La sombra de los misiles iraníes en Venezuela

275

Por: Rogelio Guevara Cantillo

En días pasados el régimen de Nicolás Maduro fue acusado por el presidente de Colombia, Iván Duque, de querer desarrollar en Venezuela misiles de mediano y largo alcance con asistencia de Irán, país que apoya abiertamente a grupos terroristas. El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, declaró: “No sorprende que el régimen ilegítimo de Maduro busque en Irán armas mortales. Por esto estamos restaurando todas las sanciones de la ONU contra Irán, incluido el embargo de armas. Aplicaremos plenamente esas sanciones”. Maduro, en su intención de adquirir proyectiles de fabricación iraní, podría utilizarlos en territorio venezolano para extorsionar a la comunidad internacional.

Para analizar este delicado tema para Venezuela y sus repercusiones geopolíticas en el hemisferio, ya que podría afectar la vida de muchos ciudadanos en Colombia, Brasil, Estados Unidos y, por supuesto, en nuestro país, me comuniqué con dos destacados especialistas en el tema de seguridad y defensa. Uno de ellos es Robert Evan Ellis, doctor de la Universidad de Purdue. Se desempeñó como miembro del personal de planificación de políticas de la Secretaría de Estado para América Latina y el Caribe y asuntos internacionales de narcóticos. En la actualidad es profesor de estudios latinoamericanos en el Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de los Estados Unidos. Asimismo conversé con Nehomaris Sucre, licenciada en ciencias políticas de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y oficial retirada de la Armada Venezolana.

Sobre los misiles iraníes de mediano y largo alcance que Maduro presuntamente desea adquirir, ¿se trata de una maniobra para obtener cierto poder y extorsionar a la región, tal como hace Kim Jong-un en Corea del Norte con sus armas y pruebas nucleares? El experto Evan Ellis responde: “Es dudoso que el régimen de Maduro realmente busque adquirir misiles ofensivos de medio y largo alcance, aunque no sería la primera vez que toma acciones ilógicas. Desde la crisis de misiles de Cuba de 1961, se busca ubicar misiles con potencia nuclear y en proximidad a los Estados Unidos, y esa es una línea roja no aceptable para el país. Dada la capacidad nuclear de Irán, tiene menos sentido que ambos países busquen provocar a los Estados Unidos y a la región con algo tan desestabilizador. Se recuerda también el informe realizado por el periódico Die Welt hace años sobre la ubicación de misiles iraníes Shahab-3 en la península de Paraguaná, que al fin no fue sustanciado”. 


“No sorprende que el régimen ilegítimo de Maduro busque en Irán armas mortales. Por esto estamos restaurando todas las sanciones de la ONU contra Irán, incluido el embargo de armas. Aplicaremos plenamente esas sanciones”. Maduro, en su intención de adquirir proyectiles de fabricación iraní, podría utilizarlos en territorio venezolano para extorsionar a la comunidad internacional

Rogelio Guevara

Evan Ellis destaca que el objetivo de Maduro y su entorno es mantenerse en el poder con actividades económicas ilícitas, razón por la que piensa que esa idea de los misiles no está muy adelantada. El experto en seguridad considera que es difícil que Maduro desarrolle en el corto plazo esta capacidad militar, a pesar de contar con el apoyo de Irán, ya que Venezuela se encuentra en una pésima situación financiera. A su vez, aunque suene tentador para Maduro contar con armas de este calibre y alcance, el especialista considera que desarrollarlas sería una excusa ideal para la administración Trump de intervenir en Venezuela con mayor fuerza, cosa que ni Maduro ni sus colaboradores desean. Por el contrario, explica Evan Ellis, que más bien “Maduro desea disfrutar en su país de libertades y no tener sobre su cabeza amenazas militares por parte de los Estados Unidos”. 

Comenta el experto estadounidense que probablemente Venezuela e Irán están colaborando para desarrollar ciertas habilidades conjuntas para el programa misilístico. En su análisis, el profesor Evan Ellis destaca que los recursos económicos actuales del Estado venezolano son extremadamente limitados y recuerda colaboraciones anteriores entre estos países: “Igual como se especulaba cuando se estaba haciendo con la fábrica de tractores y la fábrica de autos iraníes Venirauto, y de la misma forma como Irán colaboraba con la industria militar venezolana Cavim y con los drones Mojeher-2. También es posible que Irán u otros aliados como Rusia, buscan diseminar tal información a los Estados Unidos o vecinos como Colombia para sus propios motivos estratégicos, incluso para distraer de eventos ocurriendo en otras partes del mundo”. 

