26.5 C
Caracas
martes, 24 mayo, 2022

La Revolución Bolivariana pudo haber sido el modelo político para la concertación y el acuerdo

-

Durante los últimos años hemos escuchado repetir con mucha frecuencia por parte de nuestro pueblo chavista, de algunos ex Ministros y distintas personalidades, que Chávez era intuitivo e inteligente, sabía que muchas cosas no estaban saliendo bien y que muy seguramente su actuación frente a lo que ocurre en el país, sería muy distinta a lo que ha hecho Nicolás. No es un secreto tampoco que muchos han afirmado que Chávez es el gran responsable del desenlace que estamos viviendo, pues es cierto y nos toca asumirlo, no como una derrota ni como una admisión de pena, sino como un acto de constricción que nos permitirá sanear el camino y retomar el rumbo.

Para entender las desviaciones de la Revolución y el punto de quiebre al que hemos llegado, es necesario reconocer que el camino iniciado por Hugo Chávez y los comandantes del 4F estuvo lleno de conspiraciones internas y externas, de influencias y manipulaciones por parte de intereses extranjeros, de mentiras y medias verdades, de aliados, enemigos e infiltrados, por lo que es plenamente entendible que el proyecto originario que nos hablaba del desarrollo productivo y endógeno, de la justicia social, de la prosperidad y la ética bolivariana terminará desviado hacia un sistema político basado principalmente en el totalitarismo, en la división y la confrontación del pueblo, en la impunidad, en el manejo arbitrario de la justicia, en el populismo y el rentismo.

Hugo Chávez no tuvo cómo blindarse ante los cantos de sirenas de quienes terminaron usándolo para lograr su fin ¿cuántos gatos por liebre le llevaron al comandante? Las expropiaciones son un claro ejemplo de las muchas veces que se le condujo al fracaso, muchos de esos nefastos procesos expropiatorios fueron la fachada para justificar grandes negocios que se hicieron a espaldas del interés del pueblo y en beneficio de algún corrupto disfrazado de revolucionario rojo rojito.

Más allá de los factores opositores, que en su afán por recobrar el poder se prestaron para el saboteo y la destrucción del país, tenemos que reconocer que también existieron los pseudo-revolucionarios que apostaban al fracaso en función de su beneficio, hoy es fácil entender que ellos conforman la quinta columna que Hugo Chávez siempre denunció. La tan cacareada guerra contra la Burguesía terminó siendo una simple sustitución de unos grupos por otros. La clase burguesa cuarta republicana fue suplantada por una nueva élite mejor conocida como “Boliburguesía”, una simbiosis letal de la cuarta con los de la quinta para seguir enriqueciéndose a costas del pueblo.

Quien nos quiera llamar mentirosos por decir esto, que se tome la tarea de revisar y estudiar el caso de los “Bolichicos” un fiel reflejo de una sociedad hipócrita que dice detestar al gobierno, pero por otro lado les encanta sentarse con ellos para hacer grandes negocios, como lo hicieron con la compra de plantas de electricidad que no funcionaban y vendieron a sobreprecios a la Nación y hoy el país sufre una grave crisis eléctrica, que no solo ha dejado ver la incapacidad de los que están en el poder, sino su indolencia ante el sufrimiento de todos los venezolanos

Sin duda alguna convertir a Hugo Chávez en un líder mundial sin antes haber consolidado la Revolución Bolivariana fue un grave error, él primero debía atender y solucionar los problemas de un país que se encontraba en pleno proceso de cambio y transformación el cual no podía quedar desatendido como el médico que deja a mitad de operación a su paciente, esto le hizo mucho daño a la Revolución y lo debemos en gran parte a la influencia cubana que vio en Chávez y en el petróleo venezolano la oportunidad de resurgir como lo hicieron.

Compatriotas, es hora de asumir que nos llevaron a un conflicto político sin sentido. Aunque nos duela admitirlo, el comandante Chávez se radicalizó y empoderó el llamado socialismo del siglo XXI tomando un camino equivocado que nos llevó principalmente al centralismo, el exacerbado control estatal de la economía convirtiéndose en un capitalismo de Estado el cual ha empobrecido duramente al pueblo, la amenaza constante contra la propiedad privada, el militarismo excesivo que desconfigura el verdadero espíritu de la unión cívico militar, entre otros.

La Revolución Bolivariana pudo haber sido el modelo político para la concertación y el acuerdo de todos los sectores del país, fue la oportunidad perfecta para llevarnos al éxito como Nación ya que todas las condiciones económicas y políticas estaban dadas para convertirnos en una potencia continental.

Así llegamos a la era de Nicolás Maduro donde más valor revolucionario tiene Winston Vallenilla, Roque Valero o Ricardo Sánchez que cualquier chavista de a pie que dejó su sudor y su cuerpo para que triunfara la Revolución. Siendo esto así, no tenemos otra alternativa que unirnos para generar el cambio, estando conscientes de que no podemos volver a la 4ta pero tampoco a la revolución desvirtuada, pero sí podemos crear una nueva vía sin perder el sueño bolivariano y el modelo de país establecido en la Constitución de 1999.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a