El principal problema del mundo

477

Por: Fernando Egaña


Caramba, qué título tan osado para un mero artículo de opinión… Es lo que diría, si no fuera porque lo escribo. Pero es que me parece de anteojito. La notoria debilidad del presidente de EE. UU., Joe Biden, es el problema número uno del presente, en mi modesto entender. Del presente global, porque cualquier parecido a un orden mundial que pudiera existir, se desdibuja rápidamente si se percibe que en la Oficina Oval no hay garra o voluntad decidida.

Si los talibanes, se considera, le dieron un volapié a Biden, entonces los Estados rivales de Estados Unidos y las potencias secundarias que le antagonizan, se sentirán con la autopista despejada para avanzar en sus intereses, de la naturaleza que sean.

Lo estamos viendo ya: China tensa la cuerda con Taiwán, las Coreas disparando misiles, Irán por la libre, el Medio Oriente más recalentado, Rusia más desafiante en Europa y, en fin, una creciente convulsión por todas partes, con pronósticos ominosos.

No estoy abogando por el papel del «gendarme internacional» para Washington. No. Al contrario, apoyo la existencia de equilibrios plurales y, en lo posible, democráticos. Pero el actual vacío de voluntad de poder real en la Casa Blanca se está llenando con velocidad y agresividad, en perspectiva, de contiendas militares entre países con arsenal nuclear.

Y ni hablar de las instancias «paraestatales», o grupos renegados y terroristas, que expresan públicamente su disposición a relanzar sus actividades. Después de todo, si de Guantánamo se pasa al Palacio Presidencial de Kabul, entonces todo puede ocurrir.

La debilidad de Biden, por cierto, es una buena noticia para Maduro y los suyos. Si hasta la hegemonía hace fiesta en México y el invitado más esperado es el preso de Cabo Verde…

El «principal problema del mundo», tal y como se esboza (osadamente) acá, no está inexorablemente  condicionado por la ideología, o por la competencia económica, o por el mercado electoral de Estados Unidos. La debilidad de Biden es político-personal. Un tema principal si los hay.


El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.