El ascenso de las mujeres, según Paola Molina

109

EL PODER EN ESTE PAÍS


Por: Rogelio Guevara

Las mujeres, por su fortaleza, tenacidad e inteligencia, van ganando su justo espacio en la sociedad. Mujeres influyentes y de admirar hoy día son Angela Merkel, que es la más poderosa del mundo, o Ursula Von Der Leyen, también de Alemania. Hillary Clinton, Nancy Pelosi, Ivanka Trump o Stacey Cunningham, esta última presidenta de la Bolsa de Valores de Nueva York por los Estados Unidos; o Kristalina Georgieva, en el Fondo Monetario Internacional. La pandemia por COVID-19 exaltó el liderazgo de mujeres en la conducción de la crisis como por ejemplo en Nueva Zelanda con Jacinda Ardern; Finlandia con Sanna Marin; Islandia con Katrín Jakobsdóttir; Noruega con Erna Solberg; Taiwán con Tsai Ing-wen o Dinamarca con Helle Thorning-Schmidt.

Sobre el ascenso de la mujer y su injerencia en la sociedad y la realidad política en Venezuela, conversé con Paola Molina, licenciada en letras por la Universidad de Los Andes y con maestría en Ciencias Políticas. Molina, orgullo venezolano, es en el mundo de la consultoría política la mujer más influyente del año 2020, galardonada con el premio Napolitans Victory Awards del The Washington Academy.   

Hoy en día, lamentablemente existe mucha desconfianza hacia los políticos en Venezuela, tanto de un bando como del otro. “Hablar como políticos y no como ciudadanos. Hay que romper el distanciamiento entre ser político y ponerse en los zapatos de los ciudadanos. Otro error, no tener claros los tiempos y coyunturas, por lo que se emiten mensajes que muchas veces están fuera del contexto de lo que necesita escuchar el ciudadano. No diseñar una agenda estratégica, por lo que acaban hablando de muchos temas, pero no logran posicionarse con ninguno”, analiza Molina sobre la falta de credibilidad de los políticos en el país.


Hay que romper el distanciamiento entre ser político y ponerse en los zapatos de los ciudadanos. Otro error, no tener claros los tiempos y coyunturas, por lo que se emiten mensajes que muchas veces están fuera del contexto de lo que necesita escuchar el ciudadano

Paola Molina

La sociedad venezolana enfrenta graves problemas. A pesar de esto, la mayoría de la población se encuentra sin brújula y a la deriva. Pareciera que no existieran liderazgos tanto del régimen ni de la oposición en quien confiar para resolver el gran caos que es hoy Venezuela. Da la impresión de que cada venezolano es su “propio Estado”. Surge la pregunta entonces, ¿por qué hoy en día hay tanta desconfianza y pérdida de credibilidad en los políticos? “Han generado expectativas muy altas en la población, no han cumplido con sus promesas, lo que ha desgastado la figura del político. Aunado a esto, las instituciones no han respondido a las demandas de la sociedad. Los escándalos de corrupción han permeado en el sistema, la mayoría de los casos quedan impunes y se genera el distanciamiento entre el ciudadano y el político”, razona Molina.

Otro de los problemas por superar es la impunidad, que se traduce en hechos de corrupción que no reciben castigo. Faltan instituciones más sólidas y eficientes que resuelvan los principales problemas de los venezolanos y en general de los latinoamericanos. En el caso de Venezuela los desafíos son mayores, no existe un clima de gobernabilidad ni legitimidad. Tiene en frente la mayor crisis humanitaria de los últimos tiempos en América Latina. “No hay indicios de una posible recuperación económica, menos después de la pandemia que afectó la economía global. Por lo tanto, seguirá siendo uno de los países menos atractivos para invertir, con la inflación más alta del mundo y sin condiciones para superar la pobreza y los problemas sociales, mientras no haya un cambio de gobierno o un cambio en las políticas”, reflexiona Paola Molina.

Hoy en día se habla mucho y se debate a su vez de la importancia de ser influencer en la sociedad. Pero, ¿qué es en realidad ser influencer? ¿En qué áreas las personas desean influir en los demás? Para Molina ser influyente, en primer lugar, demanda mucha congruencia entre lo que dices y lo que haces, porque tu nivel de credibilidad e influencia está sujeto a tus acciones. A su vez, esto conlleva hacer tu trabajo con pasión, que los demás, la sociedad sientan que te gusta lo que haces, que te preocupas por mejorar y aprender cada día. “Que tu enfoque siempre esté puesto en mejorar la vida de las personas, fortalecer la democracia y derechos humanos en los países, porque la influencia lleva consigo responsabilidad a nivel individual y social. También implica claridad en la transmisión del conocimiento. Tienes que mantener tu esencia, que te perciban transparente y sincero, que seas una persona real, te muestres vulnerable más que convertirte en un personaje que responda a una estrategia de mercadeo”, explica la experta.


Hoy en día se habla mucho y se debate a su vez de la importancia de ser influencer en la sociedad. Pero, ¿qué es en realidad ser influencer? ¿En qué áreas las personas desean influir en los demás? Para Molina ser influyente, en primer lugar, demanda mucha congruencia entre lo que dices y lo que haces, porque tu nivel de credibilidad e influencia está sujeto a tus acciones

Rogelio Guevara

La mujer venezolana cuenta con grandes y diversas aptitudes para triunfar. Muchos se han preguntado ¿Cuándo contaremos con una mujer presidente para Venezuela? El feminismo se fortalece en nuestro país y Latinoamérica. Para la experta “el feminismo hoy es una forma de vida, es llevar el día a día consciente de los derechos de las mujeres, el compromiso por defenderlos y visibilizarlos. Entender que la igualdad no es una opción, sino que se hace necesario la inclusión y la participación de las mujeres. Además, hoy se presenta como un asunto de vida, porque son miles de mujeres quienes son asesinadas diariamente por el hecho de ser mujeres”.

¿Qué recomendar a los venezolanos para revivir su espíritu democrático en un país en caos? Paola Molina es tajante: “La única batalla que se pierde es la que se abandona”. En palabras de la experta en comunicación política, hoy un venezolano se juega su supervivencia y que la prioridad es la comida y tener medicinas, aun así, no se puede entregar el país como un cheque en blanco al régimen de Nicolás Maduro. Hay que recuperar el espíritu de lucha con objetivos claros, con nuevos liderazgos y con una agenda que lleve a cambios y a un ambiente de convivencia pacífica.


ROGELIO GUEVARA | @rogeliogcmundo

Analista del poder y economía en Venezuela y Latinoamérica

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.