El caso Güiria: un naufragio en un país que nada en petróleo

167

EL PODER EN ESTE PAÍS


Por: Rogelio Guevara Cantillo

Los venezolanos estamos de luto. En días recientes una embarcación expulsada de Trinidad y Tobago zozobró en Güiria, estado Sucre. Cerca de 30 venezolanos perdieron sus vidas, huyendo de un país a la deriva. Esto en un acto de desesperación en un país que no ofrece un futuro a la mayoría de sus habitantes. La embarcación había partido desde el municipio Valdez del estado Sucre, con destino a Trinidad y Tobago. Nuevamente el régimen de Nicolás Maduro vuelve a colapsar ante la crisis del naufragio de Güiria. Las autoridades trinitenses violaron el principio de resguardo de derechos humanos de no devolución. El mismo gobernador de Sucre, Edwin Rojas, declaró la incapacidad de la entidad que dirige para hacer frente a esta situación. Así mismo genera mayor ansiedad en los venezolanos saber que los vuelos a Panamá y República Dominicana fueron suspendidos. Esto aumenta el sentimiento de asfixia en la ciudadanía.

Estos escapes ocurren en un país con amplios recursos naturales de todo tipo, pero producto de la crisis política se ha desarrollado una depresión económica sin precedentes en la historia del país. Las protestas de la ciudadanía ante la destrucción causada a Venezuela por parte del régimen de Nicolás Maduro y compañía, fueron aplastadas con violaciones de derechos humanos a diestra y siniestra desde el ascenso y usurpación de Maduro al poder en Miraflores. Esta misma semana, a pesar de las desgracias en Güiria, se conocieron piadosas noticias desde La Haya, Holanda. La fiscal de la Corte Penal Internacional determinó que la dictadura de Maduro cometió crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

Fatou Bensouda, fiscal de la corte, indicó que “al menos desde abril de 2017 autoridades civiles, miembros de las fuerzas armadas e individuos a favor del gobierno” son culpables de “encarcelación, tortura, violación y/u otras formas de violencia sexual y persecución de un grupo o colectividad por motivos políticos.” El caso Venezuela se encuentra en fase dos, que es el análisis material y corroborar si existen fundamentos para creer que se cometieron crímenes de lesa humanidad que son competencia de la CPI. En estas mismas ideas, el comisionado para derechos humanos de la presidencia interina, Humberto Prado, indicó que Trinidad y Tobago actúa en contra de las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh). Por tal razón, le pidió cesar estas violaciones a los derechos humanos de los refugiados venezolanos.


Estos escapes ocurren en un país con amplios recursos naturales de todo tipo, pero producto de la crisis política se ha desarrollado una depresión económica sin precedentes en la historia del país. Las protestas de la ciudadanía ante la destrucción causada a Venezuela por parte del régimen de Nicolás Maduro y compañía, fueron aplastadas con violaciones de derechos humanos a diestra y siniestra desde el ascenso y usurpación de Maduro al poder en Miraflores

Rogelio Guevara Cantillo

Este caos migratorio producto de la crisis política de la usurpación, ha infectado otros sectores del país y en especial la economía, la sociedad y la psiquis del venezolano, hecho que ha arrojado a muchos ciudadanos a tomar acciones desesperadas y riesgosas de vida o muerte, como por ejemplo escapar por mar hasta Trinidad y Tobago con sus familiares. Sobre esto, conversé con los analistas de política, Tomás Socias López y Eduardo Valero Castro.  

En el ámbito económico y social, Tomás Socias López opina lo siguiente: “El pueblo está bravo por la falta de ingresos y calidad de vida, pero en el entorno de gobierno también hay descontento e internamente, en medio de la pérdida en el oficialismo, se fortalecen algunos nombres, lo que a la vuelta de unos pocos años daría paso a nuevos liderazgos”. Así mismo el experto Socias añade que Nicolás Maduro recibe un duro revés y críticas internas en el Psuv por no poder arrastrar más apoyo electoral y, por ende, el partido rojo pierde votación. Dentro del Psuv destacan que esto es resultado de sus políticas económicas y por eso señala que el presidente los arrastró a tener una baja aceptación. Socias añade que el comentario de los venezolanos día a día es “en el país no funciona nada”.

