¡Gracias, maestros, por seguir ahí!                                               

302

Para que tengan una idea  el porqué de las protestas y el porqué debemos dar gracias a los que se mantienen. Un docente 1, el más bajo del escalafón, los que tienen pocos años en docencia, está ganando el equivalente a 17 dólares, y con las primas puede llegar a 21 dólar; y un docente VI, el más alto del escalafón, está recibiendo el equivalente a 22 dólares y con primas, llegaría a 31. Estamos hablando de profesionales con postgrado, con más de 25 años de experiencia. ¿Les parece justo?  

Por: Luisa Pernalete

Yo agradezco mucho a mi maestra que sea tan paciente con nosotros, pues hay niños muy tremendos”, así se expresaba Beatriz, que está en sexto grado en una escuela popular de Maracaibo.

Y Ana Isabel, su hermana mayor que ya salió del mismo colegio, me decía que agradecía no sólo lo que le enseñaron en contabilidad, que es la mención que ella estudió, sino también todos los consejos que le dieron durante su bachillerato. Dice que le han ayudado a mantenerse en su trabajo como asistente administrativa en una pequeña empresa.

El 15 de enero se celebra en Venezuela el Día del Maestro en recuerdo de aquel grupo de educadores que en plena dictadura de Juan Vicente Gómez, en 1932, se reunieron para defender sus derechos laborales y pedir mejores condiciones para la educación del país en aquellos tiempos.

Hoy, los decentes venezolanos también han estado manifestando su descontento por los salarios precario que desde hace varios años están recibiendo.

Los maestros siguen saliendo a la calle por un salario digno: un educador con 25 años de experiencia y formación de postgrado tiene un sueldo de 21 dólares al mes.

Para que tengan una idea  el porqué de las protestas y el porqué debemos dar gracias a los que se mantienen. Un docente 1, el más bajo del escalafón, los que tienen pocos años en docencia, está ganando el equivalente a 17 dólares, y con las primas puede llegar a 21 dólar; y un docente VI, el más alto del escalafón, está recibiendo el equivalente a 22 dólares y con primas, llegaría a 31. Estamos hablando de profesionales con postgrado, con más de 25 años de experiencia. ¿Les parece justo?  

Hay que darles las gracias a los que perseveran a pesar de las condiciones, no solo salariales, sino también de los centros educativos. Muchos sin servicio de agua potable, a veces sin electricidad, sin equipamiento necesario para ejercer su labor.

Suelo decir que hay muchos docentes que subsidian la educación en Venezuela, dado que con sus sueldos no pueden dar de comer a sus familias, tal como lo establece el Artículo 91 de la Constitución, según el cual   “todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad para cubrir para él y su familia las necesidades básicas, sociales e intelectuales.” Lo dice la CRBV, no lo estamos inventando.

Y cuando digo que los que perseveran subsidian a la educación venezolana es que conozco casos que en el turno contrario dan clases dirigidas, o venden café o tortas en sus casas; sé de maestros en Guayana que a veces se van a las minas a vender comida los fines de semana para poder seguir dando clases.

Los maestros venezolanos no solo deben enfrentarse a un salario depauperado, sino a las condiciones de las aulas y de las instituciones educativas, muchas veces sin agua ni electricidad.

Recuerdo un caso, la maestra María Auxiliadora, daba 2 grado en una escuela popular en el interior. Su hija, ya graduada de abogado y con trabajo, le dijo que dijo que dejara la escuela, en donde ganaba muy poco, que ella la podía mantener, y la madre le dijo que los niños la necesitaban. Y siguió trabajando.

Sé de maestros que se van a pie a sus centros educativos porque el salario no les da para pagar transporte. Sé de maestros que han pedido a los directores que les dejen dormir en la escuela para no faltar, porque viven muy lejos y no pueden pagar pasajes.

Se de maestros que visitan las casas de los niños que faltan más de 3 días a clase para saber qué les pasa, por qué no están asistiendo. ¡Verdaderos héroes sin capa!

La verdad es que deberíamos hacerles una estatua a los educadores en este país.

Sin maestros no hay educación, ni presencial ni a distancia. Sin educación los niños, niñas y adolescentes no tienen ni presente ni futuro. Sin educación un país tampoco sale de ninguna crisis.

Y nos toca hacer una gran alianza, con todos los sectores, universidades, academias, políticos, empresarios, obispos, organizaciones, para salva la educación en este país.  Salvar la educación pasa por mejorar los salarios de los maestros, no es lo único. Pero es necesario, es urgente.

¡Muchas gracias!

LUISA PERNALETE / @luisaconpaz

Educadora en zonas populares por más de 40 años. Utiliza el sentido del humor como herramienta pedagógica.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones  expresadas en este artículo

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.