Disciplina y paciencia, dos virtudes para desarrollar nuestros negocios

97

Por: Ramón Chávez Rosas

Los venezolanos que estamos en el exterior tenemos un sentido de urgencia cuando llegamos a vivir a un nuevo país. Puede ser enviar remesas para nuestras familias o comenzar a ganar espacios y montar nuestro propio negocio, pero siempre parece que estamos detrás en la carrera de las ratas (como diría Robert Kiyosaki).

La realidad es que, cuando desarrollamos nuestro propio negocio debemos entender que todo tiene una progresión natural. Cultivamos, plantamos y cosechamos. Es el ciclo de la vida.

Quizás vemos que nuestra idea de negocios es como una hermosa flor. Me encuentro con clientes que me dicen “mi idea es la mejor” o “pégale una leída a este artículo que escribí, nada se le compara”. Pero al final no se dan las conversiones que esperamos. No somos capaces de observar cómo crece esa hermosa flor a partir de las semillas que plantamos: de repente sale del suelo y comienza a crecer.

Y allí es donde matamos las semillas. El fracaso y el éxito están conectados de varias maneras. El fracaso comienza donde termina el éxito, y define los límites del éxito.

Es por eso que debemos desarrollar la habilidad de ser constantes y pacientes con esas ideas de negocio que llevamos a nuestro nuevo destino. Allí es donde no logramos escapar de esa carrera de las ratas y se empiezan a suceder los fracasos, que en general terminan con la persona haciendo algún trabajo o actividad que no estaba en los planes.

Por ejemplo, la constancia para mí se ha convertido en una obsesión. Hace ya cuatro años decidí que iba a generar contenidos en LinkedIn para atraer y generar nuevas oportunidades y dar a conocer lo que hago (es mi real objetivo). No quiero y no me interesa ser influencer en la red profesional más grande del mundo; no es el objetivo. Quiero que la gente me conozca y sepa que la puedo ayudar en alcanzar sus objetivos de negocios en la red más grande del mundo. Así que desarrollé una táctica de publicar todos los días, pero enfocado en las necesidades de mis potenciales clientes.

Al principio no venían consultas y esperé dos años en lograr mi primer negocio a través de LinkedIn. Hoy he hecho consultoría a más de 100 profesionales independientes y he generado estrategias exitosas para más de 30 empresas en Hispanoamérica. ¿Qué te quiero decir con esto? Que si hubiese colgado los guantes, hoy no estaría ni siquiera escribiendo esta historia. Hay que ser constantes y seguir adelante. Si la idea es clara, no podemos rendirnos al primer fracaso.

Y muy vinculado a la disciplina, sin duda está la paciencia. Muchas veces nos come la ansiedad y el deseo de tener resultados rápidos. Pero debemos esperar pacientemente el momentum.

Promover la paciencia no es fácil, pero por más desafiante que parezca, podemos comenzar por ejemplo por establecer expectativas realistas. Cuando un plan de negocios se basa en metas realistas, existen mayores probabilidades de desarrollar un presupuesto y preparar hábitos de gasto sintonizados con lo que se puede esperar.

Al final, la paciencia te permitirá generar oportunidades de crecimiento; es una virtud. Es saber esperar sin caer en la desesperación. Mi ejemplo anterior de mi estrategia de contenidos sirve también para mostrar lo que es paciencia.

¿Cuál es mi conclusión a todo esto? que el éxito es una buena pequeña disciplina que se repite todos los días. Sin disciplina ni paciencia es poco lo que vamos a lograr y cuando empezamos a tener pequeños logros, amárrate el cinturón porque se viene el despegue exponencial.

RAMÓN CHÁVEZ | @chavezrosas

Comunicador social, posibilitador, capacitador y fundador de la plataforma de Alianza Internacional de Empresarios Digitales.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe necesariamente las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.