitan a discutir con un opositor, prefiere mantener silencio haciéndose el respetuoso ante un público que lo ve como una especie en extinción y sin perdón. Por ahí se asomó un aislado grupito de los Chalecos Amarillos, que no entendían si el cuento de la iguana debía ser defendido o no, en realidad uno que otro recordaba que había un Bolívar y un Chávez, pero de resto ni idea sobre aquel lejano y petrolero país. Habían escuchado que el chavismo da dinero a quienes le apoyan y fueron a pedir una “ayudaíta”.

Tan sólo en París hay grupos de artistas plásticos que se unen a otros para conseguir mayor convocatoria, grupos de Facebook como Resistencia Activa, dirigidos por un arquitecto con una veintena de años en París, jóvenes estudiantes que invitan a la reflexión en sus salas de clase, distintos grupos de músicos y hasta una asociación que viene a aportar con su propuesta soluciones para aquellos a quienes les han robado el derecho a despedirse de sus parientes fallecidos, esto también merece una acotación explicativa:

En Venezuela pueden profanar una urna (hace rato que esto sucede), pero ahora con un agregado: no hay espacio en la morgue para tantos muertos y la entrega del cuerpo es todo un calvario, si la muerte no fue por causas naturales. Ya el velorio y entierro son sumas incosteables, lo que hace al ritual casi imposible de pagar.

Dada la situación de emergencia permanente, el viajar a Venezuela se hace imposible para la mayoría, se les muere la gente y no consiguen consuelo.

La Comunidad de Venezolanos Católicos en Francia propone el tercer domingo de cada mes, en la Iglesia de Saint-Germain l’Auxerrois, un encuentro para pedir por los pueblos que sufren vejaciones bajo dictaduras. Este domingo 16 de marzo rezaron por Venezuela y Nicaragua. Elvia Martínez, Liliana Rodríguez, Julia Rojas y Nancy Mora Lazenec proponen a laicos, budistas y a todo aquel que quiera sumarse a un encuentro que va del templo a la calle para compartir, discutir y entender no sólo la difícil realidad venezolana, sino la de otros países. Creando una unión entre los pueblos que sufren por gobiernos indolentes, corruptos y dictatoriales.

Los grupos de chat, las noches en vilo, la enorme necesidad de comunicar, de tomar calmantes y de abrazarse está en alza. Las redes ciertamente ponen loco a más de uno, porque está también la falta de información y también el exceso de ella, todo esto está contraindicado para la salud emocional.

Cuentan de alguien que se sentó a esperar un infarto en la madrugada porque no podía dormir y sentía el brazo izquierdo dormido. Otros se aíslan por tres o cuatro días para retomar un poco de equilibrio o no perder el trabajo. A su regreso lo esperan para ponerlo al día como si de un enfermo terminal se tratase, lo reciben con taza de valeriana y un frasco para llevar.

Los venezolanos fuera y dentro del territorio llevan desde el año 2000 protestando las arbitrariedades de Hugo Chávez y posteriores abusos de poder y violación de cuanto derecho humano se conozca.

Maduro, quien heredó la revolución bolivariana narco militar con disfraz de izquierda en 2013, ya no sabe qué inventar para detener a las grandes multitudes que siguen saliendo a las calles en apoyo a Juan Guaidó. En puntos de todo el planeta donde hay venezolanos hay protesta, hay denuncia y hoy en día hay nuevas iniciativa; la creatividad llegó para no morir.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO