El papel del primer rey borbón, Felipe V, en la fundación de la UCV

767

Por: Alberto Navas Blanco

Hace unos veinte años recibimos en el Rectorado de la UCV la visita del embajador de Francia y me correspondió apoyar al rector Giuseppe Gianneto en informar al diplomático sobre la historia de nuestra Universidad. Ambos se quedaron atónitos al enterarse que el fundador de la Universidad Real de Caracas había sido un francés, Felipe de Anjou, nacido en Versalles un 19 de diciembre de 1683, y era nieto del Rey Sol Luis XIV de Francia y de María Teresa, hija del Rey español Felipe IV, por donde le venía el derecho sucesoral al trono español, ya que el rey anterior Carlos II “El Hechizado” había fallecido sin descendencia el 1º de noviembre de 1700. Éste último rey de la dinastía de los Austria dejó en su testamento final  legar el trono a Felipe de Anjou, obviando así al otro aspirante: Carlos el  Archiduque de Austria, provocándose así la llamada Guerra de Sucesión Española, que dio finalmente el triunfo al nuevo linaje borbónico con Felipe V a la cabeza, quien gobernó los reinos de España y las Indias durante el largo período de 46 años desde su llagada a Madrid en el palacio del Buen Retiro el 17 de febrero de 1701, contaba apenas con 17 años de edad. El nuevo rey contrajo matrimonio con María Luisa de Saboya (de 13 años) ese mismo año, logrando tener con ella un descendiente varón, el futuro Luis I, quien apenas gobernó por meses ya que falleció por efectos de la viruela, obligando a Felipe V a recuperar el trono español.

Pese a su carácter melancólico, Felipe fue un rey bien formado en Versalles, bajo el consejo de su abuelo Luis XIV, el más poderoso monarca de Europa y educado por maestros de gran prestigio intelectual, como el arzobispo de Cambrai Fenelon; aprendió además equitación, arte militar, deportes, cultura moral y social. Se convirtió en un rey popular, sobre todo por su triunfo en la Guerra de Sucesión (1702-1713) donde participó directamente en los combates hasta lograr la expulsión de los aliados ingleses, holandeses, austríacos, portugueses y alemanes, contando con el importante apoyo de Francia. Fue un gran modernizador del Estado español, centralizador y regalista, y contó con el apoyo de la intelectualidad (Melchor de Macanaz, José Patiño, etc.) y de las universidades como la de Salamanca, la ilustración y las reformas borbónicas ya se asomaban sobre España.


. Ambos se quedaron atónitos al enterarse que el fundador de la Universidad Real de Caracas había sido un francés, Felipe de Anjou, nacido en Versalles un 19 de diciembre de 1683, y era nieto del Rey Sol Luis XIV de Francia y de María Teresa, hija del Rey español Felipe IV

Alberto Navas Blanco

El poderoso imperio de Felipe V contaba además de los extensos territorios de Castilla, con la soberanía sobre el reino de Navarra, territorios vascos, Asturias y Galicia, así como sobre los reinos de Aragón, Valencia y Barcelona. En Europa con el ducado de Milán, y la soberanía sobre Nápoles, Sicilia, Cerdeña y los Países Bajos del Sur (Bruselas), también con la soberanía colonial sobre las Indias Occidentales, las Canarias, las Filipinas y las ciudades fortificadas en la costa de África. En todo este contexto nos interesa resaltar el interés borbónico por rescatar el imperio español en América o Indias Occidentales, abandonados por la dinastía anterior. Los territorios de la actual Venezuela eran entonces provincias dispersas, entre las que la Provincia de Caracas jugaba un papel central, pero igualmente descuidadas por la metrópoli, acosadas por ingleses y holandeses, por pestes y terremotos, por el aislamiento y el atraso. Luego del triunfo en la Guerra de Sucesión y del matrimonio con su segunda esposa Isabel de Farnesio en 1715, Felipe V avanza hacia una brillante gestión, como amante y coleccionista de libros, funda la Biblioteca Real de España (antecedente de la actual Biblioteca Nacional de España), la Real Academia de España, la importación de libros, la promoción de la Ópera, pintura, los nuevos palacios estilo Versalles (como el de “La Granja” en Segovia) y la promoción de la prensa de literatos. En España funda la Universidad de Cervera y en América las de Caracas y La Habana.

