Monólogos opositores

373
El presidente (E) Juan Guaidó responde a preguntas formuladas por periodistas, en una rueda de prensa por la persecución judicial contra diputados de la Asamblea Nacional
Juan Guaidó afirmó que Maduro está combatiendo ilegalmente a líderes de la oposición / Foto: Francisco Touceiro

Se cierran las opciones de la Oposición. Y una parte de ellas, tradicional colaboradora del Gobierno, anda en sospechosas y extemporáneas caminatas por barrios y urbanizaciones. ¿Qué buscan esos opositores que andan haciendo campaña casa por casa y en reuniones vecinales? La crisis eléctrica, alimenticia y económica es suficientemente elocuente. ¿A quién están convenciendo, a estas alturas de la tragedia, que el país anda mal? Nunca apostaron por Voluntad Popular, ni por Leopoldo, menos por Guaidó. Pero andan en la jugada. Hacen comparsa opositora, pero siempre sacan sus cuentas y terminan con el mejor postor. Los 18 años de Chávez y los primeros dos años de Maduro lo confirman.

A la Oposición que encabeza Guaidó (distinta al clan de la Coordinadora Democrática, transformada en Mesa de la Unidad Democrática y sus próximas mutaciones) le quedan pocas opciones. Veamos.
Trump deja de nombrar a Venezuela. Es un toro delirante que embiste varios frentes a la vez. China, Europa, México, Korea del Norte, Irán…en fin. En sus delirios de “manager” que no comprende al mundo quiere “poner orden” en lo que considera las incompetencias o asimetrías de sus supervisados. “You are fired”, usted está despedido….cómo decía en su reality show.

Por otro lado tenemos a los cubanos elevando el precio del rescate que la Comunidad Internacional tendría que pagar por Venezuela. Ironías. El Chávez “patriota” vendió Venezuela a una isla harapienta y perversa. Y no la entregarán de gratis. Mientras Trump aprieta a los cubanos, los cubanos aprietan a Venezuela. Por favor, si algún militar decente queda en el país, que tome venganza. Ya que Justicia, sabemos que no va a haber.
A Guaidó lo llevarán a unas elecciones. Recuerden el referendo revocatorio de Chávez. Y desfilarán los cooperantes internacionales y aspirantes a ganar un Nobel de la Paz. El mantra del fin de la usurpación sólo lo hará realidad un milagro chavista militar o una arremetida de Trump a finales de año, cuando sus rivales del Partido Demócrata muestren músculo preelectoral.

¿Con quién haremos la Transición? Y si hay elecciones. ¿Cuándo y con quién? ¿Cuándo cambiará la AN el CNE? ¿Quiénes organizarán las elecciones y quiénes controlarán al Plan República para que no sea el guardián de las trampas chavistas?

Si el escenario es una negociación política, a Maduro lo envían a un exilio dorado en República Dominicana o Cuba. Y se quedan Padrino y Diosdado al frente. Por cierto, Diosdado fue a Cuba. ¿Qué negoció allá?

El escenario es muy confuso. Pero todo parece indicar que una vez más triunfará la Impunidad, la Injusticia y la proverbial idiotez de la Oposición venezolana. Como en Siria, que al final de los finales, con miles de muertos y millones de desplazados, se quedó el dictador Asad apoyado por los mercenarios rusos. Y la oposición siria, incapaz de ponerse de acuerdo en nada, sigue de hotel en hotel con sus monólogos de paz. Hoy en Venezuela, la soberanía reside en algún hotel de La Habana o Noruega.

Del lodo espeso que atrapó a los líderes del chavismo y la oposición no se sale fácil. Y ambos siguen demostrando incapacidad política, ambición caníbal y miopía histórica. Vendrá una transición injusta, disfrazada de hermandad y reconciliación. Para que dentro de 5 años, en las próximas elecciones los chavistas griten “Con Chiabe vivíamos mejol”.

DÉJANOS TU COMENTARIO