El drama psicosocial del venezolano

296

Por Karina Monsalve

Recientemente un estudio presentado por PsicoData Venezuela muestra algunas variables que retratan la cruda y triste realidad psicosocial actual del venezolano. Aun cuando pareciera que la situación política y social estuviera “adormecida”, en comparación con años anteriores, la realidad vivida desde dentro de los hogares es otra.

Los factores psicosociales son aquellos que pueden incidir en el funcionamiento natural de una persona provocando estrés, situaciones de desgaste emocional, fatiga, situaciones de violencia, accidentes, etc, aquellos que pueden generar daños físicos y psicológicos de diferente gravedad. Como su nombre lo indica, lo psicosocial se basa en las relaciones que tiene el individuo con la sociedad para el desarrollo de su psique. En este sentido, el estudio de PsicoData concluye que el principal rasgo que sobresale es la complejidad en las características psicosociales de nuestra población.

Los factores psicosociales de una población deberían constituir uno de los temas de mayor preocupación y atención para un gobierno que se preocupe por su gente y también para las instituciones de salud, encargadas del funcionamiento y bienestar de sus ciudadanos. Pero todos sabemos que vivimos en un país caracterizado por el sufrimiento social, por la escasez de dinero para la mayoría de la población que vive en la angustia de no tener nunca sus necesidades cubiertas. Pareciera que hemos naturalizado el sufrimiento, el dolor y la resignación de no tener nada.

Para nadie es un secreto que ha habido una pérdida del sentimiento de bienestar y de calidad de vida en estos últimos años. Desde el punto de vista psicosocial venimos repitiendo patrones caracterizados por las emociones negativas, la incertidumbre, el malestar social, la precariedad en la vida cotidiana, el trato injusto y la visión de un futuro inseguro. Estas características no permiten el crecimiento y la autonomía necesaria para desarrollarnos mejor como sociedad.

Dentro de los datos llamativos del estudio de los investigadores de la UCAB (PsicoData), está el hecho de que el 90% de la población encuestada reportaba sentirse preocupado por la situación del país y en un 73% sentían tristeza por el futuro. Este es un escenario inquietante. Que una buena parte de la población de un país, viva con la preocupación encima, de su situación actual y que sienta tristeza en vez de esperanza cuando piensa en su futuro, es un indicador que hay que destacar y hacer público.

Una población preocupada, deprimida y sumergida en la incertidumbre y en la desesperanza poco puede avanzar como sociedad. Significa un reto para los psicólogos y sociólogos de nuestro país visibilizar estas características para incentivar programas de prevención y manejo de los estados emocionales, pero también significa un llamado de atención a las instituciones gubernamentales encargadas de velar por el bienestar de sus ciudadanos en cualquiera de sus áreas.

De acuerdo con este estudio, la percepción de bienestar subjetivo, la satisfacción personal con la propia vida, el sentido de control personal, el apoyo familiar social y el afrontamiento religioso funcionan como escudos psicológicos ante una mayor vulnerabilidad.

Tal como lo argumentan sus autores, es la adecuada combinación de factores de carácter psicosocial con elementos de tipo estructural e institucional lo que pudiera llegar a conformar auténticas fortalezas de defensa contra la vulnerabilidad psicosocial y sus consecuencias psicológicas en la población.

La invitación es a trabajar y velar por esa población más afectada que se encuentra arropada por la desesperanza, que está replegada internamente, y que pudiera llegar a conducirse hacia la depresión, la resignación o más grave aún, a seguir aumentando la tasa de suicidios. Esto es una realidad que no podemos seguir permitiendo. Realzar nuestras fortalezas y características propias como sociedad debe ser un inicio para la transformación de la percepción de esa vulnerabilidad, después de todo el venezolano ha demostrado ser un sujeto con una alta resiliencia y alto sentido del humor, dos fortalezas emocionales que lo han ayudado a enfrentar los tiempos de incertidumbre.


KARINA MONSALVE | TW @karinakarinammq IG @psic.ka.monsalve

Psicóloga clínica del Centro Médico Docente La Trinidad.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Escriba al correo [email protected] para algún comentario sobre nuestras publicaciones.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.