Las inesperadas protestas de Yaracuy: respuesta a la corrupción

413

LOS PITAZOS DEL DIRECTOR


Por: César Batiz

Cerca de la montaña del Sorte, en Yaracuy, de una inesperada manera surgieron las más fuertes protestas sociales, por ahora, en Venezuela de este 2020, año marcado por la pandemia del coronavirus.

Quizás como en estos 195 días de COVID-19 hemos vivido tantos eventos en Venezuela, a los venezolanos se nos olvida que el 10 de marzo Juan Guaidó intentó iniciar una agenda de protestas con la que planeaba calentar la calle y con ello presionar al gobierno de Nicolás Maduro. Pero llegó el coronavirus y sus planes quedaron congelados por el distanciamiento social obligatorio. 

De allí que la pandemia se convirtió en la mejor aliada del régimen, que sabía que se acercaba una grave crisis debido a la escasez de gasolina. Con la estricta cuarentena, el oficialismo mitigó la demanda de combustible y preparó el zarpazo a los bolsillos de los venezolanos con el aumento del precio de la gasolina en bolívares y dolarizados. Tales medidas las aplicaron Maduro y su equipo sin consecuencias, sin protestas en las calles porque los ciudadanos estaban más preocupados por abastecerse cómo sea, que por lo que iban a pagar. 

Cuando el oficialismo tiene bajo vigilancia a las fuerzas opositoras representadas por Guaidó, se inician el día 22 de septiembre en San Felipe, Yaritagua y Chivacoa, todos sectores del centro occidental estado Yaracuy, las protestas por servicios públicos y combustible: agua, electricidad, gas y gasolina.

Claro, reacciones inesperadas para quienes no han seguido los reportes del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (Ovcs), ONG que informó que en agosto se realizaron en el país 748 protestas, equivalentes a un promedio diario de 25 manifestaciones. 

La escasez de gas, electricidad, agua potable y combustible fueron las causas que esgrimieron quienes tomaron las calles el mes pasado, los mismos argumentos que ahora en septiembre, presentan quienes se expresan en Yaracuy, estado que, por cierto, no aparecía entre las principales entidades manifestantes según Ovcs.

Sin embargo, cada día son más extendidas las protestas en el territorio nacional. Por ejemplo, este viernes 25 de septiembre el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos recopiló información de 40 manifestaciones en todo el país, coincidentes en las mismas motivaciones, por lo que es de suponer que si los vecinos de Zaraza se llegaran a enterar a cabalidad de lo que ocurre en Tía Juana, Chivacoa, Ciudad Guayana, Barquisimeto y Barinas, verían la magnitud de la protesta y el significado de lo que hacen en este momento sin un liderazgo político que coordine la expresión popular.

Ese conocimiento del otro no sucede porque el oficialismo se encargó de romper los circuitos de comunicación internos. En la segunda década del siglo XX, Juan Vicente Gómez inició el plan carretero nacional. Uno de sus propósitos era tener vías para llegar a los sitios donde los enemigos del gomecismo intentaran sublevarse. 


La escasez de gas, electricidad, agua potable y combustible fueron las causas que esgrimieron quienes tomaron las calles el mes pasado, los mismos argumentos que ahora en septiembre, presentan quienes se expresan en Yaracuy

César Batiz

El chavismo-madurismo, luego de la experiencia del golpe de Estado de abril de 2002, entendió que debía impedir la circulación de estados a otros, por eso los cierre estrictos de vías cuando se han planificado protestas en Caracas. De allí también la hegemonía comunicacional y el hecho que cinco millones de venezolanos vivan en desiertos de noticias, localidades del país donde tienen nulo o escaso acceso a información independiente, como lo reporta el último estudio del Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela. 

Al régimen también le interesa mantener alejados a los venezolanos que protestan de una verdad irrebatible, responsabilidad de las gestiones de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Ellos que hoy reclaman por servicios públicos, deben saber que funcionarios del gobierno y empresarios vinculados al oficialismo, le arrebataron a los venezolanos $30.000 millones, como lo reporta la serie de reportajes publicados esta semana por la Alianza Rebelde Investiga (Runrunes, Tal Cual y El Pitazo), Transparencia Venezuela y Connectas, bajo el título de Chavismo INC.

Esos $30.000 millones, 10% de los $300.000 millones que dicen exministros de Chávez que se fugaron del país entre 2003 y 2013, serían suficientes para hoy reparar el sistema eléctrico y los acueductos del país. 

Por eso, debemos insistir en un futuro más decente para Venezuela, donde la corrupción no sea celebrada y disfrutada por la familia de los corruptos y haya castigo a quien se aproveche del erario público, porque al final, la corrupción mata y si no provoca protestas inesperadas como las que observamos en Yaracuy.

Condolencias

No puede culminar esta columna de hoy sin dar mis condolencias a toda la familia de la colega y amiga Berinice Gómez, con quien compartimos carcajadas en la redacción de Últimas Noticias.


CÉSAR BATIZ | @CBatiz

Periodista egresado de la Universidad del Zulia, especializado en Periodismo de Investigación. Director de El Pitazo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.