29 C
Caracas
miércoles, 25 noviembre, 2020

El oro, vil metal y las pugnas en el mundo moderno

-

Los minerales que yacen en el Arco Minero y otras zonas del país, cuentan con una condición estratégica para la industria mundial de gran significado. Tal vez el de mayor importancia estratégica sea el torio, por su potencial uso en la producción de energía atómica limpia. Pero el rodio también guarda lo suyo… Sin embargo, dado lo que se produce en la esfera de la circulación a escala planetaria, el oro adquiere una dimensión de mayor tenor. Y es que la guerra de divisas en la que está imbuido el mundo moderno, tanto como la pugnacidad por desplazar al dólar como moneda de reserva, así se lo brindan.

La rivalidad interimperialista es un hecho que cada vez es más claro. De allí que ya no suena tan altisonante la categoría. Si bien, nunca perdió vigencia, hubo décadas, por aquello de la llamada globalización que entró en desuso. Resultaba demodé, por decir menos. Pero la contundencia de sus manifestaciones permite que nuevamente se popularice. El imperialismo, en esta etapa de su desarrollo, por las contradicciones en juego, nos lleva a circunstancias que ya se han realizado en el pasado. Venezuela es un vivo ejemplo de eso.

Ahora bien, previo a la segunda gran guerra, se produjo una pugnacidad en torno de las divisas dominantes que marcaron su preámbulo. De allí que este asunto del dinero mundial cuenta con sus derivaciones en la política que nos lleva a aguzar las entendederas desde el punto de vista científico.

En reciente y pertinente artículo a propósito de los ataques a la ciencia, se hace una breve reseña de hechos históricos de significación hasta llegar a la tragedia venezolana, para atender una respuesta a las amenazas de Diosdado Cabello contra la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela, a propósito de un informe que presentaron acerca del desarrollo del coronavirus en el país.  Suscribimos de pe a pa lo allí expuesto. Se refiere al ataque a las ciencias naturales y matemáticas. Cierto que han sido siempre atacadas. Desde distintos oscurantismos. Pero no tanto como las ciencias económicas y sociales. De su seno mismo sufre embates por aquellos que asumen el pensamiento vulgar como norte, que le niegan el rigor científico de la ciencia económica. Desde científicos naturales también se le ataca. Parecen querer gozar del privilegio de la verdad los científicos de la naturaleza. No le dan crédito a la verdad científica en el campo de la economía, por ejemplo. Sin embargo, es tan dura la ley del valor en economía, entre muchas otras, como la de cualquier ley en el campo de las ciencias naturales. Prolegómeno que nos sirve para adentrarnos en este asunto del dinero y el papel del oro en el marco de la tendencia a la pugnacidad en torno de las divisas.

El oro, vil metal

Y es que el oro, dadas sus condiciones, se convierte en el equivalente universal desde que el intercambio mercantil impera entre sociedades diversas, nacionalidades y naciones. Miles de años atrás dejan vestigios al respecto. Las mercancías han requerido siempre un equivalente luego de superada la etapa del trueque. No podía ser de otra manera. Las primeras formas dinerarias, las primeras formas de equivalencia, fueron diversas. Los aztecas usaron 4 formas equivalentes. El polvo de oro, las plumas de quetzal, pieles y capas y las semillas de cacao labradas para tales efectos. Como señalara Aristóteles: “Cuando los habitantes de un país se hicieron más dependientes de los de otra, importaban lo que necesitaban, y exportaban lo que tenían excedente, el dinero necesariamente entró en uso”.

Los anuncios acerca de una eventual conflagración de divisas, o devaluación competitiva, cuyas consecuencias pudiesen cambiar en buena medida las formas equivalenciales dominantes durante más de medio siglo, es suficiente motivo para atender el asunto. China, una economía más competitiva que la estadounidense y la europea, aprovecha para ir imponiendo gradualmente su moneda como reserva de valor y la capitalización. La solidez de la moneda china radica en la circulación del oro dentro de su economía, sumado a las reservas declaradas por el Banco Central de China (Banco Popular de China). Pero, sobre todo, por su capacidad competitiva en la industria.

- Advertisement -

Una polémica sostenida desde hace décadas es en relación con el papel del oro en el sistema monetario. Sobre todo a raíz del “desconocimiento” del patrón oro por Estados Unidos. Desde ese momento se ha hablado erróneamente del fin del patrón oro. Aunque siempre la cotización del metal y de todos los metales preciosos se hace en dólares. Vaya cosa.

