28.4 C
Caracas
viernes, 18 septiembre, 2020

La necesidad histórica de un héroe

-

Las películas de superhéroes de hoy en día me recuerdan, con suma frecuencia, a aquellos libros que mandaron a leer en los últimos años del bachillerato: las épicas o tragedias griegas. Básicamente tienen el mismo fundamento, la misma fórmula. Si antes Homero contaba las peripecias de Odiseo o lo que pasó en Troya, ahora tenemos (o teníamos, mejor dicho) a Stan Lee. Nos cuentan lo mismo, solo que ahora existe el cine, el internet, las novelas gráficas y la televisión.

Desde siempre el ser humano ha creado historias grandiosas de personas increíbles que, exageradas o ficticias, tienen cierto sentido y no van a desaparecer jamás. Quizás cambien de protagonista o de locación, pero desde pequeños siempre escuchamos de alguien que saltó de una gran altura y no le pasó nada o aquel que fue estudiante de tu colegio que prendió una papelera en fuego y no lo expulsaron.  Estamos rodeados de historias “grandiosas” que nos estimulan y entretienen.

En el cine existe algo llamado “el viaje del héroe” que abarca todas aquellas películas en donde el protagonista es alguien común en el inicio, le sucede algo extraordinario durante su cotidianidad, duda de sí mismo y gracias al apoyo de algún amigo/pareja o maestro logra convencerse de que sí puede ser un héroe, para finalmente derrotar al villano, que es mucho más fuerte que él, pero que pierde por falta de ingenio o porque simplemente se confió. Puedes ponerle a ese personaje el nombre de Simba, Thor, Harry Potter o Luke Skywalker y funciona. A todos nos gusta ver a alguien asombroso que venza obstáculos, que al final derrote al villano y se quede con la chica.

¿De dónde viene esto? Pues, como lo dije al principio de este artículo: de los griegos. ¿Recuerdan esa clase de mitología en donde les dijeron que  Zeus es el rey de los dioses y que todos habitaban en el Olimpo? Bueno, digamos que esa fue la primera “Liga de la Justicia” o los primeros “Vengadores”, un grupo de personajes con un estatus superior al de los humanos que, si bien su prioridad es cuidar y mantener el orden en la ciudadanía, no importa que destruyan a parte de ella en el proceso: siempre hay un mal mayor que los acecha, pero siempre salen victoriosos de alguna u otra forma. Incluso, en la mitología griega, los dioses copulaban con los humanos. Lo mismo pasa “ahora”, por ejemplo, Superman y Lois Lane.

«Es una atracción por los individuos que se salen de lo corriente, porque siempre, desde la antigua Grecia hasta ahora, se han buscado personajes ejemplares», dijo Carlos García Gual, catedrático en filosofía en la Universidad Complutense al diario El País en 2009.

El ser humano siempre va a estar relacionado a sus orígenes, aún si pasan cientos de años. Está en nuestros genes. Si Homero tuviese una productora tan poderosa como Disney no se lloraría por la muerte de Tony Stark, sino por la muerte de Hércules, por decir un ejemplo.

- Advertisement -

«Todos necesitamos tener héroes, aunque son los griegos y los romanos los que les ponen el nombre. Los romanos tenían dos grandes héroes, Eneas y Hércules. De hecho, en el Museo Arqueológico Nacional hay un mosaico de los trabajos de Hércules, en el que ya aparecen viñetas», dijo Francisco García Jurado, profesor de filología latina para El País.

La razón por la cual los superhéroes son tan populares en la actualidad es porque la combinación de heroísmo, la cultura pop, internet, millones de dólares y Disney da resultados. La empresa del ratón, solo con Avengers Endgame ha recaudado más de 2.500 millones de dólares apenas pasado el mes de lanzamiento según IMDb (Internet Movie Data Base). Es la segunda película más taquillera de la historia, solo por detrás de Avatar, pero es solo cuestión de tiempo para que sea a su vez superada. Son cifras astronómicas. De hecho, la segunda película con mayor recaudación en su primer mes es Avengers Infinity War y la primera es Endgame. Disney encontró la fórmula perfecta para hacer dinero.

Por supuesto, en el éxito de Los Vengadores también se debe a un reparto de altísima calidad, los Robert Downey Jr, Chris Hemsworth y Chris Evans ya eran actores consagrados antes y ahora lo son todavía más. También tiene que ver la correcta toma de decisiones por parte de la directiva de Disney y de su, al parecer, desbordada habilidad de mover grandes cantidades de dinero como si fuesen caramelos.

Llámalo Hércules, Iron-Man, Perseo o Superman, siempre estaremos en contacto con héroes porque, nos gusten o no las películas de Marvel o DC Cómics, siempre vamos a querer ver a alguien que resuelva los problemas que nosotros no podríamos resolver por nuestras propias manos. Todos queremos ver cómo ese héroe (o grupo de héroes) derrota a Thanos o rescata a un país de un gobierno totalitario e indolente.

*Alejandro Faría es estudiante de periodismo impreso, amante de las viñetas y del conocimiento

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado