Las crisis que le esperan a Nicolás Maduro

1636

LOS PITAZOS DEL DIRECTOR


Por: César Batiz

Pese a la fortaleza que muestra en la actualidad Nicolás Maduro, más allá de las razones por las cuales llega a esta altura del año en esas condiciones de solidez, un análisis de lo que espera al oficialismo indica que vienen días más difíciles para la gestión del inquilino de Miraflores y con ello para todo el país, sin oportunidades claras de transición que lleven a superar la crisis política, económica y social. Los obstáculos que se asoman en el horizonte están generados por temas como: el incremento de los casos de coronavirus, la extradición de Alex Saab y la iliquidez del Gobierno.


Tal como lo anunció la Academia de Ciencias Naturales, Física y Matemática, a partir de junio comenzamos a ver un incremento del número de casos de coronavirus. El sábado, el Gobierno anunció el registro de 292 nuevos contagios de COVID-19. Durante la semana, en dos ocasiones, el oficialismo reportó más de 400 infectados -cerca de 10% del pico máximo que esperan los académicos- y se registra, oficialmente, 110 fallecidos por la pandemia, de los cuales 11 son médicos zulianos.

Nada prevé que esto mejorará en el futuro inmediato. El virólogo venezolano, nacionalizado y radicado en EE. UU., José Esparza, lo anunció en entrevista con El Pitazo: La pandemia del coronavirus podría durar dos años más. El rector del Consejo Nacional Electoral, Rafael Simón Jiménez, advierte que no descarta el aplazamiento de la elección del 6D si aumentan los contagios. La gobernadora de Delta Amacuro, Lizeta Hernández, la misma que persiguió al periodista de El Pitazo, Melquiades Ávila, por hacer una consulta acerca de la capacidad de los hospitales de esa entidad para enfrentar el COVID-19, este domingo emitió un audio con evidente desespero por no poder sola con la crisis generada por la cantidad de enfermos. Este domingo conocimos que el jefe del Distrito Capital, Darío Vivas, se sumó a la lista de figuras del chavismo-madurismo contagiadas, número que pudiera crecer según la tendencia observada hasta ahora y a la que se sumarían quienes participan en la Operación Alacrán. 


Los obstáculos que se asoman en el horizonte están generados por temas como: el incremento de los casos de coronavirus, la extradición de Alex Saab y la iliquidez del Gobierno.

César Batiz

Un panorama muy complicado a lo que sumaría la multiplicación de casos en la Fuerza Armada y que, junto a todo lo demás que ocurre como consecuencia de la pandemia, llevaría al gobierno de Maduro a la búsqueda desesperada de espacios para alojar a los enfermos, como hospitales de campaña y carpas en lugares como el Poliedro de Caracas, lo que sin duda dejaría al desnudo el gran fracaso del sector salud y deteriorada más aún la imagen y popularidad del gobernante.

Particularmente para Maduro la situación puede ser peor. Si los acontecimientos siguen su curso como hasta ahora, Alex Saab será extraditado a EE. UU. junto a los presuntos secretos que tiene de la pareja presidencial, al menos que el exjuez Baltasar Garzón, el mismo que hizo feliz a muchos chilenos cuando encarceló al dictador Augusto Pinochet, logre revertir con su defensa la tendencia que parece liderar las apuestas. 

El columnista de El Pitazo, Marco Hernández, lo dice con claridad en su artículo de este domingo. Saab no se sacrificará por nadie y Maduro sabe que le viene encima un cerro de historias que lo dejarán al descubierto frente a la comunidad internacional, a la oposición venezolana e incluso frente a los propios chavistas-maduristas. El misterio está en que no sabemos cómo será recibida la información por los aliados circunstanciales, por los no fieles para quienes un acto de traición tendría un alto precio.

Sumemos al coronavirus y a las posibles confesiones de Alex Saab, el empeoramiento de la economía; la producción petrolera por el piso y sin posibilidad de incrementarse la extracción de crudo y mucho más complicado colocar en los mercados internacionales a un precio que cubra los costos de producción. 

Además, puede ser que haya aumentado la producción de gasolina. Una fuente de la industria indica que se superaron los 250.000 barriles diarios de 91 y 95 octanos. Trabajadores dijeron a El Pitazo que entre las refinerías de Paraguaná y El Palito se generan 80.000 barriles diarios. Pero existe un hecho irrebatible y lo complica todo. La flota de cisternas de Pdvsa se redujo a 203 unidades, lo que explicaría el porqué en algunos estados escasea el combustible.

La otra opción de ingresos para el Gobierno es el oro, pero tras la denuncia de Bachelet como alta comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, la detención de Saab y la vigilancia de EE. UU. y la Unión Europea, empeoran las condiciones para ese negocio, aunque no significa que la actividad continúe a través de nuevos operadores.

Sin embargo este panorama adverso para Maduro y su gestión no implica un peligro inminente de salida del poder. No existen las condiciones. No se construyeron las capacidades del lado de la oposición. No existen puentes tendidos para diseñar salidas junto a sectores oficialistas, ni militares, lo cual implica que a pesar de las complicaciones, Maduro permanecerá en el poder caminando sobre cristal y un país en ruinas. 


CÉSAR BATIZ | @CBatiz

Periodista egresado de la Universidad del Zulia, especializado en Periodismo de Investigación. Director de El Pitazo.

4.74/5 (42)

¿Qué tan útil fue esta publicación?