La verdadera “fuerza natural”

233

Por: Maria Verónica Degwitz

Hoy se celebra el sexto aniversario de la muerte de Gustavo Cerati. Un genio musical que siempre será recordado en el mundo artístico latinoamericano, y sobre todo por su gran influencia en las mentes y corazones de todos aquellos que oyeron y sintieron su música.

Pero la muerte de Gustavo Cerati nos dejó algo más que su música. Mientras todos lo celebran y recuerdan su genio musical, yo me atrevo a recordar a su madre Lilian. Todos tendemos a reconocer y a celebrar el talento, pero nos falta reconocer el compromiso y la entrega de ese ser invisible que sin hacer ruido da su vida por otro. Lilian pasó 4 años, día tras día al lado de la cama de su hijo, sin rendirse, sin decir no vale la pena: todos valemos la pena…

Y es que esa labor callada que solo es impulsada por el amor tal vez no genera noticias, ni primeras planas. Esa entrega silenciosa no vuelve a alguien famoso, ni lo llena de seguidores en las redes sociales. Sin embargo, es determinante en la vida de aquellos a quienes acompaña, cuida y ama.

Estoy segura de que mucho del talento de Cerati fue innato. Fue bendecido con una inteligencia y sensibilidad artística y musical que supo transmitir a su público. Pero estoy segura también de que la figura de Lilian fue determinante en la vida de su hijo. Fue quizás esa persistencia, que demostró en los 4 años de padecimiento de su hijo, la que moldeó al artista que conocimos de adulto. Y creo que por eso tenemos mucho que agradecerle.

Foto: Gustavo Alemán

Hay quien pueda pensar que esos 4 años fueron perdidos, que Gustavo nunca se dio cuenta del amor y compañía de su madre durante esa época. No creo que fuera así, pero incluso si lo fuera, el mensaje que dio Lilian al mundo, a su familia y amigos, acompañando fielmente a su hijo, nos recuerda que lo que hacemos tiene un sentido, y muchas veces ese sentido no se encuentra fuera sino dentro de uno mismo: quizás Cerati no se daba cuenta de que su madre estaba allí, pero Lilian sí, y no había otra opción para ella que estar allí.

En un mundo plagado de influencers y de personajes que se hacen famosos por las razones más inexplicables, quisiera resaltar la figura de Lilian, y de todas aquellas madres, padres, hijos, esposos, nietos y amigos, que encuentran su sentido en el verdadero amor. Aquel que no busca recompensa ni agradecimiento, sino que nos mueve a darlo todo por la persona que queremos.

Así que yo la celebro a ella, a Lilian, por dejarnos más que música, por enseñarnos de qué se trata la vida, por recordarnos que el amor es la verdadera “fuerza natural”: lo demás son distracciones.


MARÍA VERÓNICA DEGWITZ | @enlasalademicasa

Comunicadora Social y Máster en Ciencias de la familia. Mamá de 5 niños y autora del blog enlasalademicasa.com

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.