Lo que ganó la Vinotinto femenina en la Copa América

403

Por: Milena Gimón

Terminó una Copa América Femenina más, la novena edición, pero la primera con este formato de grupos, semis y final. Una copa que tenía muchos condimentos en juego: súper atractiva, pero injusta al fin, porque la copa tiene apellido brasileño, prácticamente desde que se creó. La han ganado ocho de las nueve veces que se ha realizado, siendo Argentina, en su casa, la única que pudo despojar a las brasileñas de un título.

Venezuela llegó con una buena preparación a esta copa. Un mes intenso de trabajo en el Centro de Alto rendimiento en Margarita, cuatro partidos amistosos en el 2022, dos frente a Colombia y dos contra Chile. No perdieron en ninguno, y todo estaba encaminado a lograr la clasificación al mundial desde lo físico y mental. 

El debut contra Uruguay nos hizo soñar. Deyna Castellanos estaba en duda para la Copa, no jugó los amistosos previos por una lesión y tampoco entrenó con sus compañeras, pero iba de titular en el primer partido de la Copa América, un partido durísimo, con una Uruguay que ya sabíamos que iba a marcar mujer a mujer por toda la cancha. 

En ese encuentro estaba haciendo efecto la presión y esos contragolpes. El travesaño nos salvó una vez y, luego, frotamos la lámpara y apareció ella, la goleadora histórica de la selección con el gol que sumaba tres puntos. Si, la goleadora que sólo tiene 23 años. Así de inmadura es nuestra historia futbolística: que una chica que apenas da sus primeros pasos como profesional sea nuestra esperanza y salvadora. Después me detendré en esto. Por ahora, sigamos a la segunda estación: el rival más sencillo del GRUPO DE LA MUERTE. 

El 15 de julio de 2022, La Vinotinto femenina derrotó al equipo de Perú, 2 – 0, en su segundo juegos de la Copa América 2022. Deyna Castellanos anotó el primer gol en el primer tiempo del partido.

Enfrentamos a Perú con ese corazón grandote, y con la tranquilidad de saber que se debutó con victoria (imaginen lo que hubiera pasado si no hubiese sido así). Se ganó con más facilidad, aunque el resultado terminó siendo chico para las ocasiones que tuvimos. Si, voy a hablar en primera persona porque en algún punto yo fui ellas…hace muchos años, pero con menos difusión. 

Después de ese encuentro con Perú seguimos líderes. La clasificación ya era nuestra, del otro lado se estaban matando por clasificarse a las semifinales; acá parece todo más claro, pero nos toca Brasil y Argenina…Uff. Sin embargo, estábamos bien, no nos habían hecho goles, estuvimos invictas en lo que iba del año. Descansamos una jornada y tocó el turno con Brasil, ganadora de ocho, de las nueve ediciones del campeonato. Y tres días después, el despertar de Argentina

Yamila Rodríguez hizo trizas a sus rivales y llegó a nuestro partido con hambre de gol…Sí. De hecho, terminó líder goleadora de la copa. Hablo de esta misma Argentina que se ha clasificado tres veces a un mundial de mayores. Justo, el del año pasado, en Francia, empataron en el partido inaugural con Japón, unas campeonas del mundo. Luego perdieron apenas 1-0 contra las hoy campeonas de la EURO COPA (Inglaterra) y cerraron su participación en el mundial con un empate épico frente a Escocia (lo perdían 3 a 0 en el primer tiempo y lo empataron sobre la hora).

La Vinotinto femenina cae ante Argentina 1 gol a 0. La derrota la llevó a enfrentar a Chile para buscar un repechaje y tener la oportunidad de clasificar a Mundial Femenino de Fútbol. Sin embargo esta posibilidad se esfuma cuando pierde ante Chile 4 goles a 2.

Esa Argentina fue nuestro rival en la cuarta jornada. A Venezuela le servía ganar solamente por el gol diferencia y terminamos perdiendo con el único gol que nos habían hecho hasta ese momento en la copa. Fue un partido digno, heroico. 

El tercer lugar nos hizo jugar el último cupo disponible para el repechaje del mundial. Un repechaje que cambia de formato ya que, hasta el mundial pasado, se jugaba por sorteo con una confederación, ida y vuelta. El de Conmebol fue Panamá contra Argentina. ¿Recuerdan? Nuestro rival sería Chile, esa que vimos antes de empezar la copa y le ganamos en ambos partidos en su casa. Pero esta Chile es mundialista, también fue a Francia…y por un travesaño no se metió en cuartos de final. Esta Chile tiene a la mejor arquera del mundo, elegida por FIFA…esa misma que nos paró dos penales y le dio su pase a Chile al repechaje.

Venezuela tendrá el consuelo de jugar en los Panamericanos. No es poca cosa. Es la segunda competición en importancia del ciclo Olímpico, y seguro que es un lugar importante para seguir compitiendo en alto nivel. 

Yo fui una de ellas

Cuando arranqué estas líneas hablaba de la injusticia de esta competición donde se juegan, en tres semanas, prácticamente 4 años de la carrera de una futbolista sudamericana. Más que una Copa América son los juegos del hambre: se juega la clasificación al Mundial Femenino de Fútbol, cupos a los Juegos Olímpicos y a los Panamericanos, más la Copa América, que ya sería suficiente premio para tal competición. Estamos a años luz de Europa que jugó la Euro y tiene su sistema de clasificación olímpica y mundialista por separado.

Entramos sextas de Conmebol y terminamos sextas en la Copa. No es ningún retroceso y tampoco avance, pero por lo visto en la cancha, ganamos mucho: en calidad, en juego, en madurez, en sponsors, en atención de la prensa y de la federación. 

Cuando hablo en primera persona es porque tuve la “dicha” de vestir la Vinotinto (*) , que no era de la marca que vestía a los hombres, por cierto. El short era como el que usaban los chicos para su entrenamiento. Hicieron la convocatoria con las que pudimos dejar el trabajo por vacaciones, y nos aventuramos en un autobús con los neumáticos en último estado, hasta la ciudad de San Cristóbal, donde estuvo nuestra base durante un mes. Luego cruzamos a Cúcuta a jugar unos partidos, y nuestro hospedaje venía con sus visitantes terrestres. Ahí sí me quejé, porque no se podía bañar sin tener una cucaracha cerca. 

Volvimos a Caracas antes de viajar, me crucé con el Sub17 de Venezuela y ahí conocí a un tal Tomás Rincón. Pensé que estábamos listas para triunfar, ese mes de entrenamiento a doble turno, y partidos al mediodía para aclimatarnos nos sentaría muy bien para ir a jugar en la altura de Loja con 8 C° de temperatura. De eso se dieron cuenta cuando aterrizamos en bermudas a las 3:00 am en Ecuador. 

El día que nos presentamos para el debut, el entrenador me dijo: “Milena, juegas de 5, más retrasada, para que ayudes en la defensa”. Mi cara reveló lo dramático de la orden; quedé desconcertada: había entrenado ese mes en mi verdadera posición: delantera. Nos fuimos con 10 goles de vuelta a Venezuela, en 2 partidos jugados (2).

Hoy, después de casi 20 años de mi debut con la selección, puedo decir que hemos crecido. Ganamos, y mucho…logramos notoriedad, visibilidad y competimos contra las mejores de Sudamérica, pero todavía tenemos que seguir creciendo. 

Hacía tres años que no se jugaba la liga femenina en Venezuela, donde no todas las jugadoras son profesionales y las que lo son, tienen que buscar otros trabajos porque no puede vivir sólo del fútbol. Además, no hay seguro para las jugadoras que se lesionan, ni una competición anual que nos permita intentar alcanzar a las otras confederaciones que están a años luz, pero CRECIMOS. Hoy tenemos uniformes, entrenamientos con un cuerpo técnico completo, un centro de entrenamiento con instalaciones de mucha calidad, partidos amistosos, un sponsor y jugadoras que están en las ligas top. 

Estamos partiendo ahora de la misma base que lo hicieron quienes nos superaron en la Copa América, y si mantenemos el trabajo que estamos haciendo, los resultados llegarán… En realidad, ya llegaron, aunque en algunas personas predominen las ganas de criticar a estas chicas. Piensen que detrás de cada una de ellas sólo hay esfuerzos. Lo sé, porque un día fui ellas, y hoy puedo decirlo desde mi silla.

  • (1) Milena Gimón jugó los nacionales universitarios con el equipo de fútbol de la UCAB Spirit, al que condujo al subcampeonato del torneo Apertura 2006. En esa temporada el equipo de Milena ganó el campeonato con 7 goles a su favor y solo uno en contra. Antes, en 2005, estableció un récord de goles en un solo partido marcando 7 goles. Aquel día el Spirit venció por 15 goles a Deportivo Ávila. Partido disputado en el estadio Arnaldo Arocha de los Teques.
  • (2) Milena Gimón participó del equipo de selección nacional de mayores de Venezuela en las eliminatorias sudamericanas de 2003, donde jugó dos partidos que finalizaron con derrotas: frente a Colombia por 8 goles y contra Ecuador por 2 goles.

MILENA GIMÓN | Twiter e Instagram: @milenagimon

Periodista deportiva venezolana. Conductora del programa Marca Femenina y Fútbol Total en DirecTV Latinoamérica.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.