¿Es Telesur la hoja de ruta para salir de Maduro?

2126
Según un estudio de la ONG Periodistas por la Verdad, la sintonía de Telesur en el país no llegaba al 1% en el año 2010. | Foto: Cortesía Telesur

Una tuitera escribió en su cuenta: “Una sola pregunta para los venezolanos. ¿Dónde está la ruta para salir de la crisis?” Agregó: “La crisis económica se profundiza, al igual que la miseria y la desigualdad; no hay calidad de vida, servicios. Sociedad de zombis sobreviviendo”. Este desespero de @INDIURBANEJA por saber cómo vamos a salir de esta crisis después de los fracasos del año 2019, es el que embarga a todos los venezolanos. Por eso no quisiera pensar que la estrategia principal se traduzca en el control de Telesur.

Juan Guaidó anunció como una gran noticia que iba a recuperar la señal de la multiestatal de noticias Telesur para colocarla al servicio de la democracia. Inmediatamente nombró a Leopoldo Castillo como presidente de la comisión para la reestructuración del canal, quien dijo que la estación de televisión funcionaría en Miami y sería financiada por el Gobierno de Estados Unidos y por países de la región, pero no señaló cuáles.

Ojalá los asesores de Guaidó lo pusieran al tanto de la avalancha de comentarios negativos que esta iniciativa generó en las redes sociales, porque los venezolanos, aunque sometidos a un cerco mediático por parte del régimen de Maduro, intuyen que este plan a la larga sumará muy poco en la lucha para desalojar del poder a los que están destruyendo al país.

¿Por qué no generará nada? Telesur fue una de esas ideas estrambóticas que Hugo Chávez compró y que solo sirvió para que unos vivos se llenaran de plata, como los centros de acopio para almacenar pescados, los gallineros verticales o la fábrica de pañales. En el caso de Telesur, le sirve a Andrés Izarra para vivir como un jeque en Alemania.

La idea de Telesur fue del periodista uruguayo Aram Arahonian, que concibió en el 2002, después del golpe de Estado contra Chávez. Al no encontrar apoyo para el proyecto en Venezuela, se lo presentó a Fidel Castro, quien convenció a Chávez. Así fue como en el 2005 se fundó Telesur, pero Aram no fue su presidente, sino que se designó a Andrés Izarra y se relegó al uruguayo al cargo de director general. En el año 2007 me encontré a Aram, ya fuera de Telesur, y me dijo que todavía seguía cobrando su salario en la televisora. Le pregunté por qué y me dijo: Andrés Izarra sabe que si yo hablo va inmediatamente preso.

En los estatutos de Telesur aparecen como socios propietarios del canal, Cuba, Nicaragua, Uruguay, Ecuador y Brasil, pero ninguno de estos países jamás han puesto un bolívar ni mucho menos un dólar para el funcionamiento del canal multiestatal; por lo tanto, se ha mantenido este «elefante blanco» desangrando las finanzas de Venezuela.

Para el 2010 la organización Periodistas por la Verdad hizo un estudio de medición de los medios del sistema público y Telesur no llegaba al 1% de sintonía, por lo que su incidencia informativa era casi nula. Dijimos que con el presupuesto anual del canal se podría construir dos hospitales tipo II. Aclaro esto porque además de lo oneroso que significa mantener un medio de esas características, es poco lo que puede aportar para la hoja de ruta en la salida de Maduro y no vaya a ser que pase lo mismo que con Chávez: que solo sirvió para que algunos vivos se quedaran con una buena tajada de dólares, además de que podría generar un conflicto que nos colocaría en el mismo nivel que el régimen de Maduro, porque al final habrá que pasearse, necesariamente, por el tema de la libertad de expresión.

Veamos: Con qué activos cuenta Telesur en los países en los cuales Guaidó tendría incidencia para hacerse con esos bienes. Una pequeña oficina, que debe ser alquilada; un pequeño módulo de producción, si acaso dos vehículos, a lo sumo dos cámaras y un grupo de dos periodistas. Después vendría la lucha con las cableoperadoras que mantienen la señal de Telesur, y la posición de los gremios de periodistas y de los países afectados, que lo pensarán dos veces para asumir un conflicto tan sensible para la opinión pública. Y como suele ocurrir en Venezuela, al final de la tarde tendríamos dos señales, por lo menos fuera del país. Claro, y lo que no se entiende es que Leopoldo Castillo dice que van a operar desde Miami y que el canal va a tener otro nombre. De ser así, se le debe hablar claro al país y decir que van a crear un canal de noticias para el continente con la finalidad de contrarrestar la influencia de Telesur.

Es una realidad que en la lucha contra Maduro uno de los elementos que debe contrarrestarse es la hegemonía mediática que su régimen tiene en Venezuela, pero entendiendo que ese cerco lo lograron comprando los grandes medios que eran de la oposición: Globovisión, Últimas Noticias, El Universal, Notitarde. Los contenidos de las radios y televisoras son controlados a través del miedo al cierre por parte de Conatel, miedo que se materializa cuando los empresarios ven la poca fuerza que tiene la oposición frente al régimen.

Pero la lucha no pasa por crear medios televisivos que van a ser bloqueados en Venezuela, con unos costos operativos exagerados y que aportarán poco, ya que fuera del país todos los medios internacionales le hacen ver al mundo lo cruel del gobierno de Maduro y su cúpula. La lucha tiene que darse dentro del territorio, con la aparición de semanarios, radios clandestinas móviles, más televisoras y radios por internet.

Copiar los errores de Chávez que tanto daño les causaron y le causan a las finanzas del país, como Telesur y la Radio del Sur, solo tendría un corto tiempo para la polémica y demostrar que de alguna manera se le puede hacer daño o hacer pasar un mal momento al régimen. Pero no es lo que exigen los venezolanos ante la crudeza de la crisis humanitaria que se vive. Exigen claridad en la hoja de ruta para salir de Maduro, que si el proceso va a ser a mediano o largo plazo, que se discuta y se socialice con todos los venezolanos, quienes somos, finalmente, los que tendremos la última palabra en el fin de esta tragedia.

Marcos Hernández es periodista y fundador de la ONG Periodistas por la Verdad. @hmarcovalor [email protected]

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO