El COVID-19 alcanzó primero a Twitter

124

Por: Paulino Betancourt

Al momento de escribir este artículo, el brote pandémico de la enfermedad del coronavirus ya ha ejercido una enorme presión sobre los ciudadanos, los recursos y las economías de muchos países en todo el mundo. Las medidas de distanciamiento social, las prohibiciones de viajar, las cuarentenas y los cierres de empresas están cambiando el tejido mismo de las sociedades en todo el planeta. Con las personas obligadas a salir de los espacios públicos, gran parte de la conversación sobre estos fenómenos ahora ocurren en línea utilizando plataformas de redes sociales como Twitter.

Las redes sociales se han venido empleando como metodología no invasiva de estudio. Personas de todo el mundo utilizan Twitter para expresar opiniones y entablar diálogos en foros públicos. La interfaz de programación de aplicaciones (API) abierta de Twitter ha demostrado ser un recurso invaluable para estudiar una amplia gama de temas, desde la movilidad de personas, hasta conductas como la ira o el resentimiento.

Mucho antes de que los gobiernos y medios de comunicación se hicieran eco de las noticias y preocupaciones derivadas del COVID-19, a fines de enero de 2020, el virus ya estaba presente en Twitter. Un nuevo estudio, publicado en Scientific Reports, identificó posts y signos de ansiedad que mostraban una creciente intranquilidad por los casos de neumonía en publicaciones divulgadas a través de las cuentas de Twitter en varios países, entre finales de 2019 y principios de 2020. El análisis de las publicaciones mostró que los reportes de las anomalías provenían de las regiones donde se desarrollaron más tarde los brotes iniciales de la enfermedad.

Para realizar esta investigación, los autores crearon una base de datos con todos los mensajes publicados en Twitter que contenían la palabra clave “neumonía” en los siete idiomas más hablados de Europa: inglés, español, alemán, francés, italiano, holandés y polaco, desde diciembre de 2014 hasta el 1 de marzo de 2020. Se eligió la palabra “neumonía” porque es la condición más grave inducida por el SARS-CoV-2, y también porque la temporada de gripe 2020 fue más suave que las anteriores, por lo que no había razón para pensar que fuera responsable de todas las menciones y preocupaciones. Posteriormente, los investigadores realizaron una serie de ajustes y correcciones en las publicaciones de la base de datos para evitar sobrestimar el número de tuits que mencionaban neumonía entre diciembre de 2019 y enero de 2020, es decir, en las semanas transcurridas entre el anuncio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuando se identificaron los primeros casos de neumonía de causa desconocida, el 31 de diciembre de 2019, y el reconocimiento oficial del COVID-19 como enfermedad transmisible grave, el 21 de enero de 2020. En particular, todos los tuits y retuits que contenían enlaces a noticias sobre virus fueron eliminados de la base de datos para excluir de la cuenta la cobertura de los medios de comunicación de la pandemia emergente.


Un nuevo estudio, publicado en Scientific Reports, identificó posts y signos de ansiedad que mostraban una creciente intranquilidad por los casos de neumonía en publicaciones divulgadas a través de las cuentas de Twitter en varios países, entre finales de 2019 y principios de 2020

Paulino Betancourt

El análisis de los autores mostró un aumento en los tuits que mencionaban la palabra clave “neumonía”, en la mayoría de los países europeos incluidos en el estudio para enero de 2020, indicando una preocupación constante y un interés público en los casos de enfermedad. En Italia, por ejemplo, donde se introdujo el 22 de febrero de 2020 las primeras medidas de cuarentena para contener las infecciones por el COVID-19, la tasa de menciones de neumonía durante las primeras semanas de 2020 difiere sustancialmente de la observada durante el mismo período del año anterior. Los autores también ubicaron más de 13 mil tuits relacionados con la neumonía en este mismo período y descubrieron que provenían exactamente de las regiones donde se informaron más tarde los primeros casos de infección, es decir, se identificaron focos potencialmente ocultos varias semanas antes del anuncio de la primera fuente local de una infección por el COVID-19 (20 de febrero) en la ciudad de Codogno.

Siguiendo el mismo procedimiento utilizado para la palabra clave “neumonía”, los investigadores también produjeron un nuevo conjunto de datos que contenía la palabra clave “tos seca”, uno de los otros síntomas asociados con el COVID-19. Observaron el mismo patrón, un aumento anormal y estadísticamente significativo en el número de menciones de la palabra durante las semanas previas, al aumento de infecciones en febrero de 2020.

El estudio se suma a la evidencia existente de que las redes sociales (Twitter o Facebook) pueden ser una herramienta útil de vigilancia epidemiológica. Ayudando a interceptar los primeros signos de una nueva enfermedad, antes de que prolifere sin ser detectada y también rastrear su propagación. Esto es especialmente cierto en una situación como la actual pandemia, cuando la falta de identificación de las señales de alerta temprana dejó a muchos gobiernos nacionales confundidos ante la escala sin precedentes de la inminente emergencia de salud pública. 

En una fase sucesiva de la pandemia, monitorear las redes sociales podría ayudar a las autoridades de salud a mitigar los riesgos de un resurgimiento del contagio, por ejemplo adoptando medidas más estrictas de distanciamiento social donde las infecciones parecen estar aumentando, o viceversa, relajándolas en otras regiones. Estas herramientas también podrían allanar el camino hacia un sistema integrado de vigilancia epidemiológica gestionado globalmente por organizaciones internacionales de salud.


PAULINO BETANCOURT | @p_betanco

Investigador, profesor de la Universidad Central de Venezuela, miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.