El Tiar podría radicalizar el apoyo de los militares a Maduro

795
Padrino López fue ratificado por Maduro en la cartera de Defensa. Foto EFE

Si en algo tiene razón María Corina Machado, es cuando lacónicamente afirma: nosotros solos no podemos contra la dictadura de Maduro. Es cierto, nos enfrentamos a uno de los peores gobiernos de facto en la historia de la humanidad. Dirigidos por gente inescrupulosa y sanguinaria, pero hábiles en la manipulación y el engaño.

Pero esa afirmación de María Corina Machado, no es del todo cierta. Claro que los venezolanos podemos solos, así como lo hicieron los dirigentes y su pueblo contra Marcos Pérez Jiménez. Pero eso sí, conformando una verdadera unidad.

La Junta Patriótica de 1957 se conformó con dirigentes de AD, Copei, URD y PCV, además de todos los gremios, sindicatos y estudiantes del país. A ninguno de esos dirigentes se les ocurrió decir: nosotros solos no podemos. A ninguno se le ocurrió la maravillosa idea de pedir que fuerzas extranjeras invadieran su país.

Y no es que la dictadura de Pérez Jiménez fuera menos sanguinaria que ésta, sino que esos dirigentes fueron capaces de construir mayoría. Captar militares y propiciar las acciones de participación de toda la población. Sin ir más lejos. En el 2002 la sociedad civil propició la salida de Miraflores del todopoderoso Hugo Chávez.

Pero estos dirigentes que hoy piden una intervención de los marines estadounidenses, que el Grupo de Lima conforme una coalición militar o el TIAR y que vengan las tropas de sus aliados a deponer a Maduro, han engañado a buena parte de la población, que todos los días se acuesta soñando que al despertar están los aviones y los barcos de los aliados bombardeando al país.

Esta es una oposición acomodaticia: que vengan los marines y saquen a Maduro y luego les entreguen el poder. Mientras viajan por el mundo, dan una que otra declaración, saboteando el proceso de diálogo que inició Guaidó y con eso piensan que han hecho su trabajo.

De verdad que debería darles vergüenza que no sean capaces de construir una fuerza que saque de Miraflores a un dictador que tiene casi el 90% de rechazo de población y el mismo porcentaje en la FANB. Sí, en las FANB. Porque nuestros soldados en los cuarteles del campo tienen que salir a descuartizar vacas y cochinos de los hacendados para comer, robar plátanos, yuca y otros alimentos. Además de recibir una paga miserable y tratos atroces.

Pero no tienen un discurso para militares que los enganche. Conozco altos oficiales, subalternos, que no están con Maduro, pero que me han comentado: “no Marco, yo soy un soldado preparado para defender la patria, y si alguien se atreviera a invadirnos estaríamos en las primeras líneas para defender esta tierra sagrada”

Es por ello que tenemos que entender que esas amenazas de intervención militar, del TIAR, sólo sirven para que los militares se radicalicen entorno a Maduro, aunque no lo quieran. Por lo demás, estos políticos saben que Colombia y Brasil, que son los países fronterizos con Venezuela, no van a comprometer a sus naciones en un conflicto armado que podría desestabilizar a sus naciones.

Entonces nos queda conformar la unidad de todos los venezolanos, y existe una fortaleza muy importante, que son los disidentes del chavismo. Políticos, militares y funcionarios de mucha experiencia, que ocuparon carteras ministeriales con Chávez y cargos muy importantes en la administración pública y que se han ido desmarcando de Maduro, y que ahora son voces críticas.

Militares como los generales Raúl Isaís Baduel, Miguel Rodríguez Torres, en estos momentos en prisión, tienen que ser defendidos con la misma fortaleza que cualquier preso político. Políticos como los ex-ministros Oly Millán, Héctor Navarro, Gustavo Márquez, Rodrigo Cabezas, así como los legisladores zulianos Eduardo Labrador, Zenaida Fernández y José Vielma, tienen que ser incorporados al mismo frente de lucha contra el gobierno de Maduro.

Tampoco los colectivos del 23 de Enero son propiedad de Maduro, al contrario, consideran a Maduro un paria, al igual que a Diosdado Cabello y a los dirigentes del PSUV.

De esta manera, las condiciones están dadas para que Guaidó pueda unir todas las voluntades del país, de manera que se generan acciones dentro del marco legal: diálogo, protestas, huelga general, para que el menguado apoyo político y militar que sostiene a Maduro se termine de derrumbar.

.

DÉJANOS TU COMENTARIO