27 C
Caracas
lunes, 19 abril, 2021

Las encuestas hablan y son espejos

Las encuestas muestran parte de la realidad, aunque no la susituyen. Muchos mandatarios, como Maduro, las desconocen cuando no les favorece

-

Las encuestas, sondeos, mediciones o estudios de opinión pública “son un instrumento de ayuda para la comprensión de la realidad política, económica, social y electoral. Es una herramienta científica, útil para entender las tendencias profundas acerca de los temas que son y serán claves en el debate cotidiano, pero las encuestas no son ningún sustituto de la propia realidad”. En suma, los estudios de opinión publica son como los mapas de carreteras: no nos dicen a donde ir, pero sí nos indican la mejor manera para llegar a donde quiero ir.

Ahora bien, el especialista en mediciones Roy Campos dice lo siguiente: “Pelearse con las encuestas es como pelearse con el espejo o con una balanza de peso, no siempre nos gusta lo que vemos, pero no por ello desaparece la medición; llamar falsa a las encuestas es solo mandar el mensaje de que no nos aceptamos como nos ve el resto”. Llamar falsas a las encuestas es cuando la mayoría de los mandatarios o políticos se someten a una investigación electoral y no le favorece, no queda otra que pelearse con la báscula. Esa es una postura natural de quienes no entienden la esencia de una encuesta.

LEE TAMBIÉN

Encuesta revela que jóvenes desconfían de las cifras de COVID-19 que reporta Maduro

Obviamente, el problema que plantean las mediciones de opinión pública, muchas veces, es su falta de credibilidad. Son cuestionables sus fichas técnicas. Es significativo que en la captura de datos para la investigación hay que tener en cuenta el arte de observar, interpretar y comprender para luego potenciar la aproximación hacia la verdad en los diversos procesos de análisis, lo que llamamos nosotros la hermenéutica necesaria en los estudios de opinión, ineludible en nuestros sondeos. Se debe aprender a tener comprensión de estos instrumentos. Es significativo hacer la advertencia que las encuestas en Venezuela están mostrando una grave realidad; a pesar del interés que puedan tener sus clientes, existe una visión compartida sobre la aguda crisis que transita el país.

Un estudio de opinión es una investigación que puede ser utilizada como un instrumento ventajoso y necesario para el diseño de nuevas  estrategias para optimizar una gestión, conocer estado actual de un país en lo económico y social, monitorear la situación política y electoral, lo que piensa la gente ante las crisis en contextos económicos y sociales… No obstante, esta herramienta tiene una vertiente que puede ser utilizada para encausar un “efecto encuesta” que son aquellos estudios de opinión forjados para generar sensaciones de que todo está bien, el país va por buen camino, la economía goza de buena salud, incluso para construir triunfos psicológico en el contexto electoral. Es decir, actualmente se le impone a la mayoría de los medios de comunicación venezolanos una campaña dirigida por el gobierno donde aparecen algunas encuestadoras mostrando un país en crecimiento económico, sin escasez, cero desabastecimiento, inseguridad controlada, sin pobreza, la gente feliz… todo un paraíso.

LEE TAMBIÉN

Investigadores independientes usan encuesta online para estimar alcance de COVID-19 en Venezuela

- Advertisement -

Este año se realizarán las elecciones parlamentarias. Para muchos opositores es un momento lleno de dilemas votar o no votar, significativo para el futuro político de Venezuela. Nicolás Maduro vive una situación compleja desde que llegó al poder y es que todas las encuestas lo ubican actualmente con una popularidad en nivel de precariedad 15%. Es significativo para este análisis decir que el gobierno no ha tenido otra opción que reconocer la crisis, incluso el presidente Maduro la ve como una oportunidad para dejar atrás la cultura petrolera. Llevan 21 años prometiendo lo mismo. La promesa del país potencia que no termina de fraguar.

Es verdad, los estudios de opinión pública no están diseñados para tumbar gobiernos, pero sí crean conciencia de las realidades que se estén viviendo en un momento histórico, esto se conecta con las reveladoras palabras de Maduro cuando en una de sus alocuciones destacó la necesidad de “ir contra la corriente” a la hora de hacer su trabajo y no pensar en lo que puedan decir las encuestas. “La politiquería no me interesa yo hago lo que tengo que hacer por amor, por conciencia”. Maduro, angustiado por datos cuantitativos, continúa dinamitando a la oposición, se distrae en la fenomenología y decir hasta el cansancio que los resultados de las encuestas no son relevantes para su gobierno, es decir que las encuestas cuando hablan no le pone oído y menos le gusta como espejo porque no le compensa lo que ve. Mientras parte de la oposición llámese G-4 paga sus errores incluso se pudiese atrever abrazar a la nada si no cuenta con un plan A, B, C o D antes de la realización de las elecciones parlamentarias 2020.

Marcos Hernández López es sociólogo, docente universitario | PhD Gestión de Procesos | CEO Consultora Estudios de Opinión. TW e IG: @Hercon44

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado