22.6 C
Caracas
martes, 4 octubre, 2022

Duelo a distancia en tiempos de pandemia

-

Por Karina Monsalve

Distancia es lo que marca esta época de cuarentena. Todo a distancia, todo, hasta la despedida de un ser querido. El distanciamiento social impuesto por la cuarentena nos obliga al alejamiento incluso en los casos más dolorosos

En tiempos de pandemia, la cuarentena es una especie de duelo que estamos atravesando. Tanto los que están enfermos (con su pérdida de salud), los que están en casa (pérdida de su libertad de movimiento y de albedrío), como quienes deben asimilar la pérdida de alguien amado, el evento más difícil al que debe enfrentarse una persona. Si hay algo en común en todos los seres humanos de este mundo, independientemente de su raza, cultura, estatus social… es el dolor que experimentamos ante una pérdida

La cuarentena nos impone una nueva modalidad en el manejo del duelo: el duelo a distancia, en silencio, una despedida caracterizada por la imposibilidad de un último abrazo, del último beso, de ese último gesto de afecto que la persona amada o sus seres cercanos puedan recibir; estamos negados al consuelo que da el ritual de estas despedidas. Quedarse con la sensación de no haber dicho lo que se tenía que decir, con la soledad de la muerte del otro y con los sentimientos revueltos

La pérdida de un familiar por COVID-19 suele agregar sentimientos de culpa, por pensar que se ha podido evitar, porque no se actuó a tiempo, o no lo pudo ayudar o acompañar en el transcurso de la enfermedad, entre otros tantos. Es un sentimiento adicional en un duelo a distancia, donde no hay posibilidad de esclarecer los hechos. Hay una distancia insoslayable con el ser humano que sufre en la inmensa soledad la muerte de su ser cercano. 

En Venezuela ya existían los duelos a distancia, por cuenta de la situación migratoria de los últimos años. Sin embargo, las muertes a destiempo provocadas por el COVID-19 violan las expectativas de quien lo sobrevive. El duelo tiene el potencial de tomar proporciones de crisis cuando la muerte ocurre a destiempo por ser prematura, inesperada o traumática. Por eso, en estos momentos es necesario crear nuevas formas para facilitar el proceso de la elaboración del duelo: el ajuste de los sentimientos, la sensación de alivio, poder restaurar el equilibrio y finalmente lograr una apertura para encarar el futuro.

El duelo implica un proceso activo. No solo es un estado en  el que uno se sumerge en el dolor tras la pérdida, también se trata de un tiempo en el que la persona debe encargarse de algunas tareas para ir elaborando la pérdida (trámites, diligencias funerarias, misas, rituales de velorio). Pero en esta época, en la que el COVID-19 no nos permite despedir a nuestro familiar o amigo con los rituales acostumbrados para facilitar el tránsito por el proceso de pérdida, nos preguntamos, qué hacer para facilitar ese duelo que nos impone la distancia. Solo podemos usar algunas herramientas para sobrellevar de la mejor forma esta situación:

  1. Cartas para despedirse. Plasmar por escrito una despedida, hace un cierre de tipo cognitivo que implica la organización de los pensamientos y sentimientos hacia el otro.
  2. Buscar la forma de expresar los sentimientos que acompañan el dolor para liberar la tensión emocional. 
  3. El simbolismo de las fotos puede ser terapéutico para calmar las ansiedades que se generan por no ver a la persona fallecida.
  4. La utilización de objetos de vinculación. Retener consigo algo material del otro, por un tiempo, puede facilitar el paso del sentimiento de pérdida.
  5. Organizar videollamadas con amigos y familiares puede ayudar a sentirse acompañado. Usar los beneficios de la tecnología actual para no vivir el duelo en soledad.
  6. Grabar un audio para hablar en voz alta sobre lo que estamos sintiendo, puede generar alivio y paz, aun cuando nadie lo escuche.
  7. Respetar los momentos de silencio. 
  8. Buscar ayuda especializada si lo considera necesario.

Karina Monsalve es psicólogo clínico del Centro Médico Docente de la Trinidad.  @karinakarinammq

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a