El hecho es que Socias López considera que, ante este escenario y perspectivas negativas, hombres como Diosdado Cabello “esperan con calma” y se fortalecen, así como Tareck El Aissami. Mientras, los pragmáticos se robustecen y aguardan para poder implementar más decididamente medidas de apertura, con la excusa de que el pueblo las pide urgente. Las intenciones de Maduro y su séquito en Miraflores, según el analista, es continuar con la división y desilusionar aún más a la oposición, para proseguir con el descenso de Juan Guaidó o su salida de la política o el país.

Por su parte, Eduardo Valero Castro, politólogo y profesor en la Escuela de Estudios Políticos en la Universidad Central de Venezuela y de derecho en la Universidad Católica Andrés Bello, considera que hay un deber por parte del G4 en convocar y mantener la llama viva de la protesta política que es reivindicativa de los valores democráticos, libertad y justicia. “En Venezuela en los últimos años se ha deteriorado la salud de las instituciones venezolanas y su capacidad de respuesta dentro de la concepción del estado de derecho”, reflexiona Valero Castro. Igualmente, el experto celebra la participación popular, pero siente que la crisis económica empujó al venezolano a otro tipo de comportamiento que, sumado a la diáspora, ha generado un tipo de venezolano que en las actuales circunstancias está preocupado por el día a día. En consecuencia, la lucha por la supervivencia podría estar generando un comportamiento tipo avestruz; es decir, no me interesa lo político pues eso no resuelve mis problemas; en tanto pudiera estar generándose un divorcio con la sintonía política nacional.


Este caos migratorio producto de la crisis política de la usurpación, ha infectado otros sectores del país y en especial la economía, la sociedad y la psiquis del venezolano, hecho que ha arrojado a muchos ciudadanos a tomar acciones desesperadas y riesgosas de vida o muerte, como por ejemplo escapar por mar hasta Trinidad y Tobago con sus familiares

Rogelio Guevara Cantillo

El profesor Eduardo Valero Castro, en su experiencia analizando las ciencias políticas, relata lo siguiente: “Yo vengo de una generación que vio en Violeta Chamorro un ejemplo a seguir. ¿Por qué lo digo?, porque esa dirigente política nicaragüense teniendo muchas dificultades políticas decidió participar en las elecciones del año de 1990 y obtuvo la victoria frente a Daniel Ortega. ¿Por qué digo esto? Porque la oposición debió a pesar de todos los ventajismos participar en las elecciones parlamentarias”. Atención con esto porque si hay algo que la sociedad no perdona, es la falta de coherencia. Espero que, frente a los nuevos retos electorales como las elecciones regionales, se tomen decisiones acertadas, me confiesa Valero Castro.

Con relación al naufragio de Güiria, ¿el régimen de Nicolás Maduro no ejercerá protestas y acciones legales contra el gobierno de Trinidad y Tobago? ¿Qué opinará el gobernador de Sucre o Delta Amacuro sobre este caso y similares? ¿Qué opinarán del naufragio de Güiria los nuevos diputados de la Asamblea Nacional 2021–2026?

En Venezuela la mayoría es opositora a Maduro, eso lo sabemos. La cuestión es el malestar, la molestia o rabia que sienten los ciudadanos en cómo se hacen las cosas o los resultados que se están obteniendo o no del lado de la oposición. ¿Qué le depara a Venezuela en 2021? ¿Continuará Juan Guaidó al frente del liderazgo opositor? Según declaraciones ofrecidas ayer por Elliot Abrams, de Estados Unidos; Arancha González Laya, de España, actual Ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación; e Iván Duque, presidente de Colombia, han ratificado su apoyo al gobierno interino más allá del 5 de enero de 2021. Lo triste es que en el futuro venezolano al parecer solo se verán más huidas de compatriotas por tierra, aire o mar, en un país que naufraga como sociedad y donde irónicamente “nada en un mar de petróleo”.


ROGELIO GUEVARA CANTILLO | @Rogeliogcmundo

Analista del poder y economía en Latinoamérica.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.