16.7 C
Caracas
viernes, 20 mayo, 2022

DIÁSPORA EMPRENDEDORA | Con esperanza en el futuro, centrados en el presente

-

La sensación de esperanza con la que hemos comenzado 2019 nos da certeza de futuro, nos da claridad y nos anima. Considero que la esperanza nunca debe perderse y tampoco debe ser pasiva.


Para que la esperanza sea efectiva debe venir acompañada de mucha presencia en el momento. Ya que, de lo contrario, corremos el riesgo de que esperando el porvenir, dejemos escapar el presente… que es lo único realmente seguro y lo que determinará nuestro futuro.


Por eso creo que la gente que vive con esperanza, pero anclada al presente resulta tremendamente exitosa. Un claro ejemplo de esta pertenencia al día a día, es Laurie Albarrán. La historia de esta emprendedora nos lleva hasta Gens, un pequeño pueblito ubicado en Porto, a donde Laurie llegó hace unos meses. Una maracucha adoptada por la isla de Margarita, que ahora se dedica a acoger en su hospedaje “Casa Chocolate”, a los viajeros que desean tomarse unos días de descanso para disfrutar de las bondades de la ciudad portuguesa. Y no sólo eso, este lugar también se ha convertido en el segundo estudio de Yoga que dirige Albarrán.


Laurie es profesora certificada en Power Yoga y Aéreo Yoga. Hace unos años inauguró en la isla de Margarita “Asana Yoga Center”, una escuela fundada con la intención de ofrecer actividades relacionadas con disciplinas como el Yoga, Aero-yoga, Pilates, Meditación, entre otras y, a su vez, servir de centro de difusión y enseñanza de diversas herramientas que contribuyen a mejorar la calidad de vida de los habitantes de la isla. Aunque Laurie decidió emprender nuevos rumbos que la llevarían hasta Porto, el estudio en Margarita sigue activo, invitando a sus visitantes a llevar un estilo de vida sano en armonía con la naturaleza y promoviendo la producción nacional.


En lo particular me parece admirable esa capacidad de desapego y, a la vez, arraigo que logra Laurie, una mujer con un carisma inigualable, una voz potente y un halo de energía capaz de contagiar a grandes grupos de personas.

Laurie demuestra que irse de Venezuela no es sinónimo de abandonar el trabajo por construir país. Mantener un estudio en Margarita y emprender una nueva aventura en Porto la convierten en embajadora activa y les da esperanza a los venezolanos, tanto dentro como fuera de la nación.


Formar parte de la diáspora no es sencillo, como tampoco lo es decidir quedarse. En ambos casos se está luchando por sobrevivir. Son actos de resistencia, que nos permiten de cualquier manera buscar la forma de aportar a la construcción de una nueva Venezuela. Tratar de transformar cada una de las vivencias en oportunidades, extrayendo de cada situación una lección, aceptando que todo en la vida nos brinda la opción de aprender y de hacerlo diferente.


La tenacidad, la tolerancia a las diferencias y la paciencia activa que caracterizan a Laurie me demuestra que cada instante se puede convertir en una maravillosa oportunidad, que la vida no está exenta de dolor, miedo o incertidumbre, que esas son sensaciones que nos han acompañado constantemente en este largo camino a los venezolanos. Pero que si las vemos desde el enfoque del ganar experiencia y confianza resultarán en beneficio para seguir agregando piezas al rompecabezas que resulta nuestra existencia.


Así como españoles, portugueses, italianos, alemanes, judíos, árabes y muchos más llegaron a Venezuela a ganarse la fama de trabajadores, responsables y honestos. Veamos nuestra diáspora como una oportunidad para darnos a conocer en el mundo, por estas excelentes cualidades y muchas más. Nosotros tenemos el poder de decidir cómo afrontar las situaciones que se nos presentan, es fácil decirlo y muy difícil ponerlo en práctica, pero es la única opción para salir airosos de esta situación.

Los invito a pasarse por las cuentas de instagram de @laurievirginia, @asanayogacenter y @casachocolatept allí pueden conocer más su labor. Si tienen la oportunidad de visitar Margarita o Porto, no duden en acercarse a estos lugares. Sitios que nos invitan a avivar nuestra esperanza, a meditar en nuestro porvenir, estando atentos al presente. Dos emprendimientos que se resumen en una pequeña gran mujer: Laurie Albarrán… una venezolana más, que no deja de ocuparse de su país. Que va avivando la esperanza en un mejor futuro, sin dejar de atender el preciado presente.

*El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en esta columna

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a