La Universidad Central de Venezuela, en su antigua sede ubicada en la esquina de Las Monjas

La visión borbónica de modernización, centralización regalista y reorganización fiscal, llega a América Española y a Venezuela con el reinado de Felipe V, teniendo tal vez su tiempo más brillante durante la década de 1720. El Informe sobre Venezuela elaborado por el Juez Pedro José de Olavarriaga sobre las potencialidades económicas y la necesidad de reprimir el contrabando, llegó directamente al rey Felipe V, quien en 1728 lo aprueba y decide la Creación de la Real compañía Guipuzcoana de Caracas, base la unidad económica y el despegue del crecimiento económico colonial de Venezuela en el siglo XVIII. De la misma manera el rey acuerda el 22 de diciembre de 1721 la erección del antiguo Seminario de Santa Rosa de Lima de Caracas a la condición de Real Universidad de Caracas, atendiendo a las prolongadas solicitudes de los vecinos de Caracas, la Iglesia Católica, el Ayuntamiento y los productores agrícolas. El viejo Seminario impartía los cursos básicos, pero los exámenes y grados eran otorgados en otras universidades como Santo Domingo, Santa Fe de Bogotá o México, lo que implicaba gastos enormes y gran peligro para los estudiantes aspirantes. El Rey firmó la Real Cédula correspondiente en la ciudad de Lerma, en el palacio ducal que aún existe y pudimos visitar, donde se encontraba la Corte en viaje para recibir a la futura esposa del príncipe heredero Luis, Luisa Isabel de Orleans hija del duque de Orleans. Esta creación universitaria del Rey Felipe V, hacía justicia a Venezuela, contribuía también a su unidad educativa centralizada en Caracas y permitió generar los profesionales, burocracia y élites de fines del período colonia y comienzos de la Independencia. Siendo la Universidad de Caracas una entidad anterior y causa principal del proceso emancipador venezolano desde 1810, tanto por sus líderes civiles con profesores como Juan Germán Roscio, autor del Acta de Independencia, Andrés Bello, José María Vargas, y precursores como Francisco de Miranda antiguo estudiante de nuestra Universidad. 


De la misma manera el rey acuerda el 22 de diciembre de 1721 la erección del antiguo Seminario de Santa Rosa de Lima de Caracas a la condición de Real Universidad de Caracas, atendiendo a las prolongadas solicitudes de los vecinos de Caracas, la Iglesia Católica, el Ayuntamiento y los productores agrícolas

Alberto Navas Blanco

La Capilla de la Universidad de Caracas, hoy UCV, ubicada en el actual Palacio Municipal en la esquina de Las Monjas, frente a la Plaza Mayor (hoy Plaza Bolívar), fue sede de importantes eventos como la sesión de firma del Acta de Independencia. Esa Universidad de Caracas fue pionera en los procesos republicanos, al establecer por primera vez el voto de los integrantes del Claustro Pleno para elegir el Rector, designación que había sido un privilegio anterior del Maestrescuela de la Catedral y su respectivo Obispo, ello con la autorización por Real Cédula de 1884 del Rey Carlos III, hijo de Felipe V e Isabel de Farnesio, con ello se sentaban las bases de la autonomía universitaria en Venezuela, mucho antes de los Estatutos Republicanos de 1827 y de la ley de Universidades de 1958. 

Después de esa etapa gloriosa, el que fue nuestro Rey en aquel entonces, Felipe V, entró en una fase de progresiva decadencia de salud después de 1724, decidiendo abdicar en favor de su primogénito con María Luisa de Saboya, Luis I (de 17 años), quien apenas pudo gobernar meses falleciendo muy pronto víctima de la temida viruela, un 31 de agosto de 1724, permitiendo el retorno al trono a Felipe V, luego de complejos debates jurídicos y teológicos en los que opinó hasta el Papa.

La enfermedad nerviosa de Felipe V se agravó regresivamente entre 1727 y 1746, siendo aquel rey antiguamente denominado el “Animoso” cada vez más un vacilante paciente bipolarizado entre la depresión y la agitación, que cada vez degeneraba más en manías y algunas alucinaciones, con algunos períodos de mejoría; estos padecimientos lo llevaron a residir un buen tiempo en Sevilla. La Reina Isabel de Farnesio y el ministro José Patiño fueron fundamentales para mantener el gobierno de aquellos años, hasta que Felipe V falleció en el palacio del Buen Retiro de Madrid (el actual Parque El Retiro) en la mañana de del 9 de julio de 1746, en un ataque de posible apoplejía. Dejaba fundada una nueva dinastía de los Borbones españoles, de la hoy es el último representante el rey Felipe VI, nos dejaba a los venezolanos una primera unidad económica-comercial, la primera Universidad e indirectamente, a través de la obra de su hijo Carlos III, la unidad territorial de nuestro país, con la Real Cédula de 1777, para la creación de la Capitanía General de Venezuela, base del  Utis Posidetis Juris , que los venezolanos no hemos sabido defender frente a la depredación territorial del Brasil, Colombia y la Guayana Británica, hoy Guyana.

A 299 años de la Universidad de Caracas, hoy Universidad Central de Venezuela, esperamos que el próximo 22 de diciembre de este año 2020 y en el tricentenario del 2021, logremos la recuperación de la UCV y de todo el sistema universitario venezolano, pues habiendo nacido antes que la República, hemos sabido sobrevivir y resistir en esta extraña etapa postrepublicana del siglo XXI.


ALBERTO NAVAS BLANCO | [email protected]

Licenciado en historia de la Universidad Central de Venezuela, doctor en ciencias políticas y profesor titular de la UCV.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.