La crisis energética en Venezuela: 12 años de un apagón informativo electrizante

92

La opacidad reina en Venezuela en muchas áreas de interés. El sistema eléctrico no escapa al ocultamiento de la información oficial desde que el 17 de noviembre de 2010 se cerrara la página de la Oficina de Planificación del Sistema Eléctrico. La falta de claridad ha costado dinero, inversión, tiempo y salud a los venezolanos, que siguen sufriendo por las fallas en el sector

Hoy Venezuela llega a 12 años desde que la página de OPSIS (Oficina de Planificación del Sistema Eléctrico) se apagó para siempre, el 17 de noviembre de 2010, para sumir a la sociedad en un apagón informativo (frase de mi colega don Miguel J. Lara Guarenas) y en un estado de completa indefensión ante la opacidad sobre la justa información a la que tiene derecho la sociedad, por la Constitución Política del Estado, del sector con mayor transversalidad e impacto en la vida moderna como lo es el sector eléctrico venezolano (SEV).

En 12 años de gran oscurantismo no se ha aplicado el refrán popular de “que por docena es más barato”. Todo lo contrario, esta opacidad ha resultado muy costosa para la sociedad venezolana y, pese a ello, el sector oficialista no ha podido ocultar la dura realidad que el SEV atraviesa por su peor momento. Dicho apagón informativo, el peor de todos, ha servido entre otras cosas para:

  • Ocultar la dura verdad del personal y el equipamiento que batalla para darnos la electricidad que nos queda, porque desde la fecha citada Venezuela entró en las eras de desenergización y la deselectrificación, en la que tanto avanzó la República en períodos políticos precedentes.
  • Anárquicamente y en una falta de ética profesional aberrante, fijar límites y topes de consumo irracionales para la realidad climática histórica del país, que ha estrangulado la calidad de vida de los venezolanos ante la raquítica oferta energética de la estatal eléctrica, deficiente, inestable e intermitente, que mantienen toda una nación al filo de un apagón, bajones y severos racionamientos que varían de acuerdo con la estacionalidad climática.

Claves | Cinco datos que demuestran que en Venezuela no todo mejoró

  • Estafar a los usuarios producto de lo anteriormente dicho con mayores costos carentes de transparencia en una época o en la fomentación de una cultura de no pagar o hasta llegar a otra campaña más como “borrón y cuenta nueva”.
  • Valiéndose del ocultamiento de las cifras básicas de manera cotidiana, usarla como escudo para dar las más burdas excusas sobre severos y traumáticos a eventos de racionamientos y apagones de amplio espectro geográfico nacional, que finalmente derivaron después de más de 15 años cuando se cambió el rumbo para peor en los grandes apagones nacionales del 7 y 25 de marzo del 2019.
  • Echarle la culpa a causas zoológicas y climatológicas de la continuada y perenne crisis eléctrica que sufren los venezolanos de todos los estratos sociales, cuando las causas son ex profeso por el errático y corrupto accionar de los que han tenido todo el tiempo y el dinero del mundo para haber prevenido este mega desastre.
  • Acusar a mis sufridos usuarios #sinluz de ser “derrochadores” cuando los grandes derrochadores han sido los ministros que ha puesto Miraflores en la cartera eléctrica, cada uno más derrochador del tiempo y los escasos recursos que el anterior. Pero se jactan ahora de “activar la conciencia con consumo y eficiencia”. ¿Eficiencia en qué? En el mentir, ocultar y maquillar la dura realidad será.
  • Para echarle la culpa “al fenómeno natural El Niño”, que no habla, cuando con el Guri full casi por los últimos 7 años, los racionamientos han ido en aumento y el consumo de los venezolanos ha ido de picada. En lo que va del siglo XXI, esta mala administración ha dispuesto de más de un 7 % del agua en promedio que se tuvo en durante el siglo XX. 
  • Muy lamentable también, para que pseudo expertos del mundo académico le hagan el juego al sector oficialista al hablar de El Niño como causal de esta estructural y multi arista crisis. Más lamentable es que otros personajes que debieran saber mejor comuniquen ante la opinión pública de manera inapropiada creando un falso sentido de seguridad sobre el SEV y opiniones sin conocimiento de causa de las soluciones por no haber trabajado en el detalle de lo que se requiere, pero que vulgarmente, en una bajeza sin precedentes, se apropian del trabajo ajeno sin reconocer el mérito de los que realmente han trabajado para lograr la solución.
  • Contribuir hacer a la provincia de Venezuela, hogar de gran mayoría de los ciudadanos, como sector de segunda clase al castigarse sin contemplaciones con la carencia de electricidad, una especie de apartheid eléctrico. Innumerables los bajones, las largas horas de oscuridad, calor, tribulaciones médicas, comida dañada y otras innumerables penurias en los Andes, Zulia, Oriente, Llanos de nuestra amplia geografía, en un país que lo debiera tener todo, que por la mala cabeza y deshonradez de quienes deben defenderlo y cuidarlo lo han esquilmado.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.