Frédéric Bastiat en Venezuela (II)

131

EL PODER EN ESTE PAÍS


Por: Rogelio Guevara Cantillo

Bastiat Society es un programa del Instituto Estadounidense para la Investigación Económica (AIER) en honor al economista francés Frédéric Bastiat, cuya labor en vida fue acercar los principios y conceptos de la libertad a la población francesa de forma amena. Existen capítulos de Bastiat Society en todo el mundo y en los EE. UU. en casi todos los estados.

En este sentido, Leonardo Brito explica que si no tomamos en cuenta lo “izquierdista” que son los entes supranacionales como la ONU, la Unión Europea o la CEPAL y si ignoramos algunos episodios de fraude electoral, podríamos decir que en líneas generales en Latinoamérica y en el mundo hay un giro desde el centro hacia la izquierda radical.

Esto debido al producto principalmente de dos cosas: primero una generación privilegiada que lo tiene todo, pero es un poco más floja que sus padres, desdeña a la meritocracia y es ignorante en historia y política; y segundo, por el virus chino, este coronavirus ha empobrecido tanto a los países de tercer mundo que cualquiera que llegue con una propuesta de repartir dinero y de “justicia social” le será fácil, esto lo estamos viendo como la tendencia política en Chile con Jadue, Perú con Castillo, Bolivia con Arce y Colombia con el posible triunfo de Petro el año que viene, explica Brito.

Por otro lado, existen en Latinoamérica poblaciones reprimidas totalmente como Venezuela, Cuba, Argentina o Nicaragua, donde la ciudadanía está cansada y desilusionada del socialismo, pero están entrampados y es casi imposible salir del mismo por la forma como han diseñado el sistema. Podríamos decir que en 2021 no importa al país que te mudes en el mundo conseguirás algún grado de socialismo y esto es una mezcla de irrespeto a las libertades, bancos centrales keynesianos, altos impuestos, un gran e insostenible Estado de bienestar y, por supuesto, mucho marxismo cultural, añade Brito.

Frédéric Bastiat en Venezuela (I)

Para Leonardo Brito lo malo del socialismo es que no tiende sino a crecer y ser cada vez más totalitario hasta que se desploma. Por ejemplo, en Venezuela no se vive, se “sobrevive”. Sin trabajos ni ingresos, los más pudientes y conectados crean ONG o empresas de maletín para poder robar la Ayuda Humanitaria o captar alguna renta del narcotráfico que hay en el país y los más pobres y ancianos sobreviven gracias a las remesas del extranjero, al “rebusque” y a la caridad de las iglesias.

“Es una situación miserable, pero debe tener un final, no es sostenible para un país operar bajo ese modelo. Más que coerción, al contrario, está creciendo el desorden y el caos. El venezolano siente que vive en una tierra sin ley, de mafias y vaqueros solitarios, donde cada quien se sale con la suya”, opina el director de Bastiat Society en Venezuela. Esto es un fenómeno sociológico que ocurre cuando una población abandona el respeto por la autoridad, esto es resultado de leyes malas, leyes inmorales y burocracias imposibles de seguir, añade Brito.

El ciudadano se encuentra en la diatriba de abandonar su respeto por la ley o abandonar su respeto por lo moral, en Venezuela hay un alto grado de ambas cosas. Explica Brito que es un fenómeno complejo. “Yo he identificado varios factores fundamentales como no tener una cosmovisión completa del hombre, de la acción humana, de su naturaleza y su realidad. Y allí caben todas sus luchas materialistas contra la pobreza, la desigualdad, la igualdad de resultados, los derechos sociales y su concepción del dinero”, analiza Brito.

Igualmente, la ignorancia de las cifras, de lo que ha pasado con el desarrollo humano, la esperanza de vida y el bienestar en los últimos 200 años de mercados abiertos, no estudiar lo que había antes con reyezuelos y monarcas, sistemas cerrados, enfermedades y mucha pobreza. Así mismo una moral distorsionada, una ética materialista dialéctica que no proviene del judeo-cristianismo ni del pensamiento griego sino del humanismo de la ilustración francesa, en donde no importan los medios con tal de llegar al mismo fin.

Para resumirlo es una o alguna mezcla de tres cosas; una limitada visión de la realidad, una profunda ignorancia en historia, economía y una moral en dónde está bien envidiar o tomar lo ajeno. Hay que cambiar esta realidad. En Bastiat Society de Venezuela están sembrando semillas, educando principalmente en economía y educación financiera y divulgando ideas de libertad, emprendimiento y prosperidad a los venezolanos.


ROGELIO GUEVARA CANTILLO | @Rogeliogcmundo

Analista del poder y economía en Latinoamérica.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.