23.7 C
Caracas
miércoles, 18 mayo, 2022

Las redes sociales nos han hecho superficiales…

-

Por Juan Viale Rigo

Lo sucedido con George Floyd es solo la punta del iceberg de los abusos policiales. Fue un crimen atroz e injusto. Sin embargo, no es el único caso en los últimos meses: Tony Timpa por ejemplo, un hombre blanco quien minutos antes de su muerte decía “me vas a matar”, mientras yacía en el suelo siendo sofocado por un policía mientras el resto de los oficiales se burlaban y hacían bromas de él. Este hombre sufría de esquizofrenia y esa noche había consumido cocaína, cuando busco ayuda al llamar al 911 solo consiguió la muerte. Sobre este hombre nadie dijo nada al respecto, no hubo mucha cobertura mediática y mucho menos disturbios. No fue un caso mediático, nadie le dio la importancia que merecía aun cuando fue una muerte sumamente trágica y humillante.

El problema es cuando asesinan a alguien perteneciente a una minoría o, en el caso de Floyd, a una comunidad. Alguien a quien puedan martirizar y armar toda una campaña mediática. Ahí salen todos a destruir la ciudad y colgar en sus redes mensajes de efímera indignación cargados de hipocresía… Basta con hacer una pequeña revisión a los antecedentes de este tipo de casos para ver qué nuestra sociedad solo se indigna cuando un hecho se vuelve mediático. Es triste que nuestra sociedad actual sea selectiva ante la injusticia y solo reaccione cuando un hecho trasciende a los medios con esta magnitud. Nos volvimos tan superficiales que la indignación solo dura mientras el hecho está vigente y se puede publicar al respecto, como si la muerte de este hombre solo fuese una tendencia más en redes. Ojalá así como denuncian los casos de abuso policial o por motivos raciales que son tendencia, también lo hicieran con los que se cometen en nuestro continente y pasan por debajo de la mesa, donde por cierto, los abusos policiales no son el único problema, también el racismo, que lamentablemente aún se mantiene en pie y se ha normalizado. La indignación no puede ser selectiva.

Lo superficial que puede llegar a ser esta generación no tiene límites. Me pregunto en qué momento una muerte comenzó a ser más importante que otra. Una muerte de un inocente por abuso policial o un acto de odio debe ser repudiado por igual… sin distinción de raza, religión o orientación sexual. Hoy es George Floyd, pero mañana seguirá sucediendo,  ¿Nos indignaremos igual si el que muere mañana es un “blanco privilegiado” como Timpa? Habrá que ver si este precedente tuvo algún efecto real sobre la conciencia de quienes hoy se rasgan las vestiduras rechazando el abuso policial. Si queremos realmente generar cambios, debemos comenzar por nuestras naciones, en donde la impunidad y la corrupción es el pan de cada día y donde las redes sociales pueden generar cambios positivos en estos casos que muchas veces pasan por debajo de la mesa y no se les hace justicia.

A Floyd se le hizo justicia, el alcalde destituyó de sus cargos a los dos policías y el FBI los detuvo para someterlos a juicio por homicidio. Preguntémonos entonces, qué tan probable es que esto ocurra en nuestras naciones donde como mencioné antes, la impunidad es el pan de cada día. Si quienes hoy se indignan con la muerte de George Floyd quieren honrar realmente la memoria de este hombre, deben comenzar por buscar visibilizar a todos los que tienen este trágico final y sus crímenes quedan impunes. Tal es el caso de Timpa, los tres oficiales fueron juzgados por crímenes menores de conducta mortal y los cargos fueron desestimados por el fiscal del distrito…

Este artículo es un llamado a la conciencia, no podemos seguir pensando que generaremos cambios mientras denunciemos la injusticia de forma selectiva. Yo no usaré un hashtag o pondré mi perfil en negro porque lo considero una acción estéril, no generaré cambios por defender una causa en una noche… Los grandes líderes de estas causas dedicaron sus vidas a la lucha contra la injusticia, la violencia, el abuso y en la búsqueda de la igualdad y los derechos civiles, consiguiendo grandes cambios con sus acciones y perseverancia… Dos de ellos fueron asesinados luchando por sus ideales: Martin Luther King y Malcolm X. Para defender causas hay que luchar por ellas y comprometerse, no es algo tan efímero como lanzar un publicación en redes cada vez que un crimen injusto se hace viral.

Juan Viale Rigo es columnista, escritor y activista político@JuanVialeRigo

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a