¿Está resuelta la crisis de gasolina en Venezuela?

3040

Por: Rogelio Guevara Cantillo

La problemática de la gasolina en Venezuela está aún lejos de resolverse. La empresa petrolera nacional, Pdvsa, hoy en declive y herida por todos sus costados y en otros tiempos símbolo de orgullo venezolano, es un sistema de negocios energético en ruinas y amenazada por competidores de la región como Colombia, Guyana o Surinam. Algunas consideraciones al día de hoy son:

Transporte y logística. El transporte para las estaciones de servicio ha sido escaso o complicado. Para abastecer de manera oportuna cerca de unas 1.400 gasolineras, Pdvsa se ha visto comprometida con las pocas gandolas necesarias para cumplir la logística de transporte hasta dichas estaciones de servicio. Se presume que las gandolas activas a nivel nacional estén próximas a las 500 unidades, cuando la demanda real es mucho mayor.  

La producción de las refinerías es un misterio. Poco se sabe sobre la realidad de la producción, en estos días de julio. Por testimonios de varios empleados de complejos refinadores en Venezuela, los escenarios de producción se aproximan a un 20% de capacidad. Entre las noticias que tenemos destacan la dificultad y el alto riesgo que están pasando los trabajadores de las refinerías. Los complejos productivos no han logrado, incluso, arrancar a más de la mitad de su producción ni con la ayuda de los iraníes, lo que hace suponer que el tema de producción de gasolina estará estancado por muchos meses más y prueba de ello es la nueva importación de gasolina proveniente del país persa. Irán está contribuyendo con Maduro en aportar gasolina, pero esta solo alcanza para unos 10 días, quizás 20 días en el mejor de los casos y en un entorno país signado por el confinamiento del COVID-19, lo que modifica el consumo habitual. Hay cientos de actividades económicas que se limitan a la dura realidad del combustible. Todos nosotros ya no somos libres de viajar por todo lo ancho y largo de Venezuela en vehículo, así mismo el sector turismo y otros se han visto gravemente afectados. 

El factor colas. Las colas en ciudades como Caracas se han reducido considerablemente, pero en muchas ciudades persisten. Así mismo contribuye la variable que Maduro, en las últimas tres semanas, ha reforzado el confinamiento en todas las ciudades del país (¿Quién sabe hasta cuándo?) Un elemento a tomar en cuenta es que hay ya un considerable porcentaje de estaciones de servicios con gasolina a precio dolarizado. Si usted llenara su tanque de gasolina con cerca de 30 litros por semana en un mes, serían 120 litros, esto en su equivalente en dólares serían $60. En Venezuela el salario mínimo no pasa de los $5 al mes, y el salario promedio de un profesional, dependiendo de la ciudad, tipo de industria y experiencia podría estar alrededor de los $400 a $600 por mes. A pesar de que hay una solución “express” con la gasolina importada, aún el porcentaje que representa es alto para el nivel de ingresos de un profesional capacitado promedio.


Por testimonios de varios empleados de complejos refinadores en Venezuela, los escenarios de producción se aproximan a un 20% de capacidad. Entre las noticias que tenemos destacan la dificultad y el alto riesgo que están pasando los trabajadores de las refinerías.

Rogelio Guevara Cantillo

Factor Sanciones. Es un año electoral en los Estados Unidos de América. El 3 de noviembre se realizarán elecciones presidenciales en este país. Lo más probable es que la presidencia esté en manos de Donald Trump nuevamente o de Joe Biden, quien ya estuvo en la Casa Blanca como vicepresidente de Barack Obama. En este sentido, los meses de julio a octubre de 2020 serán de mayores sanciones económicas y financieras al régimen de Maduro y colaboradores, en especial a aquellos en el segmento de energía y petróleo. Los resultados de estas sanciones se pueden ver reflejadas en las acciones legales contra hombres de confianza de Maduro como Wilmer Ruperti, Alex Saab, Raúl Gorrín entre otros y quizás nuevos sancionados que se sumarán en estos meses de campaña electoral para “emplazar” a cualquier agente económico a no contribuir en lo energético con Nicolás Maduro. En el tema de acciones militares contra el régimen de Maduro, se ven aún algo lejanas, a pesar de la alta frecuencia con las que el almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur, declara a medios de comunicación.

Continúan las importaciones de gasolina. En mayo lograron arribar al país tres buques con gasolina de bandera iraní. En este mes de julio se espera la llegada de otros cuatro buques más. Estos fueron sancionados en días recientes por un juez de los Estados Unidos, ya que las autoridades del país norteamericano alegan que los recursos con los que Maduro paga a los mismos, terminan en manos de la “Guardia Revolucionaria de Irán”, a los ojos de la administración Trump un grupo terrorista y, por ende, esta gasolina que se cree se paga con oro forma parte de los ingresos de este grupo terrorista.

¿A dónde fueron a parar los dólares o bolívares por la gasolina iraní? Al día de hoy, el ejecutivo nacional no ha explicado cuánto se obtuvo de ingresos por venta del primer lote del combustible iraní, que llegaron al país en tres buques. La respuesta de Maduro, en este sentido, es que este dinero será usado en beneficio de la industria petrolera, pero no han informado detalladamente sobre qué sucedió con estas divisas. Sí sabemos que las concesiones privadas fueron canceladas. El 27 de junio esto se hizo público, porque una de las estaciones de servicios más emblemáticas de Caracas y de muchos años de trayectoria, como la estación PDV de Parque Cristal en el municipio Chacao, sus dueños y/o gerentes dieron a conocer sus rostros y opiniones ante la notificación de desalojo y ruptura de la relación con Pdvsa, tras décadas de trabajo conjunto. La gasolina al parecer poco a poco pasará a manos del Estado y obviamente todo apunta que será a un precio en divisas. Se especula que pueda estar el negocio en manos de privados; es una probabilidad, pero conociendo el tipo de régimen que funciona en Venezuela, no sería de extrañar que esos “privados” sea solo una “fachada”.

El tema gasolina está lejos de resolverse. El mismo tendrá solución cuando la producción se acerque a los niveles acostumbrados de elaboración y consumo nacional de hace unos años, cercanos a los 200.000 a 300.000 barriles de gasolina por día. Es menester que esto se resuelva poco a poco, pero su recuperación sea persistente. Las refinerías no se recuperarán de la noche a la mañana. Nuestras refinerías son un fracaso; atrás quedaron proyectos para ampliar la producción energética de Venezuela, como por ejemplo el plan de la refinería de la Batalla de Santa Inés en Barinas, que al día de hoy quedaron en el olvido y con recursos aprobados y extraviados. La hoy llamada “potencia energética y agroalimentaria” con un gran poder de desarrollo, quedó destruida e irreconocible en manos del socialismo. Hoy lamentablemente según la encuesta nacional de condiciones de vida (Encovi), edición 2019-2020, desarrollada en conjunto por la Universidad Católica Andrés Bello, Universidad Central de Venezuela y Universidad Simón Bolívar, Venezuela es el país más pobre de Latinoamérica, posición que ocupaba antes Haití y el segundo más pobre del mundo después de Nigeria.


ROGELIO GUEVARA CANTILLO| @rogeliogcmundo

Especialista en comercio internacional.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

4.15/5 (13)

¿Qué tan útil fue esta publicación?