¡Guaidó, tú solo no puedes! ¡Pero todos unidos sí podemos!

128
El presidente de encargado y primera figura de la Asamblea Nacional dio un discurso el sábado 25 de enero a los venezolanos radicados en Madrid | Foto EFE

La política en Venezuela -aunque lo correcto sería decir, la vida de los venezolanos y sus esperanzas de salir de la tragedia que se vive- se dirime en un tablero de ajedrez, donde dos jugadores despliegan sus estrategias para aniquilar al rival, mientras los que estamos alrededor de la mesa no entendemos un carrizo el plan que están desarrollando cada uno.

Sucede lo mismo en Venezuela. Maduro y toda su cúpula, que han sumergido al país en una crisis humanitaria que no tiene paragón en la historia, iniciaron el 2020 tratando de darle el jaque mate final a Juan Guaidó, para sacarlo definitivamente de la arena política y con una jugada maquiavélica, en la que se conjugaron traición, corrupción, fuerza militar y paramilitar, pretendieron quitarle la presidencia de la Asamblea Nacional.

Guaidó y quienes lo respaldan, conscientes de que el presidente encargado reconocido por más de 50 países ha perdido esa aura de estrella, de magnetismo y esperanza que en su momento despertó en los venezolanos, respondieron con una gira internacional con la intención de reflotar su imagen, golpeada por las acusaciones de corrupción de gente de su entorno y por no haber podido cumplir su promesa de: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

Maduro visiblemente afectado por el baño de publicidad de la gira de Guaidó, contraataca y le dice al propio Donald Trump que está dispuesto a negociar directamente con él. Esta propuesta de Maduro luce un poco cantinflera, ya que el gobernante norteamericano reiteradamente ha mencionado que lo único que hay que negociar es su salida del poder. Por otra parte, es bien sabido que Maduro no tiene ninguna capacidad de negociar por sí sólo una salida a la crisis que termine con el chavismo fuera del poder, por lo que muchos analistas piensan que el llamado de Maduro es una estrategia para confundir y ganar tiempo, pero que finalmente quedará tan sólo como un titular de prensa sensacionalista para llamar la atención.

Para Guaidó, más allá de la polémica que se generó con el gobierno español al no recibirlo el presidente Pedro Sánchez, lo único que consiguió con la gira fue algunos selfis con la canciller alemana Angela Merkel, palmaditas en el hombro del presidente francés Emmanuel Macron y del primer ministro británico Boris Jhonson, ya que no hubo una promesa firme por parte de estos mandatarios y de la Unión Europea de comprometerse con sanciones más fuertes para el régimen de Maduro. En lo que coincidieron todos fue en que Venezuela necesita un diálogo que conduzca a unas elecciones libres y democráticas.

Todos exigen en el tablero de ajedrez una salida negociada que lleve a las elecciones libres y democráticas, y los que estamos de mirones nos preguntamos, pero cómo va a ver una salida negociada si Guaidó dijo que no se sentaría más a negociar con Maduro, que ese ciclo está cerrado. Además, Maduro dice que bajo ninguna circunstancia van a entregar el poder.

De esta manera la partida de ajedrez va directo a llegar a un final de peones igualados, que necesariamente va a terminar en tablas y los que estamos alrededor de los dos jugadores, nada podemos hacer, porque nos han confinado a ser unos meros espectadores, sin poder decisión. Entonces asistimos al lamento de Guaidó en la cumbre de Davos: “Vine a decirle aquí que solos no podemos. Nos enfrentamos a un gobierno de mafiosos y terroristas”. Claro Guaidó, solo tú y Voluntad Popular no van a poder con Maduro. Pero si nos unimos todos los venezolanos, chavistas disidentes (Marea Roja, Aporrea, militares, exministros, oposición completa) y el 80% de los venezolanos, en una estrategia incluyente y de participativa entonces sí vamos a poder.

Marcos Hernández es periodista y fundador de la ONG Periodistas por la Verdad@[email protected]

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO