20.6 C
Caracas
viernes, 12 agosto, 2022

El poder de la predicción meteorológica para salvar vidas

-

Por: Paulino Betancourt

Los desastres meteorológicos sacuden al mundo con mayor frecuencia, causando siete veces más daños que en las últimas décadas. Pero, afortunadamente estos desastres han estado cobrando menos vidas. Entre las décadas de 1970 y 1980 murieron un promedio de 170 personas al día en todo el mundo, debido a estos eventos. Mientras que en la década de 2010, eso se redujo a 40 personas por día, según indicó la Organización Meteorológica Mundial (OMM) en el informe entregado el miércoles, donde se analizó más de 11.000 desastres meteorológicos en el último medio siglo.

El informe llega en un momento repleto de desastres a nivel mundial, incluidas inundaciones, huracanes e incendios forestales, agravados por la sequía. Para los investigadores en desastres, eso no es una sorpresa. Si bien los peligros naturales son cada vez más frecuentes y severos a medida que el planeta se calienta, nuestra comprensión científica sobre ellos y el desarrollo de los sistemas de alerta temprana que protegen a las comunidades, han mejorado significativamente en las últimas décadas.

Como resultado, los desastres relacionados con el clima se han vuelto menos mortales con el tiempo. Este es un gran logro, quizás una de las mayores historias de éxito en la actualidad, pero es fácil pasarlo por alto. Esto es el resultado del trabajo constante de pronosticadores, planificadores, arquitectos, ingenieros y formuladores de políticas públicas.

Algunos líderes mundiales están prestando atención y quieren llevar estos avances más allá. En particular, las Naciones Unidas y la OMM, están lanzando un programa para garantizar que todos en la Tierra estemos cubiertos por un sistema de alerta temprana de desastres . Sin embargo, la OMM aun no ha especificado los detalles del programa. “Las alertas tempranas, salvan vidas. Debemos impulsar el poder de la predicción para todos y desarrollar su capacidad para actuar”, dijo el Secretario general de la ONU, en el mes de marzo (https://www.youtube.com/watch?v=27z5P_dh6X0).

La predicción de desastres ha visto mejoras, especialmente en la era de los satélites meteorológicos y computadoras mucho más poderosas. Por ejemplo, el INAMEH ahora puede proyectar la trayectoria de un huracán con 72 horas de anticipación. Esto es un gran avance considerando que, según la OMM, tener 24 horas de advertencia antes de una tormenta reduce los daños en un 30%. Dos días adicionales de tiempo y una ruta de tormenta más precisa es una mejora enorme que ha ayudado a más personas a salir del peligro.

“Los daños en los ecosistemas, los asentamientos y la infraestructura son resultado de los aumentos en la frecuencia e intensidad del calentamiento global”, escribió el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático en su informe más reciente (https://www.ipcc.ch/report/sixth-assessment-report-working-group-ii/). Mientras muchos países se enfrentan a otro momento lleno de incendios forestales, inundaciones y olas de calor, y aun cuando es probable que el mundo supere los objetivos de cambio climático, salvar vidas de los desastres es una prioridad.

El siglo pasado muestra que el progreso constante suma, pero no lo podemos dar por sentado, porque el cambio climático está aumentando los riesgos de desastres y se necesitará una estrategia coherente para contrarrestarlo. Si bien estamos mejor equipados para salvar vidas durante los desastres, será un desafío implementar las soluciones existentes al ritmo y a la escala necesaria para proteger a las poblaciones en un clima cada vez más cálido.

Vale señalar que los lugares del mundo con los programas más sólidos de pronóstico y alerta de desastres, suelen ser los países más avanzados tecnológicamente. Entre 1970 y 2019, más del 91% de las muertes relacionadas con el clima ocurrieron en países en desarrollo, según la OMM (https://public.wmo.int/en/media/press-release/weather-related-disasters-increase-over-past-50-years-causing-more-damage-fewer). Solo la mitad de los países del mundo cuentan con sistemas de alerta temprana para amenazas múltiples, y en regiones como África, América Latina y los países insulares, existen grandes deficiencias en las observaciones meteorológicas y climáticas.

El éxito en la disminución de las muertes relacionadas con los desastres naturales, muestra que existen formas efectivas para mitigar algunos de los peores efectos del cambio climático. Cerrar las brechas en las alertas y desarrollar sistemas de respuesta a desastres debería ser una prioridad urgente y una obligación. Claramente, las advertencias no son suficientes por sí solas para reducir los daños. Las personas también necesitan los medios para actuar sobre esas advertencias.


PAULINO BETANCOURT | @p_betanco

Investigador, profesor de la Universidad Central de Venezuela, miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a