Evan Ellis considera que no eliminaría la posibilidad de desarrollo de misiles en Venezuela, pero hasta no haber visto mayor información de inteligencia concreta, para él no es la conclusión más lógica. 

En un escenario hipotético de desarrollo de este tipo de misiles para Venezuela, ¿qué podrían hacer países como Estados Unidos o Colombia para impedir esto? “Creo que es muy prematuro hablar de esto, pero si realmente hay una intención indicada por el gobierno de Maduro de establecer tal capacidad en Venezuela, hay maneras de bloquearla, y múltiples maneras de eliminarla después de su llegada. Pero si es verdad (y lo dudo), sospecho que los mismos socios de Maduro acabarían con su gestión, antes de permitir que su locura pusiera en jaque la continuación de su régimen mafioso, con provocar directamente la seguridad nacional de los Estados Unidos”, explica Evan Ellis.


A su vez, aunque suene tentador para Maduro contar con armas de este calibre y alcance, el especialista considera que desarrollarlas sería una excusa ideal para la administración Trump de intervenir en Venezuela con mayor fuerza, cosa que ni Maduro ni sus colaboradores desean

Rogelio Guevara

Por su parte, Nehomaris Sucre opina en relación a la cooperación o ayuda que pudiese suministrar países como Rusia o China. “Es un proceso que se ha ido fortaleciendo de forma paulatina desde la desaparición de la Unión Soviética y que se evidencia principalmente en ejercicios militares conjuntos e intercambios de tecnología militar. Puede decirse que entre ambas potencias existe una alianza euroasiática bastante sólida. En enero de este año Estados Unidos efectuó un operativo militar en el que acabó con la vida del general iraní Qassem Soleimani, hecho que fue considerado por Rusia como un paso aventurero que conducirá a un aumento de la tensión en toda la región. En tanto que China en lugar de enfocarse en señalamientos, llamó a la moderación, solicitando especialmente a Estados Unidos mantener la calma. Esto da señales de la postura diplomática y la faceta que estos países muestran ante la comunidad internacional, la cual dista de la posición iraní que tiende a ser más fuerte y abiertamente belicosa”.

En esta dirección, la especialista explicó que “Moscú dio a conocer este año que no descarta un posible suministro de armas rusas a Irán posterior a que se levanten las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU en octubre. Inclusive desde la capital rusa, el embajador iraní, Kazem Yalali, mencionó en una oportunidad que había recibido algunos planteamientos para el suministro de armamento por parte de algunos países y estimó algunos escenarios para después del levantamiento de las sanciones. Cabe destacar que Estados Unidos está ejerciendo presión para que en octubre se apruebe una renovación de las restricciones para Irán”.

Ante la pregunta de cuán factible sería una colaboración abierta y notoria de estas dos potencias euroasiáticas, la especialista en ciencias políticas, analiza y manifiesta: “Es posible que exista de algún modo colaboración de China y Rusia para facilitar a Venezuela la entrega de misiles iraníes, sin embargo, lo más probable es que estas potencias euroasiáticas no lo hagan de forma abierta, porque buscan tener una imagen más limpia ante la comunidad internacional y en este caso el papel protagónico en un hecho tan cuestionable sería únicamente de Irán y Venezuela. De todos modos, el objetivo es disuadir a Estados Unidos, dar señales de una inminente amenaza y eso puede hacerlo Irán con Venezuela sin que mediáticamente se conozca la participación de un tercero”.

Maduro puede soñar con disponer de armas de esta categoría, pero la realidad es otra. Venezuela lamentablemente cuenta con unas Fuerzas Armadas en permanente declive y de dudosa moral y motivación para defender una supuesta revolución socialista, salvo aquellos altos jerarcas militares y socios y colaboradores de estos que participan en diversos negocios que no son precisamente la “defensa de la soberanía de Venezuela”.


ROGELIO GUEVARA CANTILLO | @rogeliogcmundo

Especialista en comercio internacional

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

5/5 (5)

¿Qué tan útil fue esta publicación?