El Súper Bigote: ¿de China o de Cuba?

262

Por: Gloria Cuenca

Uso una expresión española-margariteña: “Ahora, sí torció la puerca el rabo”. La explico, por si acaso hay quien no la entiende: refiere a cuando pasan cosas que nunca imaginamos que ocurrirían. Veo, —ojo— por la televisión mexicana, una serie de comiquitas o ¿caricaturas? llamadas el Súper Bigote. Al detenerme en lo que veo, pienso que se trataría de un nuevo súper héroe que conduce una aguerrida batalla contra el imperio norteamericano, vestido de Superman.

No sé quiénes serán los asesores de imagen que recomendaron esa serie. Oigo al presidente quejarse de que los caraqueños somos muy bromistas y el, por ser quien es,  merece respeto. Hay una frase bastante conocida: “Respete, para que lo respeten”. Le recuerdo a los asesores, por si lo han olvidado, el respeto no nace espontáneamente, sino que se gana.

El sentimiento de respeto tiene que ver con la acción de la persona que merece el respeto y también, actualmente, con los llamados imagologos, que no son otra cosa que asesores de imagen. En este tema no soy muy versada. Adolfo Herrera (q.e.p.d.) era un magnífico asesor de imagen, aun cuando a menudo no cuidaba la suya, para angustia de fotógrafos y camarógrafos que tenían la tarea de retratarlo o visualizarlo.

En uno de sus trabajos planteó la tesis de que el mundo actual vivía en función de las imágenes y no se conoce a las personas en verdad, pero sí su imagen. En oportunidades, decía que la interacción es a través de las imágenes de las personas. Se relacionan por las imágenes que tienen unos de otros.

Por ejemplo, Putin y Biden, quienes se van a reunir para tratar temas de interés mundial. ¿Se conocen? ¡Para nada!  Por eso es tan difícil la comunicación. Se verán en persona, pero solo saben lo que se dice sobre cada uno. La autenticidad es difícil, por no decir imposible, en medio del mundo actual. La extraordinaria Ángela Merkel ha intentado no ser solo una imagen. De allí, en buena medida, su trascendencia y logros.

Y sí, fue una idea peregrina esa de volverlo el Súper Bigotes. Los chinos no pudieron ser esos asesores, —creo yo— pues en China la gente que usa bigotes, o barba, es un súper burgués o súper aristócrata. Nada que ver.

Volvamos a la torcedura del rabo de la puerca o a la súper comedia, indudablemente, en eso estamos. Un comic con la imagen de un súper héroe que compite e imita a Superman y también a otros, tales Batman, Spiderman, Ironman, entre los que recuerdo, es absolutamente deleznable e impropio. Encima se enfrenta al Imperio. ¿Cómo no reírse? Pues han dado en el clavo para la diversión de todos y todas, como les gusta decir: no debería quejarse. Después de todo, la idea es que mejor se rían y hablen aun cuando sea un chiste.

¿No es mejor que hablen aun cuando sea para decir cuestiones malas, que ignorar a las personas? Pareciera que eso es lo que se busca, o ¿no? Mi asesor predilecto, que tristemente ya no está, lo aseguraba: “Que hablen, mal o bien, pero que hablen”.

 Al analizar el meta mensaje, (es aquel que está más allá del mensaje) se busca presentarlo como alguien que lucha en contra del todopoderoso imperio norteamericano, sin embargo, ¡es tan incongruente! ¿Cómo aceptar que sea una especie de homólogo de Superman, originario del propio Imperio, quien se le enfrenta a éste? Superman además, en la vida supuestamente real, es un periodista, (Clark Kane) bastante anodino y, sin embargo, muy serio y enamorado de Louise Lane. Se enfrenta al crimen, casi siempre en New York. ¡Vaya disfraz y diferencia!

¿Serán cubanos los autores de la saga? Cómo se nota que no están al día en todas las travesuras de los súper héroes. Además, han perdido contacto con lo chistoso que somos los venezolanos. Sin darnos motivo, nos reímos y festejamos, más en las Fiestas de Navidad, que son propicias para la alegría y las bromas.

 Recomiendo a quienes se ofenden por los chistes y las antipaticuras que a diario nos hacen, recordar que la llave de la felicidad está, entre otras cosas, en perder el miedo a hacer el ridículo. Si ya se es súper héroe acepte, entonces, la súper broma. No queda otra.   

GLORIA CUENCA | @editorialgloria

Escritora, periodista y profesora titular jubilada de la Universidad Central de Venezuela

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.