De allí que aquello del dinero fiat sin respaldo salvo la confianza, es una idea que no toma en cuenta que si el oro tiene un precio en dólares, significa que podemos convertir dólares en oro y el oro en dólares. O sea, hay convertibilidad, así la Reserva Federal no la haya asumido. Esa simple idea derrumba la tesis de que el dinero fiat estadounidense no tiene respaldo en oro. La confianza, la teoría subjetiva, sustituye el hecho objetivo con una idea absurda. Cualquier mercancía tiene valor. El papel moneda o el dinero electrónico deben contar con el respaldo del oro y otros elementos. Luego, puede ser intercambiado por algún equivalente. Si Estados Unidos sigue emitiendo papel moneda por encima de sus reservas, eso conducirá a que caiga su precio frente al oro y en general pierda poder adquisitivo. De seguro, a partir de allí otras divisas ocuparán su lugar. La inflación, hasta ahora exportada, se hará ver en la economía interna. Mientras, sigue siendo una divisa en toda regla con respaldo en oro.

Como se desprende de Aristóteles: “…la forma–dinero de la mercancía no hace más que desarrollar la forma simple del valor, o lo que es lo mismo, la expresión del valor de una mercancía en otra cualquiera”. Por lo que el dinero debe tener un valor objetivo.

Por eso es que sigue siendo Estados Unidos la nación que más reservas de oro conserva. Cuenta en su poder con el 23,5% de la cantidad total en manos del resto de los Bancos Centrales, esto es, cerca de 8.200 toneladas. Y sigue incrementando la tenencia de ese recurso. De allí el reciente acuerdo alcanzado con India para explotar una de las principales vetas del mundo.

De lejos, sigue Alemania, con 3.400 toneladas. El tercer lugar en reservas de oro lo ocupa el Fondo monetario Internacional con cerca de 3.000 toneladas de oro.

Los mayores compradores de oro en 2019 fueron Turquía con 161,7 toneladas y Rusia que adquirió 148,5 toneladas.

A todo lo cual debemos sumar el oro circulante en los mercados de cada país. Unos más que otros mantienen la política de inundar los mercados interiores con oro en joyería, en los bancos de oro y el que se usa en la industria. Todo lo cual sirve de respaldo al dinero mundial.

Así, que no haya convertibilidad oficial no significa que no haya convertibilidad en el mercado. Si esta existe es porque ese papel moneda representa un valor de cambio concreto en el oro. Si el dólar no tuviese valor, sin duda alguna que ya se hubiese impuesto otro signo monetario. Es absurdo imaginar un intercambio de dos mercancías una de las cueles carece de valor. Y es que el dinero, según Marx: “es el representante material de la riqueza universal”. El papel moneda dólar es un signo del valor del oro. Además, el valor del dólar se equipara con las demás divisas. El euro, el yen, la libra esterlina y el yuan, forman la cesta de monedas del FMI, frente a ellas, el dólar debe competir. En última instancia, el dólar se equipara con el oro.

Lo cierto es que las potencias imperialistas buscan oro en todas partes. Su uso industrial termina siendo subalterno frente al papel que juegan en la circulación y la acumulación de capitales. Es por eso que China desplazó a Londres como centro mundial del mercado del oro. India, China y Rusia siguen comprando oro. Independientemente de que se refleje este asunto en las reservas indicadas por sus respectivos bancos centrales, hay oro en el mercado suficiente como para darle solidez a cada uno de sus signos monetarios.

Las manipulaciones que hace cada nación desarrollada de sus divisas para hacer más competitivos sus bienes a ser exportados, mientras hace más caros los importados encuentra un límite a partir del cual el juego pierde eficacia comercial. El hecho objetivo radica en la composición de sus capitales, lo que los hace competitivos. Si pierden competitividad, no vale de nada la manipulación del precio de su divisa en relación con otra. Luego, la maniobra se agota rápidamente. China sigue siendo más competitiva que Estados Unidos y Europa, por lo que puede seguir manipulando. Hasta puede obtener ganancias extraordinarias, aun devaluando frente al dólar.

Es por eso que, dentro de la estrategia del régimen de convertir a Venezuela en país petrolero minero, en medio de la pandemia, el presidente Maduro otorgó nuevas concesiones que afectan significativamente el ecosistema de la región de Guayana. Así, según Gaceta Oficial 6526 del 8 de abril de 2020, se declara que los ríos Caura, Cuchivero, Aro, Yuruari, Cuyuní y Caroní, son aptos para la explotación de oro y diamantes.

Con esto paga Maduro a los chinos, rusos e iraníes los favores recibidos y la protección frente a EE. UU. Pérdida de soberanía nacional mediante. Se reducen así las perspectivas futuras para nuestro desarrollo.

Carlos Hermoso es economista y doctor en ciencias sociales, profesor asociado de la Universidad Central de Venezuela. Dirigente político. @HermosoCarlosD

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado