23.2 C
Caracas
miércoles, 8 febrero, 2023

¡La tragedia de la inflación no es culpa del dólar!

-

Lo primero que se debe comprender es que la política económica conduce a la inflación. La inflación conduce a que el precio del dólar incremente su precio. El corolario de esta política, que es el asunto principal, es que la distribución de la riqueza se hace más desigual, con todo y que puede afectar a algún sector de las clases beneficiarias del orden

Por: Carlos Hermoso

Luce obligado el asunto, el dólar sigue galopando. Nuevamente, el gobierno deberá tomar medidas para frenarlo, pero es la inflación el asunto. ¿Quitará más ceros al bolívar? Deberá crear algo de demanda, por lo que elevará un poquito el salario mínimo. Aunque, de no crecer el PIB, elevará aún más la inflación. Pero los empresarios, industriales, comerciantes, importadores y especuladores, serán más ricos. Las diferencias sociales se hacen aún mayores.

La situación tiende a ser explosiva. La inflación se llevó el bono de fin de año. La pobreza se incrementó aún más. Así, de golpe. El breve período de recuperación moderada de comienzos de año, la dictadura lo echó abajo. Siguió el camino de la importación. Se prepara para reprimir brotes espontáneos u organizados de protesta.

Aparecen las opiniones de los entendidos del gobierno, afirmando que se trata de la especulación que se produce en virtud de que el Banco Central de Venezuela drena divisas de las reservas al sistema bancario y los especuladores las compran para obtener elevadas ganancias.

Los más sesudos chavistas le asignan a las páginas marcadoras del precio del dólar la responsabilidad de la subida del precio de la divisa. Maduro se la asigna a los mayameros.

Sin embargo, el problema es más concreto. Es una tontería afirmar que es producto de esa sola determinación. Es más, eso de la especulación está presente, pero en forma marginal. Sería una tontería comprar hoy para vender mañana. Se compra hoy y se atesora. Se espera. El especulador espera el mejor momento. Pero es un asunto subalterno.

La inflación y la divisa

La inflación es el resultado de que el dinero representativo, en forma de papel moneda o electrónico, es mayor que la riqueza que representa. Esa es la razón por la cual Marx despacha el asunto de manera tan ligera, al afirmar que su valor es inversamente proporcional a la cantidad emitida. Mientras más se emite con menos valor cuenta. Baja su poder adquisitivo. Esto es, conduce a la inflación. Se incrementan los precios.

Igual sucede en caso de que se reduzca la cantidad en relación con la riqueza que representa. Caen los precios se produce deflación. Pasa lo mismo si aumenta la riqueza y se mantiene la masa monetaria representativa. A la inversa, si disminuye la riqueza, disminuye el poder adquisitivo del dinero representativo.

La variación de precios no solamente obedece a la inflación o la deflación. También hay variación de precios, no tan generalizada como con la inflación o la deflación, como resultado de la composición de capitales o variaciones en las fuerzas de oferta y demanda.

Luego, lo primero que se debe comprender es que la política económica conduce a la inflación. La inflación conduce a que el precio de la divisa incremente su precio. El corolario de esta política, que es el asunto principal, es que la distribución de la riqueza se hace más desigual, con todo y que puede afectar a algún sector de las clases beneficiarias del orden.

La inflación afecta principalmente a los trabajadores. Los dueños de los medios de producción se ven favorecidos, sobre todo, cuando los efectos sobre la demanda efectiva no sea tan grande. Es que, en el lapso comprendido entre el estallido de la espiral inflacionaria y un nuevo aumento de salarios, el dueño de medios obtiene ganancias extraordinarias.

Por su parte, el gobierno logra recaudar más dinero de los bolsillos de los demandantes. Con menos valor, pero en una cantidad tal que compensa para destinar una buena parte para pago de deuda pública. Es que, al aumentar la masa monetaria, con todo y estar devaluada, se incrementa la recaudación vía IVA y demás tributos.

Con todo, la dolarización se afianza aún más. Es que toda economía que transa mercancías requiere de un equivalente universal. Requiere de un dinero que pueda transmutarse en todas ellas con base en proporciones en correspondencia con el valor específico que poseen. Es expresión de la ley del valor.

El bolívar, en las actuales condiciones, no sirve para eso, por lo que se recurre de manera espontánea al dólar o a otros signos monetarios que sean dinero mundial. El peso colombiano ha sido usado eventualmente en la frontera, cuando se fortalece frente al dólar. No es un asunto de desconfianza. No es un hecho subjetivo. Es que el bolívar no funciona como medio de cambio, ni para el atesoramiento ni capitalización. Es sustituido por el dólar.

Una vez superada la inflación, bien puede el bolívar recuperar esa condición, pero requiere de otra política económica. No precisamente recurrir a la banca internacional va a resolver el problema. Se resuelve con inversión en el aparato productivo. Con concentración de capitales mediante la canalización del ahorro social.

De allí se puede incrementar la riqueza, se incrementa la producción. También creando más demanda, lo que supone más salarios para los trabajadores, de lo seres humanos que crean la riqueza y ponen a andar el aparato de Estado y los servicios que debe prestar.

Para proteger lo que se tenga en bolívares la gente compra divisas. Eso aumenta aún más la demanda en relación con esta particular mercancía.

De allí que, en estas circunstancias, puede darse que el incremento del precio del dólar sea mayor que el incremento de precios de las otras mercancías, con todo y lo que destina el BCV al sistema bancario. Así, parece terminar el año con un dólar bastante alto y un bolívar depreciado.

Frente a la inflación, los trabajadores deben reivindicar que de lo que se trata es de luchar por una nueva distribución de la riqueza. Por un aumento del salario de los trabajadores. Disminución de la ganancia capitalista y de los importadores e incremento del salario real.

Luego, la lucha por aumento general de sueldos y salarios, contra la sobreexplotación, contra la represión y por la libertad de los presos políticos, resultan la plataforma de los trabajadores.

La movilización y demás formas de lucha deben estar integradas en un plan de acción inmediato. La dirección política debe configurarse a partir del impulso de un frente común en la lucha por las reivindicaciones de los trabajadores y contra la dictadura.

Para esa tarea hay condiciones de sobra. Pero lucen lentos los pasos para armar esa dirección. Son tiempos en los que debemos aventurarnos a agilizar el paso. El pueblo lo demanda y las condiciones lo permiten.


CARLOS HERMOSO / @HermosoCarlosD

Economista y doctor en ciencias sociales. Profesor asociado de la Universidad Central de Venezuela. Dirigente político. 

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe necesariamente las opiniones expresadas en este artículo.

Escriba al correo [email protected] para algún comentario sobre nuestras publicaciones.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a