Dólares… ¿a millón?

226

Por: Gloria Cuenca

Este es un gobierno desastroso. Seguro pasará a la historia por ser el peor de todos desde que existe la República en 1830. Cada gobierno, tiranía, régimen, dictadura, entre los que pueden existir, siguiendo la dialéctica, siempre tienen algo bueno. Contradictorios lectores, este régimen acabó con la dialéctica -entre muchas otras cosas- y como dicen los chamos: “todo es malo”. Recuérdese para la dialéctica, el mundo se mueve por la contradicción y ese movimiento surge entre polos, sería entre lo bueno y lo malo. Sí no hay un polo positivo, no hay contradicción y, por ende, no hay progreso ni avance. ¿Explica de alguna manera nuestra situación? No tengo ningún problema en analizar por qué digo esto. Si tuviéramos una manera de medir la incoherencia, (disociación entre el pensar, el decir, el sentir y el actuar) nos daríamos cuenta de que, estos tipos, que desgobiernan a nuestro país, están al borde de un colapso nervioso u existencial. 

Por cuanto, se creen comunistas, (piensan que lo son) y así lo proclaman a los cuatro vientos, y a la hora de sentir y actuar, lo hacen como los más recios burgueses (ojo, pues los burgueses son muy trabajadores, ellos no). No pueden evitar amar el dinero, los billetes, los dólares o verdes. Cómo los llaman. Son los más interesados que se ha visto. ¿Comunistas? Yo te aviso. Obsesionados por el dinero, eso sí. No por el trabajo, pues lo que les gusta es el dinero mal habido, que otros han trabajado y quitárselo, y en nuestro caso, en Venezuela, sobre explotando nuestras riquezas y agarrándolas para su propio beneficio, incumpliendo las normas que sobre la protección ambiental existen en el país, que por cierto, fue pionero en materia de cuestiones ambientales, creando el primer Ministerio del Ambiente en Latinoamérica.


No pueden evitar amar el dinero, los billetes, los dólares o verdes. Cómo los llaman. Son los más interesados que se ha visto. ¿Comunistas? Yo te aviso. Obsesionados por el dinero, eso sí

Gloria Cuenca

La cuestión de los dólares, una vez más producto de sus incoherencias y formas de ignorancia, pues no pueden ver uno y ya empiezan a vacilar. Amenazan, critican, chantajean, odian a los Estados Unidos de Norteamérica, sueñan con ese imperio. Todo lo quieren en dólares, quieren acumular riquezas, resultan insaciables: todo es poco. Ahora el país está dolarizado y por todas partes se paga en dólares. ¿No tienes verdes? Pues estás en una dificultad grande, porque las transacciones se realizan así. El otro elemento, terrible, refiere a que la gente lleva dólares en efectivo y en los establecimientos comerciales no hay vuelto. ¿Qué gastas $5?  Y llevas 20$, no tienen vuelto y pretenden que consumas la totalidad de lo que llevas. ¡Qué va! Esto es imposible de tolerar. 

Luego hay hiperinflación en bolívares y también en dólares. Y, ¿cómo es posible esto? Creo -no sé nada de economía- que hay miedo, especulación y una dificultad enorme para que puedan hacerse todas las transacciones. En ese batiburrillo de cosas que ocurren, los más perjudicados, como siempre, somos los ciudadanos. Comprar, además de guantes y mascarilla, los productos de ¿la cesta básica? requiere enormes cantidades de dinero que, por supuesto, no tenemos, ya que nuestros ingresos son de hambre y en bolívares, que nadie sabe por dónde andan. En mi larga vida, jamás viví una situación como esta. Estamos en manos de Dios, Nuestro Señor. Él y solo Él tiene la respuesta a estas terribles pandemias y, solo Él, se encargará de esos personajes siniestros ¡Dios nos ampare!


GLORIA CUENCA | @editorialgloria

Escritora, periodista y profesora titular jubilada de la Universidad Central de Venezuela

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.