Las derivaciones de la ingobernabilidad en Venezuela

88

Por: Marcos Hernández López

Enero de 2014 apenas comenzaba el gobierno de Maduro en Venezuela con un ambiente de tensa calma -tal vez del desesperado- y dentro de una dinámica gravitando en la gran certidumbre: la inseguridad se expande y la crisis económica y política avanzaban en todas sus dimensiones.

Los especialistas en el tema de ingobernabilidad compartimos la visión en el análisis de la ingobernabilidad en Venezuela: «La tensa calma con que se inició el año 2014 en nuestro país ha dado paso a un clima más tenso aún, en torno al cual se cierne una gran expectativa de acontecimientos que están por ocurrir. ¿Cuáles? Nadie puede saberlo a ciencia cierta, no obstante, en todos los espacios, públicos y privados, las conversaciones comienzan o terminan aludiendo a las condiciones de la crisis ‘que estamos viviendo’ y la frase que se escucha con más frecuencia dice más o menos ‘algo tiene que pasar, esto no puede seguir así’. A efectos de contar con un marco de referencia para analizar la situación que observamos actualmente en Venezuela, en relación al binomio gobernabilidad/ingobernabilidad, emplearemos una propuesta conceptual desde una perspectiva enfocada al establecimiento de indicadores que discriminen niveles de gobernabilidad en un sistema político, en este sentido, nos resulta de utilidad el esquema de Philippe Schmitter el cual establece la existencia de cuatro factores generales que caracterizan una situación de ingobernabilidad, a saber:

• La indisciplina, manifestada en los esfuerzos que realizan determinados ciudadanos para influir en las decisiones públicas por métodos violentos, ilegales o anómalos.

• La inestabilidad, en cuanto fracaso de los intentos de la élite política para conservar sus posiciones de dominación o para reproducir las coaliciones preexistentes.

• La ineficacia, entendida como la disminución de la capacidad de políticos y burócratas para alcanzar los objetivos deseados y asegurar el acatamiento de ellos por medio de medidas de coordinación obligatorias o de decisiones emanadas de la autoridad del Estado.

• La ilegalidad, es decir, los esfuerzos realizados por los poseedores de un poder corporativo de alto nivel para evadir restricciones legales y constitucionales en su búsqueda de ventajas e incluso de su propia supervivencia.

Es decir, la ingobernabilidad es una situación política desordenada, derivándose muchos elementos perturbadores al desarrollo económico de un país y consolidación de la justicia social. Muchos de los gobiernos del mundo, luego de un tiempo determinado, no responden a la voluntad popular y esto ha hecho que la mayoría de las personas, al no estar identificado con ese gobierno o proyecto político, no haga suyas las líneas y ejecutorias del poder, legalmente establecido o no”.  

Para centrarnos en el análisis debemos empezar por reconocer la soberbia de altos líderes de la revolución bolivariana, apuntalado con una dosis de deshonestidad y su estilo desafiante, no ayudan a buscar caminos de paz en Venezuela. Pero también deberíamos hacernos una serie de preguntas ante un Maduro que no quiere dar un paso a atrás sino siempre escapando hacia adelante. ¿Cuánto cuesta la paz? ¿Cuánto cuesta la reconstrucción emocional de un país? ¿Cuánto cuesta construir una verdadera democracia? … ¿Cuánto? Obviamente, la revolución quiere ciudadanos pasivos y no acepta la crítica porque no hace su propia crítica, prefiere venezolanos sometidos a su proyecto Bolivariano.

En este momento histórico emergen todo tipo de protestas, todas movidas por la lucha en una mejor calidad de vida. El gobierno, ante esta situación, busca controlar por todos los medios a la opinión pública, incluso activando circunstancialmente blackout informativo que ni Twitter se salva. Las fuerzas policiales están siempre pendientes y activadas en las calles, las tanquetas circulan donde existan concentraciones y se detiene violentamente a los manifestantes. Esta realidad conduce a la confusión Estado / Gobierno, y lo que brota visiblemente es la cabeza del totalitarismo en su máxima expresión, hace que no funcionen los niveles intermedios que son los que tienen la misión para solucionar las demandas de una gran mayoría de venezolanos que exigen cambios políticos, democracia, respeto a la vida y justicia social. 

En síntesis, la ingobernabilidad es una situación que arruina peligrosamente la democracia, mostrando un escenario político nacional de destrucción que se compara con la temeridad. En la comprensión del caso venezolano, uno de los aspectos político que sembró la semilla de la ingobernabilidad fue lo electoral, el cuestionamiento movido por la brecha en los resultados del pasado 14 de abril de 2013, en su esencia compleja fue traumático, estimuló la situación en el proceso de la ingobernabilidad en nuestro país. 

La ingobernabilidad es un concepto de la otra cara de la moneda de la gobernabilidad. Vale decir, nos proporciona la percepción necesaria de diversos elementos que disminuyen las condiciones de gobernabilidad en un momento histórico determinado, con lo cual, tenemos elementos para una comprensión más profunda y compleja de la situación. La noción de ingobernabilidad apunta directamente a la descripción de un contexto disfuncional que obstaculiza el normal desempeño del gobierno en funciones, así como las interacciones de la dinámica social en general para la articulación de demandas y toma de decisiones políticas en nuestro país.

Marcos Hernández López es sociólogo, docente universitario | PhD Gestión de Procesos | CEO Consultora Estudios de Opinión. TW e IG: @Hercon44

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.