Llegó gasolina a Caracas: ¿De dónde viene y de qué calidad es?

3501

LOS PITAZOS DEL DIRECTOR


Por: César Batiz

La mañana de este domingo, en el este de Caracas se formaron largas colas en las estaciones de servicio dolarizadas, por segundo fin de semana seguido. Al igual que hace siete días, este viernes se anunció que atracó un buque en Carenero con gasolina para la capital del país, en tanto en el resto de Venezuela continúan a la espera de una gota de combustible y hasta se han escenificados protestas como las reseñadas en Boca de Uchire, estado Anzoátegui, el 19 de septiembre.

Pero, ¿de dónde viene esa gasolina que echan en Caracas? ¿Es nacional o importada? ¿Es realmente gasolina? ¿Qué octanaje tiene? ¿Cuánto durará? ¿Cuándo llegará la gasolina iraní? ¿Por qué este cargamento persa no fue detenido por las autoridades de EE. UU.? Esas son algunas preguntas que surgen al ver las interminables filas de vehículos en las estaciones de servicio del este caraqueño.

La semana pasada se anunció que el barco Beauty One llegó a Carenero con gasolina. De inmediato, algunas personas pensaron que este era un combustible importado. Pero debemos aclarar que el buque que trasladó el cargamento a la Región Capital se dedica exclusivamente, al menos en los dos últimos meses, al cabotaje, lo que significa que únicamente viaja entre puertos venezolanos. 

De acuerdo con Marine Traffic, base de datos de embarcaciones en el mundo, el Beauty One inició su trayectoria en Cardón, estado Falcón, por lo que se puede suponer que el combustible que descargó en Carenero provenía del Complejo Refinador Paraguaná, conformado por las refinerías de Amuay y Cardón. 

Este viernes 18 de septiembre se anunció el arribo de otro buque a Carenero con gasolina para abastecer a los automotores en Caracas. Se trata del Manuelita Sáenz, que al igual que Beauty One se ha dedicado en al menos el último mes al cabotaje, aunque antes realizó viajes a Cuba.

Tras una nueva consulta a Marine Traffic, queda en evidencia que el 1° de septiembre, el Manuelita Sáenz estaba en los puertos petroleros del Lago de Maracaibo. Luego pasó a Cardón. De allí se trasladó a El Palito antes de llegar a Carenero. Su próximo destino será Puerto La Cruz, según el dirigente sindical petrolero, Eudis Girot. No obstante, al momento de redactar este artículo se hallaba a la altura de Naiguatá. 

A partir de esta información se deduce que el combustible que ambos buques trajeron a Caracas, proviene al menos de Cardón. En el caso del Manuelita Sáenz queda la posibilidad de que haya recargado en El Palito, estado Carabobo. Pero lo que sí se descarta es que este carburante que estamos usando en los vehículos, sea importado, al menos que a su paso por Falcón haya realizado un proceso ship to ship -trasiego entre un barco y otro- con un buque fantasma de los que estaba anclado en Aruba. Pero esta última parece una posibilidad remota.

Al consultarle al exgerente de Refinería en CRP y profesor universitario Emilio Herrera, sobre la gasolina que venden en Caracas, el experto enfatiza que eso que llamamos gasolina es cualquier cosa menos gasolina. 

Para echar corto el cuento largo, el experto advierte que a ese combustible que expenden en las estaciones de servicio en la Región Capital, le falta muchos de los componentes que hacían de la gasolina venezolana una de las mejores del mundo. 

Asegura Herrera que si bien los carros pueden andar con ese carburante conformado por nafta liviana y pesada, que se producen en Amuay, Cardón y El Palito, tarde o temprano terminarán con el motor dañado.

Incluso, Herrera apunta que las autoridades venezolanas no tienen ni idea de qué octanaje es el combustible que se vende, porque la máquina que hacía esa prueba se dañó. No obstante, Girot asegura que es de 91 octanos.

El energista y miembro de la Academia Nacional de la Ingeniería y Hábitat, Nelson Hernández, coincide con Herrera. “Eso que están vendiendo no es gasolina. Pero es un combustible y es lo que hay”, sentencia.

Una fuente empresarial comentó que en abril de este año, el vicepresidente de refinación de Pdvsa, Gabriel Oliveros, contó a miembros de la Cámara Petrolera de Venezuela, que la gasolina venezolana era como mezclar perfumes de la calidad del Jean Marie Fariña y el Carolina Herrera, pero que ahora no se produce porque las sanciones de EE. UU. impiden el acceso a los catalizadores que se requieren para lograr el combustible premium.

Saber cuánto durará este combustible que para Herrera y Hernández no es gasolina, no parece una tarea fácil de cumplir. Pero una fuente comentó que en Cardón quedan cuatro días de inventario.


Para echar corto el cuento largo, el experto advierte que a ese combustible que expenden en las estaciones de servicio en la Región Capital, le falta muchos de los componentes que hacían de la gasolina venezolana una de las mejores del mundo

César Batiz

Ahora, lo narrado hasta acá ocurre mientras se espera que llegue un nuevo cargamento de gasolina iraní. De acuerdo con la información de dos fuentes independientes consultadas, los dos primeros buques con el cargamento iraní deben arribar el 28 de septiembre.

Pero extraña que EE. UU. no impidiera el tránsito de tres buques desde Irán. La respuesta a esa interrogante la dio el asesor especial para Venezuela e Irán del gobierno de estadounidense, Elliot Abrams. El funcionario noreamericano respondió a los periodistas que han logrado el objetivo de que las sanciones aplicadas por su país persuadieran a quienes pueden vender gasolina a Venezuela, como Rusia y China.

“Hay tres (buques) en camino, que proporcionarán algunas semanas de gasolina. Si quisieran evitar la escasez que ahora es tan común en Venezuela, habrían tenido que salir ayer de Irán con otros tres petroleros. Necesitaría un servicio de transporte, que no hemos visto”, dijo Abrams.

Mientras el suministro de gasolina a Venezuela se convierte en un tema de la geopolítica mundial, sobre todo en este momento en el que crecen las tensiones entre Irán, Israel y EE. UU., al finalizar este artículo vemos una demostración más del desespero que provoca la falta de combustible en el país. 

Tres hombres sufrieron quemaduras cuando intentaban robar gasolina blanca de un oleoducto en Ulé, estado Zulia, con la presunta complicidad de funcionarios de Protección Control y Pérdida (PCP) de Pdvsa y guardias nacionales, según fuentes de El Pitazo. Así pasa, mientras en Caracas llega un combustible sospechoso. 

Hazte Aliado

Hace semana y media, El Pitazo lanzó una invitación a sus seguidores. Transformar emociones como la rabia, el orgullo, la indignación o la nostalgia en una energía que movilice a ayudar a que 55 periodistas continúen haciendo su trabajo de informar de lo que ocurre en todas las regiones del país. La forma de colaborar es haciéndose aliado de El Pitazo. Por eso, los invito a dar clic en este enlace y conocer las ventajas de ser aliado o súper aliado de este medio de comunicación que dice lo que otros callan. https://elpitazo.net/hazte-aliado/


CÉSAR BATIZ | @CBatiz

Periodista egresado de la Universidad del Zulia, especializado en Periodismo de Investigación.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.